ESTADOS

Aeropuerto de Santa Lucía amenaza mantos acuíferos de Hidalgo

Antes de su autorización, la Semarnat debió publicar el proyecto en un diario de Hidalgo, así como realizar una consulta pública; ninguna se hizo

  • RAMÓN SEVILLA TURCIOS
  • 14/08/2019
  • 20:25 hrs
  • Escuchar
Aeropuerto de Santa Lucía amenaza mantos acuíferos de Hidalgo
Antes de su autorización, la Semarnat debió publicar el proyecto en un diario de Hidalgo, así como realizar una consulta pública; ninguna de las dos se hizo

El Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), ubicado en el municipio de Zumpango, Estado de México, será abastecido con agua de Hidalgo, para lo cual se explotará el acuífero del Valle del Mezquital.

La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), autorizada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) establece que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) deberá construir, de inmediato, un acueducto para abastecer a la nueva terminal aérea. Sin embargo, dicha autorización viola normas ambientales.

“Sí se considera viable la transferencia de aguas nacionales subterráneas desde el acuífero Valle del Mezquital hasta la zona del proyecto, lo anterior mediante la construcción de un acueducto antes del inicio de la etapa de operación del Aeropuerto. A tal efecto, se recomienda iniciar los trabajos a la brevedad”, expresa la Conagua en el resolutivo de la MIA.

De acuerdo con el resolutivo de la MIA, para las etapas de preparación del sitio y construcción del AISL se utilizará agua tratada proveniente de plantas de Hidalgo, en tanto que para la operación y mantenimiento se plantea que el suministro provenga del acuífero Valle de Mezquital, cuyo traslado será mediante un acueducto, en un estimado de 12 mil metros cúbicos diarios.

El proyecto estará a cargo de la Conagua, que, de acuerdo con el estudio, corroboró la disponibilidad de agua y lo consideró viable.

Sin embargo, el proyecto no contempla las afectaciones que puede provocar a la población indígena del Valle del Mezquital, así como tampoco se ha informado a los habitantes los alcances de la obra, tal y como lo establece el Convenio 169 de la OIT.

“Por una parte son buenas noticias para los habitantes de Tecamac, porque ya no va a sobreexplotar su acuífero, pero la mala noticia es para los habitantes de Hidalgo. Se debió haber hecho una publicación en Hidalgo y una socialización-consulta”.

“Ya me extrañaba ver al Presidente (Andrés Manuel López Obrador) tan cerquita con el gobernador (Omar) Fayad, visitando tanto al estado, él está haciendo su lobbying (cabildeo) para el acueducto, seguramente, pero no tenemos ninguna información técnica, más que lo dice la MIA, que es muy escueto”, acusa Xóchitl Gálvez, senadora del PAN y una de las más crítica del proyecto, por su impacto al medio ambiente y la falta de transparencia del gobierno federal.

Irregularidades y opacidad de la 4T

En entrevista con La Silla Rota, Gálvez Ruiz afirma que en la MIA original se pretendía perforar pozos en la región de Tecámac, ante lo cual se organizaron las comunidades indígenas y pueblos para defender su acuífero, toda vez que desde el gobierno de Arturo Montiel se pretendió construir un millón de viviendas en el fraccionamiento Los Héroes, pero sólo se levantaron como 400 mil, lo que agotó los acuíferos de la región.

Ante ello, el gobierno federal tomó la decisión de extraer agua de Hidalgo para el AISL, sin embargo, hay candados en la Ley General de Equilibrio Ecológico.

El artículo 34, Fracción Primera, de dicha Ley dice: “La Secretaría publicará la solicitud de autorización en materia de impacto ambiental en su gaceta ecológica; asimismo, el promovente deberá publicar a su costa el extracto del proyecto de la obra o actividad en un periódico de amplia circulación en la entidad federativa de que se trate dentro del plazo de cinco días contados a partir de la fecha en que se presente la manifestación de impacto ambiental a la secretaría”.

De acuerdo con Xóchitl Gálvez, lo anterior se publica de manera extemporánea en el Estado de México, pero nunca se publicó en Hidalgo, “porque originalmente nunca fue contemplado este acueducto, la Semarnat se saca de la manga el acueducto cuando se da cuenta que no puede explotar el acuífero de Técamac”, afirma la senadora.

Es decir, sin que lo solicitaran en la MIA original, el gobierno federal ofrece la construcción del acueducto y la cantidad de agua que viene del Valle del Mezquital.

“Particularmente respecto al suministro del agua potable durante la operación del aeropuerto, será a través del acuífero Valle del Mezquital, cuyo traslado será a partir de uno de los proyectos considerados por la Conagua para el suministro del agua en la zona metropolitana en el Valle de México y una parte del agua será destinada al Aeropuerto Internacional de Santa Lucía”, indica la MIA.

Para la operación y mantenimiento del AISL y de las instalaciones militares, la Semarnat presentó un cálculo de la demanda de agua, estimado en 12,016 metros cúbicos diarios.

