ESTADOS

Caso ABC: "mientras siga la impunidad, no tendremos paz"

A ocho años de la tragedia en la guarderia ABC y la impunidad en el caso, los padres de los afectados tienen la certeza de que el siniestro fue provocado

  • MÓNICA MIRANDA / CORRESPONSAL
  • 05/06/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Caso ABC: mientras siga la impunidad, no tendremos paz
Sobreviviente del incendio en la Guardería ABC en 2009

Sonora (La Silla Rota).- Del siniestro al interior de la guardería, Adriana Fernanda no conserva ningún recuerdo, con el paso de los años ha ido borrando los detalles del fatídico suceso, del cual por suerte resultó ilesa y hoy se suma a la lista de menores sobrevivientes.

Cuando sucedió la tragedia de la guardería ABC en 2009.  ella tenía apenas un año de edad, hecho que provocó que, ahora a sus 9 años, la pequeña tenga conciencia de la importancia del cuidado de los niños en las estancias infantiles y pide a las autoridades que se construyan guarderías más seguras en Hermosillo.

“Que tuvieran más seguridad las guarderías para niños, porque es un peligro, también la gente a veces no piensa en lo que podría llegar a pasar”.

El único factor que Fernanda asocia con el incendio de la guardería es el humo que llega a percibir en las calles y de inmediato la transporta a un ambiente de temor y desespero. Pero del resto de la historia conoce únicamente lo que sus padres le han contado.

De grande quiere ser doctora para salvar la vida de niños que se encuentren en situación de alto riesgo por enfermedad o accidente. En su tiempo libre, después de la escuela le gusta salir a patinar mientras entona una canción alegre.

“Me siento feliz, me siento agradecida con Dios por dejarme seguir estando con mi familia, porque salí sana y salva”.

Su mamá Claudia Figueroa compartió lo difícil que ha sido para ella y su esposo explicarle a su hija lo que pasó aquel 5 de junio de 2009 pues los primeros años evitaron comentar a la menor sobre la tragedia de la cual había sido parte.

“Como que quedó traumada un cierto tiempo cuando escuchaba ambulancias, la sirena de la patrulla, muchos meses duró así asustada con el sonido de las ambulancias, salía corriendo y se me quedaba agarrada de las piernas, me decía tengo miedo”.

Tratar seguido el tema con la niña, representa un retroceso para su desarrollo, comentó, ya que aunque aparentemente no sufrió secuela alguna a largo plazo podría tener consecuencias.

En su piel no tiene visible alguna afectación por quemaduras, pero si requiere de constante tratamiento médico por problemas en sus pulmones debido al humo que tragó mientras las llamas estaban encendidas en el almacén que fungía como estancia infantil.

Guardería no contaba con medidas de seguridad

Tras la muerte de los 49 niños, los papás comenzaron con los procesos legales para dar  con los responsables del incendio pues los padres de familia tienen la certeza de que el siniestro fue provocado.

El año pasado se dictó la última sentencia por el juez que llevó el caso ABC hasta hace unos meses, Raúl Martínez Martínez en la que se consignaron a 22 involucrados en el incendio, sin embargo los padres del grupo “Manos Unidas”, una de las asociaciones que se formaron además de “5 de junio", apeló esta decisión porque no se emitía castigo para el ex gobernador Eduardo Bours, no el ex procurador de justicia Abel Murrieta.

Cabe destacar que son ellos los señalados como principales culpables de la tragedia, pues a un costado de la guardería se encontraba una bodega de la Secretaría de Hacienda en el sexenio de Eduardo Bours que se presume resguardaba documentos importantes que debían desaparecer con el fuego.

Los inculpados en esta sentencia son los dueños de la guardería, directivos de Protección Civil en ese entonces y quien era delegado del IMSS Arturo Leyva Lizárraga,  mismos que cumplirían una condena de entre 20 y 29 años si los padres no hubieran recurrido al recurso de apelación.

Gabriel Alvarado,  abogado de “Manos Unidas” explicó que a 96 meses del fatídico hecho siete peritajes entre ellos el llamado Smith para esclarecer lo sucedido ese día, sin embargo no han llegado las respuestas a los padres víctimas de la injusticia.

“Hasta que no se logren esclarecer los hechos que ocurrieron en esa bodega de la Secretaría de Hacienda que se encontraba a un lado de la guardería, hasta entonces los padres podrán tener paz”.

El abogado estima que este caso se resolverá en la última instancia, es decir, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

A la fecha hay dos carpetas de investigación abiertas en la PGR, una por homicidio y lesiones y otra por delitos de falsedad contra la procuración de justicia.

Rinden ritual a los pequeños fallecidos en ABC 

Uno a uno fueron llegando papás, familiares de víctimas ABC y sociedad en general a las instalaciones en ruinas de la Guardería, que cada aniversario se suman a la vigilia en memoria de los 25 niñas y 24 niños que perdieron la vida en el incendio de 2009.

Mostrando IMG_0845.JPG

Por octavo año consecutivo, inició con la vigilia el programa de actividades en recuerdo a los 49 menores, estuvo dirigida por el sacerdote Claudio Murrieta, misma que organizaron Patricia Duarte y su esposo José Francisco Quintanar.

El solemne evento comenzó a las 9 de la noche con una presentación de arte escénica en la que alumnos de danza realizaron la coreografía "No les importamos". 

Este año acudieron siete mujeres de la etnia Seri, de la comunidad Desemboque al norte de Punta Chueca, quienes se integraron a la lucha por la justicia de ABC.

Los presentes encendieron las velas y realizaron un acto de ofrenda simbólica frente a la Guardería donde se encuentra el altar con las 49 cruces.

En círculos formaron los cuatro puntos cardenales compuestos por jóvenes, padres de familia, sociedad solidarizada con la causa y comunidades indígenas que custodiaron la luz de cada vela, representando la esperanza de hacer justicia algún día.

En medio de la ofrenda se colocaron arreglos florales y un grupo de niños entregó algunos juguetes como pelotas y carritos.

8 años de luto y lucha llevaban grabado en las camisetas un grupo de jóvenes que ejemplificaron el dolor en sus ropas manchadas de pintura, asemejando la sangre de los niños que perdieron la vida aquel 5 de junio de 2009.

José Francisco Quintanar García Papá ABC recitó el poema "Aunque es tarde todavía".

Cantos y reflexiones continuaron el resto de la noche e invadieron el lugar de nostalgia donde más de una lágrima se vio derramar en el rostro de los asistentes.

Antes de retirarse cada uno de presentes cruzaba la valla para subir al altar donde se colocaron las fotografías de cada menor y a un costado de las cruces dejaban una vela encendida.