PUEBLA

Después de 4 años Ingrid Guevara recibe justicia; su feminicida fue sentenciado

Tuvieron que pasar 4 años y 17 audiencias para que su feminicida fuera sentenciado, podría pasar hasta 60 años tras las rejas

Créditos: Especial
Escrito en ESTADOS el

PUEBLA. - Debieron transcurrir más de cuatro años y 17 audiencias para que las autoridades del estado de Puebla encontraran culpable a Ricardo Iker por el feminicidio de Ingrid Aremis Guevara Aguirre, joven originaria de Xalapa, Veracruz, asesinada el 12 de mayo de 2019 en San Andrés Cholula.

ÚNETE A NUESTRO CANAL DE WHATSAPP. EL PODER DE LA INFORMACIÓN EN LA PALMA DE TU MANO

En la décimo séptima audiencia celebrada este jueves el Tribunal Unitario de enjuiciamiento con sede en Puebla emitió fallo condenatorio contra Ricardo Iker, después de 4 años y seis meses de cometido el crimen, publicó en sus redes sociales Ingrid Aguirre, madre de la joven asesinada.

“Piensen en una chica de 20 años que se entera de que está embarazada. Acude a su primera revisión a la ginecóloga. Tenía 7 semanas de embarazo y sólo vi un puntito que para mí significó una estrella. Ella (Ingrid Aremis) sigue siendo mi estrella”, dijo la semana pasada en la Universidad Iberoamericana Ingrid Aguirre.

Ingrid Aremis Guevara Aguirre, estudiante de Psicología en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, fue encontrada por su amiga Giovana en el sofá de su casa; pensó que estaba dormida y se fue a bañar, pero cuando regresó se percató que estaba morada y sin movimiento.

Pidió auxilio y al no detectar signos de violencia visible, los paramédicos advirtieron de un posible infarto o muerte por broncoaspiración, luego confirmaron la muerte de la estudiante de 21 años de edad.

Ingrid Aremis, la hermana mayor de dos hijas, es recordada por sus familiares como una joven aplicada, alegre, tenaz, dedicada entusiasta y cariñosa; era originaria de Xalapa, Veracruz, y hasta antes de su muerte tenía dos años estudiando en Puebla, entidad donde 55 de sus 217 municipios tienen alerta de género.

La noche previa a que fuera asesinada, Ingrid Aremis convivió con su ex novio Ricardo Iker, quien la asesinó en el departamento de Giovana, al que la víctima lo dejó entrar porque le dijo que tenía frío.

Ambas, Giovana e Ingrid, trabajaban en las relaciones públicas del antro Capital Night Club, de San Andrés Cholula. En agosto de 2018 ahí conoció a Ricardo Iker, cadenero del lugar y se hicieron novios hasta que a principios de 2019 terminaron su relación, y él comenzó a hostigar a Ingrid, quien lo bloqueó en sus redes sociales y cambió su número de celular cuando la chantajeó y agredió verbalmente.

El 19 de marzo de 2019 Ingrid denunció por violencia a Iker ante la Unidad de Atención Especial de Violencia Familiar y Violencia de Género, lo cual quedó asentado en el expediente 1397/2019/UVFYDG; sin embargo, tras una valoración psicológica y un proceso de mediación, aceptó mantener una relación de amistad con Iker, debido a que tenían amistades en común y hasta esa fecha no había violencia física.

Dos meses después de que Ingrid presentara la denuncia contra Ricardo Iker, coincidieron en el restaurante El Costeñito y junto con dos amigos recorrieron bares en San Andrés Cholula y terminaron en Capital Night Club, donde, de acuerdo con la declaración de Giovana, una vez más pelearon e Iker, alcoholizado, jaloneó a Ingrid.

Personal de seguridad de Capital Night Club sacó a Ricardo Iker y tanto Ingrid como sus amigos continuaron la fiesta hasta las seis de la mañana. Al salir fueron a comer tacos y cuando Ingrid ingresó al fraccionamiento Allegro vio que Iker estaba recargado en el carro de Giovana, dueña de la casa donde la víctima se quedaba los fines de semana. Iker se saltó la barda y esperó afuera a que Ingrid llegara; Giovana no se encontraba en la vivienda porque había salido con otros amigos.

Ingrid pudo sacar una fotografía a Iker, quien tenía 35 años de edad, y la envió a Giovana, quien le pidió que no lo dejara entrar a la casa; sin embargo, ella le respondió que no podría hacerlo porque hacía frío.

Ambas amigas se mantuvieron en llamada telefónica alrededor de 14 minutos mientras Ricardo Iker entraba a la casa y, según la víctima, se quedó dormido en un sillón. Horas más tarde, a las 10:58 horas, él salió de la casa.

Mariana, amiga de Giovana que vivía en el inmueble, encontró sin vida a Ingrid ese mismo día cuando llegó de la Ciudad de México: pensó que estaba dormida porque estaba tapada con una cobija; se metió a bañar y ante la falta de reacción de Ingrid solicitó auxilio.

Ahora se sabe que el culpable forcejeó con Ingrid Aremis y la golpeó dejándole 26 moretones en boca, mentón, brazo y piernas. Al final, según la autopsia, la asfixió. Aún queda pendiente la sentencia definitiva por el delito de feminicidio la cual se dictará el próximo 7 de diciembre y podría alcanzar hasta 60 años, la pena máxima solicitada por los familiares de Ingrid Aremis.

Ricardo Iker feminicida | Especial