ESTADOS

Abandonan jet en Chetumal; así es la ruta del narco con Belice

Cada año, alrededor de 50 aeronaves son descubiertas violando el espacio aéreo mexicano, la mayoría de Sudamérica, principalmente de Venezuela y Colombia

  • REDACCIÓN
  • 25/09/2020
  • 21:38 hrs
  • Escuchar
Abandonan jet en Chetumal; así es la ruta del narco con Belice
Cada año, alrededor de 50 aeronaves son descubiertas violando el espacio aéreo mexicano, la mayoría de Sudamérica, principalmente de Venezuela y Colombia. Foto tomada de Twitter

CHETUMAL.- Primero se robaron un jet del aeropuerto de Morelos, que luego voló a Venezuela y se estrelló en Guatemala; ahora, abandonaron otra aeronave en el aeropuerto de Chetumal, tras detectar que estaba alterada su matrícula y los informes de vuelo.

También lee: Quintana Roo, la pista de aterrizaje del narco +VIDEOS

De acuerdo con reportes oficiales, este jueves, piloto y copiloto se dieron a la fuga tras abandonar una aeronave en el aeropuerto internacional de Chetumal al detectarse que su matrícula era falsa y presentaba irregularidades en su plan de vuelo.

Según los informes, el avión tipo Hawker 800 con matrícula N796CH, procedente de Toluca, Estado de México, se reportó a la torre de control del aeropuerto de Chetumal y, tras aterrizar, piloto y copiloto cayeron en contradicciones al reportar el plan de vuelo.

Esta situación ocasionó que la autoridad aeroportuaria realizara investigaciones, mismas que arrojaron que la matrícula era falsa.

Sin embargo, mientras la autoridad revisaba la nave los tripulantes, de origen mexicano, identificados con las siglas A. H. V. y A. M. R, argumentaron que saldrían a comer, pero ya no regresaron.

Apenas este lunes 21 de septiembre, se detectaron dos aeronaves provenientes de Sudamérica, una fue asegurada, pero la otra logró escapar.

Durante la madrugada de ese lunes, los radares de las Fuerzas Armadas detectaron dos señales que provenían de Sudamérica, uno de los aviones desapareció mientras sobrevolaba territorio beliceño y el otro cuando sobrevolaba a baja altura sobre la zona de los ejidos de Pucté y Álvaro Obregón, al sur de Chetumal, en Quintana Roo.

El primer avión logró ser ubicado por personal del ejército beliceño en el distrito de Orange Walk, cerca de la comunidad de Santa Martha. Se trata de un jet tipo Gulfstream G2, con matrícula XA-DOC, que se encontraba abandonado sobre un área de maleza y sin carga o tripulación, por lo que las autoridades beliceñas infieren que transportaba más de una tonelada y media de cocaína.

Sin embargo, el jet que ingresó a la zona de la ribera del río Hondo logró aterrizar y despegar, pues en cuestión de minutos el jet descendió y fue descargado para volver a elevarse sin poder ser ubicado por las autoridades castrenses.

El operativo se mantiene en estos momentos en la ribera del río Hondo ya que las autoridades de inteligencia militar y de la Secretaría de Marina sospechan que la droga que transportaba el jet ubicado de lado beliceño fue introducida a territorio nacional, vía terrestre, a través del río Hondo.

LA RUTA CON BELICE

La ruta aérea para ingresar droga a México a través de la frontera sur, entre Quintana Roo y Belice, ha registrado un aumento de actividad durante este 2020, revelan datos oficiales.

De acuerdo con alertas de la Fiscalía General de la República y de la Sedena, en las últimas semanas se han incrementado los vuelos de aeronaves cargadas con drogas, principalmente durante la madrugada.

Cada año, alrededor de 50 aeronaves son descubiertas violando el espacio aéreo mexicano, la mayoría de Sudamérica, principalmente de Venezuela y Colombia, utilizadas para operaciones de tráfico de drogas.

En su mayoría se trata de aeronaves ligeras, capaces de aterrizar y despegar en pistas improvisadas o clandestinas.

En mayo pasado, el general de la 34 zona militar en Chetumal, Miguel Ángel Huerta Ceballos, reconoció que debido a los protocolos de inteligencia y tecnología se detectan hasta más de 100 vuelos de narcoavionetas que pretenden cruzar el espacio aéreo quintanarroense.

Además, los narcotraficantes ya no solamente usan avionetas, sino también aviones con turbinas, por lo que ahora son más veloces y de mayor capacidad de carga.

Según datos de la Sedena, los narcotraficantes usan aeronaves con la habilidad de no ser detectada por radares. Pese a ello, los cárteles, también siguen usando naves pequeñas pero que cada vez están incorporando a sus flotillas,  aviones tipo Gulfstream y Learjet.

Los grupos criminales tardan entre cinco y 10 minutos en descargar una aeronave con droga que logra ingresar a México por la frontera sur, para luego trasladarla a Estados Unidos por otros medios.

Según datos de la Secretaría de la Defensa Nacional, en seis años han detectado 1,356 vuelos, vinculados con el narcotráfico, en el territorio mexicano.

Entre 2012 y 2018 se detectaron presuntamente los vuelos donde se decomisaron en 92 de los casos metanfetamina, marihuana, cocaína y heroína. La mayoría de los vuelos se detectaron en Sinaloa y Durango, así como también en la frontera sur.