Main logo

El negocio ilegal de la CFE, de Manuel Bartlett, en Guatemala

Denuncian presuntos “tratos bajo el agua” entre personal de la paraestatal y autoridades ejidales para beneficiar a comunidades guatemaltecas a un bajo costo

Por
Escrito en ESTADOS el

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Desde hace meses, la comunidad El Carmen, del departamento de Malacatán, en Guatemala, está sin luz. Desde febrero se registran protestas y bloqueos debido a la falta de energía eléctrica. Sin embargo, la solución no se las dio su gobierno, sino la CFE mexicana y desde el otro lado del río Suchiate.

TAMBIÉN LEE: "Por qué tanto dolor", así son los operativos contra migrantes en Tapachula

Es así que pobladores de la comunidad de Talismán, en Tuxtla Chico, Chiapas, trafican energía eléctrica hacia Guatemala, para lo cual utilizan un cableado que tienden, de manera abierta, sobre el río Suchiate.

De acuerdo con algunos vecinos chiapanecos, que piden el anonimato, en este lucrativo e ilegal negocio participan autoridades ejidales y personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyo director es Manuel Bartlett, mismos que establecieron un sistema de cableado para que desde una vivienda del lado mexicano se suministre energía a viviendas ubicadas en territorio guatemalteco.

En este negocio turbio se utiliza la infraestructura de la CFE para vender ilícitamente la energía eléctrica a particulares, empresas y comercios guatemaltecos, cerca del denominado parque acuático Agua Clara.

Entrevistados por La Silla Rota, algunos vecinos de Talismán denuncian que las verificaciones de la CFE en este caso no existen.

Identifican a “Marciano” como el dueño de la vivienda desde donde se tiende el cableado que cruza el río Suchiate, sobre una de sus bardas, a la vista de todos.


El problema de la falta de energía eléctrica en el vecino país, sobre todo en algunas comunidades fronterizas, se mantiene desde febrero pasado, por lo que han existido desde manifestaciones, bloqueos e intentos de sabotaje a las Subestaciones del Instituto Nacional de Electrificación (INDE) de Guatemala.

NEGOCIO A GRAN ESCALA

Los adeudos de la mayoría de los 124 ayuntamientos de Chiapas o las conexiones “clandestinas” para suministrar energía en la frontera, es decir, de esta entidad a comunidades de Guatemala, son algunas de las fugas o lastres que impiden el crecimiento de la CFE en su infraestructura y, por ende, en una mejor y mayor distribución del servicio eléctrico.

Para Antonino García García, especialista en Ecología y Sustentabilidad por la Universidad Autónoma de Chapingo, con sede en San Cristóbal de Las Casas, el que se trafique energía desde Chiapas a Guatemala no estaría fuera del marco legal, pues se trata de una dinámica cultural-histórica de la frontera entre ambos territorios.

Recuerda que Chiapas era Guatemala, hay acuerdos territoriales y en esos acuerdos se puede ir más allá de la línea fronteriza; por ejemplo, los de Potrerillo, en Frontera Comalapa, son primos, hermanos, cuñados, tíos, entre otros, con los de Jacaltenango, Guatemala, por lo que hablamos de una conexión histórica, cultural y familiar que sí existe en las fronteras

ANTECEDENTE HISTÓRICO

Entre 2006 y 2008, las comisiones Nacional y Estatal del Agua y la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) detectaron que cerca de 40 comunidades chiapanecas, entre los municipios de Motozintla y Frontera Comalapa, se quejaban de que guatemaltecos les había cortado el agua.

Sin embargo, eso ocurrió porque la CILA mexicana se peleó con su homónima de Guatemala, lo que provocó el corte del servicio. En este “estire y afloje”, hubo una demanda de indemnización del gobierno del país “chapín” en contra del mexicano.

Para solucionar la problemática, la Conagua se vio en la necesidad de crear sistemas de agua del lado mexicano. “Pero si ahorita voy a esos municipios donde se crearon estos sistemas, te aseguro que están abandonados por una simple razón: les metieron bombas en esas cañadas y éstas requieren energía, pero eso sale caro, y pues no se paga por lo mismo, lo que provoca que las comunidades de ambos países renegocien el suministro del agua, y todo vuelve a como estaba antes”.

Pero ese tipo de “intercambios” o “convenios”, según oscuros o clandestinos, no solo se registran en el tema hídrico, sino en otros como el educativo, de salud y comercial, “como dije, es una cooperación territorial histórica-cultural porque son hermanos, familiares; y no dudo que los chiapanecos le den hoy energía a Guatemala; ¡claro que sí!”

