ESTADOS

Caso de Paulina Camargo: símbolo de violencia e impunidad en Puebla

El caso de Paulina Camargo, desaparecida desde el 25 de agosto del 2015, ha marcado un antes y un después en la violencia contra las mujeres en Puebla, pues desde esa fecha se han evidenciado al menos 106 feminicidios, donde sólo en 10 hubo violencia de género

  • ISRAEL VELÁZQUEZ/CORRESPONSAL
  • 02/02/2020
  • 19:16 hrs
  • Escuchar
Caso de Paulina Camargo: símbolo de violencia e impunidad en Puebla
Paulina Camargo, desaparecida desde 2015

Puebla, Pue.- Paulina Camargo Limón desapareció el 25 de agosto de 2015 y desde entonces su familia la ha buscado en la presa de Valsequilllo, en las morgues de Atlixco, Tepeaca, Tlaxcala, Guadalajara, Coatzacoalcos, Xalapa, Tamaulipas y por lo menos una vez al mes en el Semefo de la ciudad de Puebla.

Ella, una joven con cuatro meses de embarazo que este 2020 cumpliría 24 años, sigue desaparecida casi cinco años después de que viera por última vez a José María Sosa Álvarez su entonces novio, sentenciado en febrero de 2019 a 16 años y 6 meses de prisión por homicidio simple intencional en agravio de la joven.

Paulina Camargo antes de su desaparición

Rocío Limón, madre de Paulina, afirma en entrevista telefónica con La Silla Rota, que buscaron “sobre todo por Veracruz, donde encontramos tres cuerpos y sólo tenemos el ADN de uno; el de los otros dos no se ha entregado desde 2015 y 2016. Un cuerpo está en Coatzacoalcos y se pidió a Jorge Winkler, entonces fiscal de Veracruz, el resultado de las pruebas de ADN”. Hoy día, Winkler es prófugo de la justicia y la familia de Paulina no ha recibido respuesta a su petición. Otro de los cuerpos está en el Semefo de Toluca en el estado de México, es un torso.

El panorama de la impartición de justicia en el estado de Puebla es desolador. El miércoles 29 de enero Gilberto Higuera Bernal, encargado de despacho de la Fiscalía General del Estado reveló que debieron pasar entre 20 y 30 años de la comisión de delitos para aplicar 45 órdenes de aprehensión; este rezago tiene a la entidad como una de las seis con peor desempeño en la impartición de justicia, de acuerdo con la organización Impunidad Cero.

Este 31 de enero, un día después de que fuera presentada como representante del Consejo Ciudadano de la Comisión de Búsqueda de Personas del estado de Puebla, Rocío Limón asegura que “lo que hemos visto en Puebla es aberrante; es aberrante que tengamos ocho casos con un patrón: jóvenes que se embarazan, que tienen un futuro promisorio y sin una sola razón para hacer esto”. Al buscar a Paulina, agrega, “nos damos cuenta de que hay un mal trabajo en los estados y municipios sobre la identificación de los cuerpos”.

Las cifras que dio Higuera Bernal al comparecer ante los diputados, horrorizan: 106 carpetas de investigación por feminicidios fueron abiertas de 2016 al primer semestre de 2019, sólo en 10 hubo sentencia contra el responsable del crimen.

Nosotros como familia de Paulina, “deseamos que sea un caso de ejemplar justicia, no estamos acusando a nadie que no tenga responsabilidad; José María Sosa Álvarez no tiene una sola prueba de su inocencia y tiene que ser un ejemplo: pedimos que sea un ejemplo de justicia, ‘tú hiciste esto, tú tienes una responsabilidad’”, afirma Rocío Limón.

Madre de Paulina Camargo, Rocio Limón

Cuenta que ese 25 de agosto le hicieron un ultrasonido a Paulina para ver cómo estaba el bebé tras 18 semanas de gestación, “él vio a su hijo, y eso no lo hizo cambiar lo que planeó hacerle a mi hija, porque lo planeó”. José María Sosa Álvarez reapareció ese día tras alejarse de Paulina al enterarse del embarazo; pidió disculpas por ausentarse y dijo que había tomado una decisión.

Al salir de la consulta los padres de Paulina la dejaron con José María, un estudiante de Ingeniería Mecatrónica, y quedaron de recogerla a las 19:30 horas. Fue la última vez que la vieron: aunque le llamaron por teléfono, ni ella ni José María respondían las llamadas. Comenzaron a buscarla en los hospitales, clínicas, con taxistas y hasta en el Servicio Médico Forense.

