PERSONAS DESAPARECIDAS

Perdieron el expediente de mi hermano, lleva 16 años desaparecido

Años después de la desaparición de Rogelio Remigio Rojas, funcionarios se justificaron y dijeron a Nicolás que las investigaciones no avanzaban porque ni si quiera contaban con el número del registro

El próximo 19 de octubre se cumplirán 16 años de la última vez que Nicolás tuvo contacto con su hermano, Rogelio Remigio Rojas.
El próximo 19 de octubre se cumplirán 16 años de la última vez que Nicolás tuvo contacto con su hermano, Rogelio Remigio Rojas.Créditos: Cuartoscuro/Ilustrativa
Por
Escrito en ESTADOS el

CHILPANCINGO. - Rogelio fue reportado como desaparecido desde 2006 en la capital de Guerrero, pero 16 años después su hermano Nicolás denuncia que la Fiscalía General del Estado perdió el expediente para llevar a cabo su búsqueda, según le informó la propia dependencia, por lo que el joven exige a las autoridades la localización de su familiar.

El próximo 19 de octubre se cumplirán 16 años de la última vez que Nicolás tuvo contacto con su hermano, Rogelio Remigio Rojas, de acuerdo con información de Amapola Periodismo Trasgresor.

Ese día, Rogelio dijo a Nicolás que iría a Mazatlán, poblado ubicado a 15 minutos de Chilpancingo, para tratar un asunto de trabajo, pero fue la última vez que hablaron, pues los días posteriores las llamadas telefónicas de Nicolás no fueron atendidas.

Fue hasta que una mujer, supuesta compañera de Rogelio, contestó el teléfono y le dijo que su hermano dejó el celular y que sólo se había llevado su motoneta. Fue entonces que Nicolás presentó la denuncia por la desaparición de su hermano ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común de Chilpancingo.

La odisea ante las autoridades por un poco de información

Nicolás asegura que entregó “información valiosa” para facilitarle el trabajo a las autoridades para iniciar la investigación y localización de su hermano, pero no hubo avances en el caso.

En el año 2007 el hombre presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos y un año después el organismo emitió una recomendación a las autoridades, pero el caso continuó estancado.

En el 2009, a petición de Nicolás, la Agencia del Ministerio Público remitió la averiguación previa a la Agencia de Delitos Graves de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (hoy Fiscalía General del Estado), para que continuaran en esa instancia la investigación, pero se encontró con la misma omisión, sin avances en el caso, por lo que comenzó a solicitar copias del expediente de la averiguación previa, pero no se las facilitaron. Desilusionado, en el 2012 dejó de darle seguimiento al caso.

“Me sentía cansado, me traían en la misma situación y solamente iba a preguntar, de vez en cuando, si había algún avance, pero la respuesta era la misma: que estaban haciendo lo conducente”, contó Nicolás.

Fiscalía pierde el expediente de la desaparición de Rogelio

Fue en 2016 cuando el hombre volvió a estar más al pendiente del caso de desaparición de su hermano, por lo que comenzó a acudir con regularidad a la Agencia de Delitos Graves a pedir informes, hasta un día que le dijeron que no tenían antecedentes de la averiguación previa, que debía estar en la Agencia del Ministerio Público, donde se radicó la denuncia.

Los funcionarios justificaron que las investigaciones no avanzaban porque no tenían el expediente, que ni si quiera contaban con el número del registro, “seguramente porque ya habían pasado muchos titulares”, le dijeron.

Cuartoscuro.

En la Agencia del Ministerio Público le confirmaron que habían radicado el expediente a la Agencia de Delitos Graves, por lo que Nicolás dice estar seguro que la Agencia del Ministerio Público envió la averiguación previa a Delitos Graves, y solicitó cuando menos el número de registro para mostrarle al titular de Delitos Graves que sí le habían enviado el expediente.

Sin embargo, en el Ministerio Público le respondieron que ya no tenían el acuse de recibido, aunque le explicaron que debía estar en el libro de gobierno.

Ante ello, Nicolás solicitó por escrito copias del expediente de Rogelio, tanto al Ministerio Público como a Delitos Graves, además de un informe del estado procesal de la averiguación, en razón de que ya había transcurrido mucho tiempo.

La respuesta que obtuvo, por parte del titular de Delitos Graves fue que no era posible atender su petición porque no tenía antecedentes de la averiguación; mientras que el responsable de la Agencia del Ministerio Público reiteró que la envió a Delitos Graves.

Derivado de ambas respuestas, el hermano del desaparecido promovió un amparo en octubre del 2021 por omisión a su solicitud y para que se obligara a los dos titulares a entregarle el expediente pero la respuesta a la autoridad federal fue la misma que le dieron a él.

Con base a esa respuesta la autoridad federal resolvió que “no ha lugar a concederle el amparo al quejoso Nicolás Remigio Rojas, debido a que no existe el acto reclamado”.

“Cómo es posible, en el expediente está toda la información con datos confidenciales que yo les proporcioné, eso no puede estar pasando”, reclamó Nicolás enérgicamente.

 

La lucha de Nicolás continúa

En el último año, con el acompañamiento de David Molina, del Colectivo Lupita Rodríguez, Nicolás solicitó una audiencia con la fiscal Sandra Luz Valdovinos Salmerón, sin embargo sólo fueron atendidos por el vicefiscal de investigación, Ramón Celaya Gamboa, a quien el hermano de Rogelio le reclamó que no puede ser posible que después de mucho tiempo le salgan con que se perdió el expediente con toda la información que les proporcionó y de su hermano siga sin tener indicios de su paradero.

Cuartoscuro.

El funcionario, por su parte, se comprometió a instalar una mesa de trabajo para revisar el asunto, cosa que no ha pasado, a pesar de que Celaya Gamboa aseguró que sería “lo más pronto posible”, así como que se contaría con la participación de peritos “para ver cómo se tiene que reiniciar a trabajar”.

Al darle seguimiento al caso de Rogelio, Nicolás se enteró que a pesar de que en la región Centro es donde más se denuncian las desapariciones, los ministerios públicos sólo reciben las denuncias pero no realizan las investigaciones.

Al menos desde 2006, año en que desapareció su hermano, sólo se han consignado con detenidos dos casos pero que “se les cayeron los asuntos al Ministerio Público por falta de pruebas”, por lo que  actualmente no hay un solo sentenciado por desaparición de personas.

 

(djh)