ESTADOS

A 11 años del “Michoacanazo” ¿dónde están las figuras clave?

En 2009, en una operación federal de gran envergadura fueron detenidos más de 30 funcionarios, entre ellos 11 alcaldes; meses después todos fueron exonerados

  • JUAN MANUEL GONZÁLEZ / CORRESPONSAL
  • 26/05/2020
  • 19:11 hrs
  • Escuchar
A 11 años del “Michoacanazo” ¿dónde están las figuras clave?
En 2009, en una operación federal de gran envergadura fueron detenidos más de 30 funcionarios, entre ellos 11 alcaldes; meses después todos fueron exonerados. Foto Especial

MORELIA.- Apenas empezaba el día de aquel martes 26 de mayo de 2009 cuando Michoacán se despertaba con la noticia de un mega operativo federal para detener a alcaldes, funcionarios, un juez, un empresario y mandos policiales. La orden provino del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa.

También lee: Por narco resurgen autodefensas en Tierra Caliente, Michoacán

Ni detenidos, ni en libertad. La otrora Procuraduría General de la República (PGR), dirigida entonces por Eduardo Medina Mora, no pudo comprobarles delito alguno.

Era la mañana del 26 de mayo del 2009 cuando elementos de la Policía Federal, bajo el mando de Genero García Luna, montaron un ostentoso operativo en Michoacán.

El operativo, conocido como “Michoacanazo”, encarceló, inicialmente, a 11 presidentes municipales y 18 oficiales y mandos policiales; un empresario y un juez. Al siguiente día, se presentaron por voluntad propia, el procurador estatal Miguel García Hurtado y el subprocurador en Morelia, Ignacio Mendoza Jiménez.

(Especial)

Después, fueron aprehendidos otros dos alcaldes y uno más, acusado, pero que no pudo ser detenido por la entonces PGR.

Marisela Morales Ibáñez era en ese momento titular Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). Ella también fue la artífice de la Averiguación Previa y quien acusó a los servidores públicos michoacanos de presuntos nexos con el narco.

El argumento de la funcionaria federal, ante el juez que libró las órdenes de aprehensión, fue la supuesta relación de los implicados con La Familia Michoacana.

Así, incluso, se dio a conocer por el gobierno federal, lo que ocasionó que las rencillas entre Felipe Calderón y el gobernador en turno Leonel Godoy Rangel, crecieran.

El mandato de Godoy Rangel era un obstáculo en la contienda por la gubernatura para Luisa María Calderón Hinojosa, hermana del entonces Presidente.

La guerra contra el narco y otros más

Godoy se volvió un personaje imperdonable para el panista, quien un año antes había iniciado, en su estado natal, “la guerra contra el narco”, que a la postre fracasó.

Entonces, ya había dos despiadadas batallas en la entidad: Calderón-Godoy, por el poder político y, La Familia Michoacana-Los Zetas, por el poder criminal.

El resultado de esa lucha política entre el Presidente de la República y el gobernador del estado derivó en la detención de los servidores públicos de esta entidad.

(Cuartoscuro)

Sin embargo, Marisela Morales ni siquiera una infracción de tránsito pudo sostener en sus acusaciones ante la justicia mexicana. Sus únicas pruebas fueron supuestas declaraciones de testigos protegidos que nunca existieron, revelaron los expedientes.

Pero se avecinaba un proceso electoral local en Michoacán y Luisa María Calderón ya se había destapado como aspirante a gobernadora, con la bandera de su hermano.

Entonces, los implicados tenían que ser trasladados a un penal federal; se defendieron jurídicamente y cerca de un año después, 35 abandonaron la cárcel, absueltos.

Armando Medina Torres, alcalde constitucional de Múgica, fue el único que se quedó preso; 6 meses después, el 11 de abril del 2011, también quedó en libertad absolutoria.

Ese operativo con pruebas fabricadas, lejos de beneficiar a la familia Calderón, le costó la gubernatura en 2011 a Luisa María, quien perdió con el priista Fausto Vallejo.

Desde entonces, la administración Felipe Calderón fue evidenciada por montar operativos espectaculares en todo el país, pero sin pruebas, ni resultados.

¿Dónde quedaron?

Algunas de las personas detenidas retomaron su vida política. Como ejemplo, está el caso de Osvaldo Esquivel Lucatero, exalcalde de Buenavista, quien regresó a terminar su gestión y ganó una diputación local por el PRD. Ya en funciones como legislador fue asesinado en Morelia el 11 de septiembre de 2013.

(Cuartoscuro)

Armando Medina Torres, de Múgica, regresó a terminar su mandato, al igual que los otros presidentes municipales detenidos.

Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela, de Zitácuaro, fue funcionario del siguiente gobierno (priísta) y posteriormente diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional.

Uriel Farías Álvarez, en 2012, fue uno de los pioneros del levantamiento de autodefensas en su municipio, Tepalcatepec y siguió con sus empresas de ganadería.

Mario Bautista Ramírez, exdirector de Seguridad Pública, falleció el 21 de marzo del 2014, víctima de cáncer.

Citlalli Fernández González, exsecretaria de SP, es actualmente directora de la Unidad de Igualdad de Género, Derechos Humanos y Derechos Indígenas.

El exprocurador Miguel García Hurtado, fue beneficiado por Leonel Godoy con una notaría pública, la cual despacha en Morelia.

Ignacio Mendoza Jiménez, exsubprocurador en Morelia, es litigante y ha sido el abogado defensor de los autodefensas detenidos, entre ellos, el exvocero, José Manuel Mireles.

Los otros mandos policiales y ministeriales, así como los elementos de la SSP y otrora PGJ, regresaron a sus puestos y, algunos de ellos, ya murieron.