ESTADOS

Ana logró reactivar la pensión alimenticia, tras exhibir en tendedero a su expareja

Decidió que se subiera la fotografía del moroso en Oaxaca y a las pocas horas le llamó la familia de él pidiendo que la bajara, llegaron a un acuerdo

  • CITLALLI LÓPEZ VELÁZQUEZ/CORRESPONSAL
  • 30/07/2021
  • 12:51 hrs
  • Escuchar
Ana logró reactivar la pensión alimenticia, tras exhibir en tendedero a su expareja
Hasta este momento, siete personas fueron bajadas del tendedero de deudores alimentarios morosos en Oaxaca luego de haber comenzado a pagar la pensión de sus hijas e hijos. Foto Cuartoscuro

OAXACA.-El día en que se instaló el tendedero de denuncia contra deudores alimentarios morosos en la capital de Oaxaca, “Ana” no pudo asistir. Hacerse cargo de la manutención de sus hijos, sin la responsabilidad compartida del papá, la obliga a trabajar horas extra. Decidió exhibirlo en el tendedero en Facebook y ya tiene una respuesta.

También lee: "Padre deudor, paga la pensión", así exhiben a hombres en Tulancingo

Ana recuerda que físicamente no pude colgar la foto de su expareja pero al quedar habilitado el tendedero virtual en Facebook, no lo dudó y decidió actuar por esta vía, que se ha convertido en la única alternativa ante la permisibilidad de las instituciones.

Foto Cuartoscuro. 

“Él a veces les daba dinero a los niños a veces no y desde hace tres meses dejó de dar por completo porque su nueva familia no quería que se comunicara con ellos ni que les diera dinero. Mi mamá me dijo: ya no le pidas nada”.

Consciente de que este tipo de violencia debe dejar de ser normalizado, Ana pensó en ir por la vía jurídica para defender el derecho de sus hijos. Buscó contratar un abogado. El costo sería un primer obstáculo.

“Yo no podía dejar así a mis hijos. Fui a ver a un abogado y me cobraba tres mil pesos por llevar mi caso. Estaba juntando dinero pero mis hijos requerían iniciar un tratamiento ortopédico. Le llamé a su papá y su respuesta fue grosera”, explica la joven quien, para sostener a sus pequeños de seis y 10 años, labora como cocinera.

Debido a que la salud no espera decidió entonces colgar al deudor en el tendedero de denuncias. Las respuestas fueron diversas y en muchos casos inesperadas pues algunos de sus conocidos consideraron que haberlo hecho era motivo de vergüenza para ella. “Es algo que debemos de entender la vergüenza debe de ser para ellos, no para nosotras que estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad”.

A las pocas horas Ana recibió una llamada telefónica de familiares del deudor pidiéndole que bajaran la fotografía pues les afectaría. Ella les explicó lo que pasaba y llegaron a un acuerdo de palabra, pese a ello, Ana con el apoyo de las colectivas feministas irán por las vías legales para que el cumplimiento de la pensión sea permanente hasta que sus hijos así lo requieran.

Ana, quien carga con toda la responsabilidad de los cuidados y manutención ha tenido que sortear múltiples problemáticas que afectan la calidad de vida de ellas y de sus hijos. Para poder solventar los gastos trabaja jornadas extensas de martes de domingo.

“Es complicado, el dinero no siempre alcanza porque a veces se enferman y hay que comprar medicinas”.

La joven hizo un llamado a las mujeres que viven este tipo de violencia por parte de los papás de sus hijos para que denuncien.

“Creo que hablar fue una buena decisión a favor de los niños”.

BAJAN DEL TENDEDERO A 5, COMENZARON A PAGAR LA PENSIÓN

Hasta este momento, siete personas fueron bajadas del tendedero de deudores alimentarios morosos luego de haber comenzado a pagar la pensión de sus hijas e hijos, responsabilidad que habían dejado de asumir por varios años.

“Llegué a un acuerdo con el papá de mi hija para que comience a pagarme lo de la pensión, te lo quería compartir porque me pidió que bajáramos su foto de la cuenta de deudores”, es uno de los mensajes que compartieron colectivas feministas a través de la cuenta en FacebookDeudores Alimentarios Morosos”.

Algunos de los papás morosos alimentarios después de haber sido colgados en el tendedero, fueron identificados por más mujeres como padres que dejaron en el abandono a otros hijos e hijas. En una publicación más se lee: “hola buen día, vi la publicación que hicieron. Mi hermana está embarazada de él, me pueden contactar con la chica para saber más del tema y podamos poner una denuncia”.

A través de la cuenta en redes sociales, las colectivas recalcaron que “el esposo de una puede ser el deudor y agresor de otra”, por lo que convocaron a seguir denunciando.

“Para eso sirve nuestra justicia violeta, la nuestra, la del tendedero; para más mujeres conozcan a sujetos irresponsables que no cumplen ni con la alimentación de sus hijas e hijos y se dedican a enamorar mujeres, engañarlas y después abandonarlas”.

Los tendederos de denuncia se volvieron una herramienta fundamental en la lucha feminista. La impunidad que prevalece en muchos en casos de violencia contra las mujeres, colocó esta expresión como una forma de castigo social.

En el país y en el estado este mecanismo ha visibilizado y denunciado el acoso sexual que se da en instituciones de educación media y media superior públicas y privadas. Actualmente ha sido utilizado para denunciar la violencia económica ejercida contra las mujeres al colocar en ellas toda la responsabilidad de la manutención de hijas e hijos, de la misma manera evidenció la violación a los derechos de la niñez por parte de los padres ausentes.

El origen de esta práctica se remonta a 1978 con la artista y crítica de arte feminista Mónica Mayer y su primera obra conceptual “El Tendedero” que se inauguró el 22 de marzo de ese año en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México.

En ésta la artista pidió a las mujeres de distintas clases, edades y profesiones que respondieran: “Como mujer, lo que más detesto de la ciudad es:”. La mayoría de las respuestas giraron en torno a la violencia sexual en las calles y en los servicios de transporte público.

esc