Esto tiene que ser consultado de una manera previa, libre e informada con las comunidades indígenas del Valle del Mezquital, porque tenemos una escasez de agua tremenda en la parte alta. Entonces, yo le pregunto a la Conagua ¿por qué no construyen mejor un acuífero en Tula? si hay tanto excedente de agua hacia la zona marginada de Hidalgo y que en muchas regiones hay veda para explotar pozos, no les permiten a las comunidades una explotación de un pozo, tenemos zonas, como Zimapán, con agua súper contaminada

Aguas tratadas de Atotonilco de Tula

A la problemática ambiental se suma el hecho de que la población hidalguense ya no podrá recibir agua limpia, debido a que el agua que se trasladará a Zumpango será la que genere la planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco de Tula, proyecto que viene arrastrando protestas sociales desde hace años.

Y ahora se pretende tratar, yo me supongo, es suposición, porque no dice en ningún lado de dónde, a dónde, ni de qué parte del acuífero, pero me supongo que es el tema de la planta de tratamiento de Atotonilco de Tula, que sigue teniendo problemas de carácter social, porque los campesinos nunca fueron indemnizados de manera adecuada, la gente siempre ha tenido la expectativa de que esa agua tratada les va a servir para mejorar sus cultivos, para sembrar sus hortalizas

“Todos los acuíferos están sumamente contaminados en el Valle del Mezquital, con cualquier cantidad de materiales pesados, y ahora que se veía la posibilidad de una planta de tratamiento para tener agua de calidad, para tener otro tipo de cultivos, de jitomate, chile, cebolla, cultivos que tuvieran un mejor valor, pues ahora resulta que esa agua no va a hacer para allá (Hidalgo), sino para Santa Lucía”.

Ruta crítica para echar abajo la MIA

Xóchitl Gálvez anuncia la ruta que trazó para impugnar la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental, a fin de que se reponga el procedimiento: primero que se publique el proyecto en Hidalgo y segundo ponga bajo consulta pública la construcción del acueducto.

“Yo lo primero que voy a exigir, a través de un punto de acuerdo (desde el Senado de la República), es que se nos entregue la información de ese proyecto, que se haga público ese proyecto, porque siento que todo lo han hecho como a escondidas, como en lo oscurito”.

Si algún indígena se siente afectado por esta medida y pone un amparo, la SCJN está obligada a concederle la suspensión de la construcción del acueducto, para empezar”, afirma la legisladora, al tiempo de recordar que Los Yaquis ganaron un amparo contra la construcción del acueducto que pretendía llevarse el agua del río Yaqui a Hermosillo, y lo ganaron porque no fueron consultados

“Yo no sé si ya le dijeron a la gente (del Valle del Mezquital) por dónde va a pasar el acueducto, si los van a expropiar, si los van a hacer socios, pero lo más delicado es que en la MIA nunca se presentó este proyecto. La ley es muy clara de que tienen que ser publicados cinco días después, pero como no venía, ahí se lo inventaron, entonces deben de reponer el procedimiento de la MIA, deben de volverlo a presentar y deben hacer las consultas que procedan”.

Gálvez deja claro que no es una opositora férrea del proyecto, sino que ante todo se tiene que velar por los derechos de la población, para que tome una decisión informada.

“Imagínate que construyan el aeropuerto y que por alguna razón los hidalguenses no dan su consentimiento para el Acueducto. O sea, vamos a tener un mega aeropuerto ahí en Santa Lucia sin agua, o sea, vamos a tener otro elefante blanco de esos que tanto se queja el Presidente”.

Tanques de almacenamiento, el problema que viene

Otra ilegalidad que vislumbra la senadora hidalguense es en torno a los tanques de almacenamiento de combustible, cuya autorización no está en la MIA.

“No veo en la MIA original la autorización, porque además a la Semarnat no le toca autorizar, sino a la SEA, (Agencia de Seguridad Ambiental), todo lo que tiene que ver con almacenamiento de hidrocarburos. Así lo estableció la reforma energética, yo sé que al presidente le encabrona que se haya hecho esta reforma y lo obliguen a hacer esos procesos legales”.

“Ahora, también, ¿a poco el ejército tiene facultades para venderle gasolina a los aviones? es un tema comercial, porque vamos a venderle gasolina a los aviones. Me preocupa que está adentro de una base militar, donde no te van a dejar entrar, porque el que va a tener el control ahí es el ejército. Atínale si se van a aventar la construcción de los tanques de combustible sin la debida autorización legal”.

Finalmente, Xóchitl Gálvez afirma que para este proyecto no cuentan las consultas a mano alzada, como las que le gustan al presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que tendrán que ser consultadas las comunidades con total transparencia e información.

Conagua, la responsable: Fayad

La Conagua es la responsable de determinar la viabilidad de suministrar el recurso hídrico de Hidalgo al aeropuerto de Santa Lucía, señaló el gobernador Omar Fayad.

Dijo desconocer los alcances del proyecto, así como las posibles afectaciones, pero comparó la polémica con lo ocurrido con la planta cervecera de Apan, inaugurada el 4 de marzo pasado, la cual se intentó frenar bajo el argumento de insuficiencia de agua.

A lo mejor al Presidente también lo quieren molestar con ese tema. Yo me iría con cuidado, que las autoridades competentes, que la Conagua sea la que diga. Nosotros para qué decimos algo que desconocemos

“Yo estoy feliz de que pongan el aeropuerto en Santa Lucía, yo soy defensor del aeropuerto. Si consume agua de Hidalgo, pues tampoco me preocupa porque si hay suficiencia, quiere decir que ya se analizó, y si ya se analizó quiere decir que no tiene problema".