ESTADOS

Coahuila rompe récords de embarazos entre niñas y adolescentes

De 2010 a 2019, Coahuila ha estado colocado seis años en el primer lugar, tres años en segundo lugar y un año en tercer lugar en embarazos de adolescentes

  • REDACCIÓN
  • 20/07/2021
  • 20:30 hrs
  • Escuchar
Coahuila rompe récords de embarazos entre niñas y adolescentes
De 2010 a 2019, Coahuila ha estado colocado seis años en el primer lugar, tres años en segundo lugar y un año en tercer lugar en embarazos de adolescentes. Foto ilustrativa Cuartoscuro

SALTILLO.- En los últimos 10 años, Coahuila ha ocupado los primeros lugares en embarazos de adolescentes: de 2010 a 2019, ha estado seis años en el primer lugar, tres años en segundo lugar y un año en tercer lugar. Un ranking de salud pública que no tiene nada que presumir.

También lee: "El Caballero del Amor", joven noquea a acosador en Coahuila +video 

Daniela ríe. Juega con su suéter y suelta una carcajada cuando relata su experiencia. A los 14 años se enteró que estaba embarazada. En 2019, año en que dio a luz a su hijo Charbel, ella fue parte de la estadística que llevó a Coahuila a ocupar el tercer lugar del país con la mayor cantidad de nacimientos registrados en madres adolescentes (menores de 20 años), según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Aunque a partir de 2014, el porcentaje de embarazos y nacimientos en madres adolescentes ha disminuido ligeramente cada año en la entidad (en 2019 fue de 19%), Coahuila no ha podido salir de los tres primeros lugares y está lejos de las entidades con los niveles más bajos del país como Nuevo León, Quintana Roo, Querétaro, Baja California Sur y Ciudad de México, que tienen desde cuatro hasta siete puntos porcentuales menos, revela una nota de La Verdad.

El Primer informe de maternidad infantil y adolescente en Coahuila 2019, de la asociación civil Matatena, revela que en 2019 se reportaron 9 mil 948 nacimientos entre niñas y adolescentes de 11 a 19 años.

¿Por qué Coahuila ha estado en los primeros tres lugares en la última década?

Porque no hay tele, responde Daniela… ¿quién sabe? a veces, aunque nos den la educación, vamos y abrimos las patas. No es tanto la educación, es de uno, hay muchas cosas para cuidarte y ahí vas. Creemos que no pasa nada.

Y lanza una risa cohibida.

Ella admite que pensaba que nunca se iba a embarazar. Su educación sexual, me dice, se limitó a una advertencia de su madre: “No vayas a andar dando tu tesorito”. Daniela lo dice y se ríe. Esconde la cabeza y se tuerce de la risa.

NO CONOCEN SU CUERPO

Sinahí Ferrer, trabajadora social y encargada del Programa de Sexualidad Responsable del DIF Torreón, comenta que en el programa que consta de un taller de dos meses para jóvenes embarazadas, se encuentran casos de madres que no conocen su cuerpo, ni los nombres ni funciones. A ese taller llegó Daniela con varios meses de embarazo. Era de las más pequeñas.

Llegan y nos dicen ‘cómo es posible que ya vaya a ser mamá y no conozca mi cuerpo’. Algunas hasta con más de un hijo

¿UN PROBLEMA DE VIOLENCIA?

Daniela dio un trago a un vino en una fiesta y vomitó. Vomitó y siguió vomitando. Regresó a su casa y su novio estaba ahí tomando con amigos. El padre de su novio era también novio de su madre.

Dos pruebas de embarazo salieron negativas hasta que un mes después se hizo una prueba de sangre que confirmó el embarazo.

Sentí tristeza. Sentí que me fallé a mí, a mi mamá. Pensé ‘qué voy a hacer con un hijo, con un niño’. Me la pasaba llorando, qué voy a hacer. Mi mamá se enojó y se fue de la casa, se fue a vivir con mi hermana

Llevaba una relación de un año con el padre del hijo que esperaba. Un joven de 20 años, aunque Daniela cuenta que hasta que se embarazó supo que tenía 20. Él le había dicho que tenía 18 años.

Daniela se ríe cuando relata la anécdota de los seis años de diferencia.

Pero ese dato no debe dar risa: en Coahuila el embarazo de una menor de 15 años debe ser investigado como un delito de violación. Según el artículo 229 del Código Penal de Coahuila, se considera violación equiparada y se impondrá de once a dieciocho años de prisión y multa, a quien realice cópula con una persona de cualquier sexo, menor de quince años de edad. Daniela tenía 14 años cuando se embarazó. Su novio tenía 20 años.

Desde 2017 hasta el primer cuatrimestre de 2021, 133 mujeres de 15 años o menores, denunciaron un delito de violación en Coahuila, pero se desconoce cuántos de esos casos involucraron un embarazo.

NADIE TE VA A QUERER

Daniela estudiaba segundo de secundaria cuando tuvo la noticia de su embarazo. La directora de la escuela aconsejó que llevara las clases en casa. Le llevarían los trabajos y tareas. En un inicio entregó todo pero afirma que reprobó y optó por abandonar los estudios porque no le vio caso. Sus amigas se alejaron conforme la panza creció.

También se alejó del padre de su hijo. Nunca se juntó con él y cuando nació el niño terminaron la relación. Su mamá se enojó por esa decisión. “Nadie te va a querer con bebé”, le decía. Daniela se ríe al contar los pleitos y regaños de su madre.

Para Cinthya Moncada, hay una normalización de la violencia y lo ejemplifica en que la familia cuando sabe que un hijo o hija fue víctima de violencia, no quiere denunciarlo porque no quiere cargar con la responsabilidad o porque no puede mantener al hijo que va a nacer. Prefiere que se haga cargo a meterlo a la cárcel.

Según el Censo de Población del INEGI 2020, en Coahuila había 789 niños entre 12 y 14 años que no son solteros, es decir, viven en una “situación conyugal”, como puede ser casado (194 menores), en unión libre (434), separados o hasta viudos, eso, aunque el matrimonio en menores de 18 años está prohibido.


*Este reportaje forma parte del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte, un proyecto del International Center for Journalists, en alianza con el Border Center for Journalists and Bloggers. Si lo quiere leer completo, vaya aquí.


rst