Al respecto, Héctor Jhon de La O Vega, consultor en energía y tecnología, manifestó que este tipo de acciones serían viables mientras se realicen con medidores del lado de CFE que no sean “diablitos”.

Sería una especie de exportación de bajo volumen y eso nos da idea de la mejora que daría a México convertirse en exportador de la mano de la inversión privada

Sobre los malos manejos que se han registrado en México en torno al tema, recuerda lo que ocurrió con Luz y Fuerza del Pueblo, cuyos trabajadores sí incurrían en irregularidades porque le vendían los “diablitos” a las casas, por lo que ese recurso no entraba a las arcas de la compañía que, como se sabe, era una parte de la CFE.

“Habría que ver que este tipo de acciones no se den en el traslado de energía hacia Guatemala”, consideró el experto, quien aclaró que, de ese modo, se abriría un gran nicho para exportar ese recurso a más lugares centroamericanos y generar más ingresos.

Si ese tipo de “acuerdos” se habrían recrudecido entre México y Guatemala, hipotetizó de La O Vega, sería porque de seguro no hay un abasto eficiente de energía por parte de las compañías locales de Guatemala o, incluso, por los altos costos de sus kilowatts comparados con los de México.

SI EL PUEBLO NO PAGA, SE HACEN “CONVENIOS BAJO EL AGUA”

Si en cualquiera de los municipios de Chiapas es común que se queden sin alumbrado público o, en general, sin los servicios de energía eléctrica y de agua potable, se debe a la morosidad de sus pobladores, pero sobre todo de los gobernantes en turno.

Con base en datos obtenidos, Chiapas le adeuda a la CFE alrededor de 4 mil millones de pesos; Tabasco mantenía una deuda de 18 mmdp y recibió la condonación total por sugerencia del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, originario precisamente de la “tierra del Edén”.

Además, la entidad chiapaneca tiene al menos 83 municipios con altos niveles de pobreza, ubicados sobre todo en las regiones Soconusco, Selva, Meseta Comiteca, Norte y Altos, lo que ha ocasionado que no se nliquiden los adeudos con la CFE.

En ese sentido, Héctor de La O Vega reafirmó que, sin duda, son esos adeudos los que detienen la llegada de la CFE a todo el territorio chiapaneco e, incluso, con más eficiencia.

Los ayuntamientos son muy morosos en pagos y es muy diferente lo que consume la población a lo que consumen las administraciones municipales, y estas últimas, insisto, se están malacostumbrando a no pagar, a dejar esas grandes deudas

En consecuencia, insistió, esa situación imposibilita a la empresa autodenominada “de clase mundial” porque no puede ampliar la capacidad de instalaciones de suministro de energía.

Lo más lamentable y grave es que esos gobiernos municipales reciben el recurso para pagarle a la CFE, es dinero federal, pero lo usan para otra cosa, lo desvían y eso es complicado, grave

BARTLETT, ALFIL PARA TUMBAR A TRANSNACIONALES

El anuncio de que Manuel Bartlett sería el director general de la CFE en nuestro país generó polémica, sobre todo, porque se hablaba de un priista “de hueso colorado”, que era parte del sistema corrupto, lo que contaminaría, se dijo, la efectiva operatividad de esa compañía.

Al respecto, Héctor de La O Vega ve en ese personaje a una pieza política que no tiene injerencia con la operatividad de CFE, misma que –aseguró-- ni necesita de él porque “camina sola”.

“La ventaja de la CFE no depende de su director; así que el director que le pongan vale para un cacahuate”, insistió el investigador, quien comparó a ésta con Pemex, la cual ya está fragmentada o acabada por la forma en cómo la manejaron quienes la tuvieron en sus manos.

Aunque para Antonino García es diferente: Bartlett llegó a ese cargo porque la intención es tumbar a las empresas transnacionales o subsidiarias, como Iberdrola, de la familia española del exsecretario de Gobernación, Camilo Murillo, “es una pieza estratégica que nadie ha entendido, porque Obrador lo puso para acabar con el capital privado invertido ahí desde Carlos Salinas para acá”.

En sí, dijo, se intenta que la CFE sea una empresa del país, y con una dinámica propia. “Por eso lo bloquean o golpean por todos lados”, afirmó.

Mientras tanto, será común observar que, en la franja fronteriza México-Guatemala, las comunidades continúen con el intercambio de “favores”, pese a que éstos presenten un aparente “tufo de corrupción o irregularidad”.

 

rst