La familia de Paulina mantiene la demanda de justicia desde el día en que se reportó la desaparición; hoy día sigue pendiente la sentencia por el delito de desaparición cometida por particulares, pues la defensa legal de José María recurre a amparos que retrasan el proceso: “vamos a llegar hasta donde sea necesario (…) sabemos lo que estamos haciendo hoy, estar pendientes todo el tiempo (…) nosotros estamos para exigir esos derechos de mi niña y de mi nieto.”

Paulina Camargo

La Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de los Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares de enero a noviembre de 2019 localizó a mil 004 personas de las mil 476 reportadas, 415 son hombres y 589 mujeres; del total de hombres, 167 son menores de edad y 248 mayores; del total de mujeres, 331 son menores y 258 mayores de edad.

El miércoles 13 de febrero de 2019 el juez Tercero de lo Penal resolvió el proceso 374/2015: José María Sosa Álvarez fue sentenciado a 16 años 6 meses de prisión, sin derecho a fianza, por homicidio simple intencional y aborto, a pesar de que el cuerpo de la víctima, Paulina Camargo, no había sido localizado. El 30 de abril de ese mismo año la defensa legal de José María Sosa Álvarez presentó una foja de 78 hojas en las que señala anomalías en que habría incurrido el Juez Tercero de lo Penal al dictar sentencia, como que “sólo se basó en que no quiso hacerse responsable de la paternidad del hijo que iba a tener con Paulina y por ello decidió asesinarla”.

“Este hombre es el que causó esta situación que nos horrorizó a todos (…) fragmentó tu vida y te dejó en la nada”, afirma Rocío, y agrega que su hija “eligió tener y defender la vida de su hijo; era joven e inexperta, pero nosotros no pensamos nunca que esto iba a suceder (…) hay una carencia de conocimiento hacia la maldad, una inconciencia. Jamás la hubiéramos dejado si hubiéramos pensado que ella iba a poner su vida en riesgo”.

Paulina, agrega Rocío, sembró mucho amor “estoy agradecida con dios porque me permitió tenerla, no es lo que yo hubiera deseado para ella, siempre me dijo que iba a estar conmigo; pero el destino y la vida a veces son injustos. Ella representa la fuerza de una mujer que asume su libertad y elige traer a su hijo a la vida; era muy alegre, amaba a los animales, aquí siguen sus cuatro perros y esa su sonrisa, esas ganas de vivir. Ahorita tendría 23 años, este 2020 cumpliría 24.”

La búsqueda pasa factura a los papás de Paulina

Estos cuatro años de búsqueda y una extorsión han mermado la salud de Rocío Limón y Rolando Camargo Muñoz, padres de Paulina, quienes presentan cuadros de colon irritable, angustia, delirio de persecución, severos problemas gástricos, ansiedad, migraña, problemas para dormir. “Siempre fuimos de mucho ejercicio, corrían mi esposo y Paulina en maratones y ya lo abandonamos. La dieta es pésima porque vivimos siempre fuera de casa y cuando estamos en ella no hay muchas ganas de cocinar”. El año pasado el papá de José María dijo que habían recibido un sobre con información de Paulina, que se encontraba con vida…, y pues todo te pega. Yo, agrega Rocío, ahora “fumo como chacuaco”.

Su voz es firme cuando vuelve a lo que ha sido su vida en los últimos cuatro años: “pienso que tenemos un alto porcentaje de desapariciones y cuerpos en calidad de desconocidos. Entré al Consejo Ciudadano de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Puebla para dejar, a nombre de Paulina, un granito de ayuda que nos dé un sentido a mi familia, a mi esposo y a mí, de porqué estar viviendo esta situación que es difícil (…) lo que mueve es el deseo y al esperanza de encontrar a mi hija y a mi nieto, porque es una tortura pensar que estuviera viva sufriendo horrores”.

Antes de terminar la entrevista agrega que lo más importante es que esta lucha es por la verdad y la justicia: “elegimos buscar a las instancias de justicia para que hagan justicia a mi hija y a mi nieto, porque esto ya no lo debe vivir ninguna familia, nadie merece estar en esta situación (…) en mi corazón siempre hay un poquito de esperanza de que ella pudiera estar viva, pero todo me apunta a que ella ya no está viva”, y con esas certezas e incertidumbres el viernes 7 de febrero Rocío Limón se unirá a la Comisión de Búsqueda de Familiares, que esta vez van hacia el sur.


(Brenda Lugo)