ESTADOS

Ana Roberta, de 3 años, fue asesinada por sus padres, en NL

La niña presentaba lesiones en el rostro, estaba envuelta en una cobija y dentro de una bolsa de plástico negra

  • DAVID CASAS/ CORRESPONSAL
  • 28/10/2020
  • 11:48 hrs
  • Escuchar
Ana Roberta, de 3 años, fue asesinada por sus padres, en NL
La niña presentaba lesiones en el rostro, estaba envuelta en una cobija y dentro de una bolsa de plástico negra

MONTERREY.- Ana Roberta Estrada Cavazos tenía tres años de edad pero su madre y su padrastro le quitaron la vida, luego montaron una escena de mentiras, pero la policía los descubrió.

También lee: Caen 4 por crimen de Ayelín, de 13 años, en Guerrero

El cuerpo de la menor apareció en un monte en la Avenida Concepción Barragán y Sendero Apodaca, a un costado de la Colonia Praderas de La Enramada, en el municipio de Apodaca, al norte metropolitano donde reside la pareja.

La niña presentaba lesiones en el rostro, estaba envuelta en una cobija y dentro de una bolsa de plástico negra.

Apenas la noche de este martes, su madre Ana Karen, de 26 años, y Honero, su padrastro, habían denunciado la desaparición de la niña. La mamá dijo que caminaba en la vía pública cuando le fue arrebatada por desconocidos que huyeron en un auto y que no pudo identificar.

El padrastro dijo que iba adelante y se dirigía a cobrar un dinero, pero sólo escuchó cuando su pareja gritó que dos personas se habían llevado a la niña en un auto.

Tras la denuncia, la Fiscalía General de Justicia emitió una Alerta Amber para la búsqueda y localización, pero en la indagatoria los agentes tuvieron algunas dudas sobre la versión que dio la madre acerca de los hechos. Y las contradicciones los hundieron.

La madre y padrastro de la niña Ana Roberta Estrada Cavazos presuntamente confesaron el crimen de la menor, informó César Garza, Alcalde de Apodaca.

A través de un video, el edil mencionó que la pareja reconoció que privó de la vida a la niña y abandonó su cuerpo en un monte.

Explicó que entre las 21:00 y 21:30 horas del martes, el secretario de Seguridad Pública, Víctor Navarro, le informó del reporte de la presunta privación de la libertad de la niña, que presuntamente había sido arrebatada de los brazos de la madre.

El alcalde mencionó que desde un principio el secretario de Seguridad le hizo saber que había ciertas dudas con el reporte porque la madre de Ana Roberta, que no mostraba angustia y había algunas contradicciones con la versión de la pareja. Durante la madrugada el funcionario se volvió a comunicar con él, informándole que las personas que habían dado datos de que efectivamente privaron de la vida a la niña.

Los padres aceptaron que la carriola de su hija la lanzaron a un arroyo y el cuerpo de Ana Roberta lo dejaron en un monte.