TRAGEDIA EN ACAPULCO

VIDEO | Ebrio choca contra taquería y mata a 2 mujeres; una estaba embarazada

Otras cinco víctimas denunciaron malos tratos e inconsistencias en la investigación porque, acusaron, los abogados del conductor ebrio fueron funcionarios municipales

Otras cinco víctimas denunciaron malos tratos e inconsistencias en la investigación porque, acusaron, los abogados del conductor ebrio fueron funcionarios municipales
Tragedia en Acapulco.Otras cinco víctimas denunciaron malos tratos e inconsistencias en la investigación porque, acusaron, los abogados del conductor ebrio fueron funcionarios municipalesCréditos: ESPECIAL
Escrito en ESTADOS el

CHILPANCINGO.- Un sujeto en estado de ebriedad y que manejaba a exceso de velocidad chocó atropelló a siete personas, de las cual dos murieron, ambas eran turistas y una de ellas estaba embarazada. Los hechos se registraron en Acapulco, Guerrero. En un video se observa que el conductor choca contra otro automóvil y motocicletas estacionadas afuera de una taquería, donde comían las víctimas.

El hecho se registró el 2 de julio, en la madrugada, cuando Joan impactó su auto con otro y unas cuatro motocicletas en la taquería El Tarasco. El video se difundió apenas este martes.

En el clip se puede ver a dos personas comiendo y a un costado de ellas aparece un auto a máxima velocidad que se impacta contra otro que se encontraba estacionado y varias motocicletas del negocio.

Sin embargo, en el interior del auto impactado estaban las mujeres que fallecieron, una de ellas tenía 17 años y estaba embarazada.

El conductor del auto fue identificado como Joan "N", acusado de haber impactado a un vehículo en el que viajaban a bordo un matrimonio que había acudido a la taquería a comprar tacos para cenar con sus dos hijas, por lo que sólo estaban esperando a que les entregaran su pedido.

La mujer que murió fue identificada como Jackqueline Cristal Caraves Vázquez, esposa de Fernando Tovar, quien fue trasladado a la capital del país, pues quedó gravemente herido, por lo que tuvo que recibir una transfusión de sangre para poder seguir con vida.

A pesar de que Joan iba en estado de ebriedad, quedó libre porque el Ministerio Público consideró que se trató de un accidente.

Las víctimas denunciaron malos tratos e inconsistencias en la investigación del accidente porque, acusaron, los abogados del conductor ebrio fueron funcionarios municipales.

De acuerdo con la abogada de las víctimas, ninguna prueba presentada bastó para demostrar la culpabilidad de Joan.

Fernando, uno de los afectados, denunció que han recibido amenazas por seguir con el caso porque les dicen que se calmen, que forman parte del crimen organizado, por lo que es mejor que se calmen con el caso y lo den por cerrado.