ESTADOS

A Tania le dispararon militares; perderá un ojo y parte de la cara

Familiares de Tania piden ayuda para salvar la vida de esta joven luego de que elementos la agredieran, a ella y a su amigo militar, sin una razón aparente

  • REDACCIÓN
  • 31/08/2020
  • 17:38 hrs
  • Escuchar
A Tania le dispararon militares; perderá un ojo y parte de la cara
Familiares de Tania piden ayuda para salvar la vida de esta joven luego de que elementos la agredieran, a ella y a su amigo militar, sin una razón aparente. Foto tomada de Facebook

CULIACÁN.- Tania y Jesús viajaban el sábado en un vehículo compacto, cuando se le ponchó una llanta y le fallaron los frenos justo en la entrada del 42 Batallón de Infantería, en Guamuchil. La unidad se estrelló contra la barda y aunque el joven se bajó de la unidad, con las manos levantadas e identificándose como soldado, recibió una descarga de balazos de los militares, quienes pensaron que eran delincuentes.

También lee: "El Chapo SA de CV", la estirpe emprendedora de Joaquín Guzmán Loera

El saldo: Tania y Jesús están graves. Él recibió un disparo en la cabeza y ella entre los ojos, sufrió fractura y lesiones a tal punto que podría perder el derecho y parte de la cara.

A Tania tuvieron que intervenirla quirúrgicamente para retirar huesos del cráneo para desinflamarle el cerebro, mientras que la bala se quedó incrustada en el ojo.

Ella se encuentra en la clínica militar de Mazatlán, sus familiares esperan que los elementos se hagan responsables, piden también el apoyo de la ciudadanía para costear la operación, pues son de escasos recursos.

“Es muy joven para que quede ciega”, lamentó su hermana, Fernanda Meza Pineda, quien se trasladó al puerto de Mazatlán para estar al pendiente de la salud de la joven de 18 años.

Tania Yareli es vecina de la ciudad de Guamúchil, en tanto que otro de los acompañantes de la pareja, un joven que iba en la parte trasera del vehículo, también terminó con un rozón de bala.

Hasta ayer, según la familia de Tania, no había acudido ninguna autoridad, civil o militar, para hacerse responsable de los hechos.

La Subdelegación de la Fiscalía General de la República, que tomó conocimiento de los hechos y abrió una carpeta de investigación, mantiene silencio sobre los hechos en los que un elemento del Ejército y una joven civil que lo acompañaba resultaron gravemente heridos, por disparos de los elementos de vigilancia del ejército.