Violencia política, 'la norma' que enfrentan funcionarias de Morelos (Video)

Funcionarias han sido limitadas, ignoradas o incluso amenazadas por otros funcionarios de Morelos

ESTRELLA PEDROZA 29/11/2016 00:02 a.m.

Violencia política, la norma que enfrentan funcionarias de Morelos (Video)En rueda de prensa, las funcionarias denunciaron las acciones de violencia política que padecen en el desempeño de sus cargos como síndicas o regidoras

MORELOS (La Silla Rota).- Tras las reformas para garantizar paridad de género se multiplicó el número de mujeres en cargos públicos, pero éstas aseguran que no son respetadas por sus superiores y subalternos.

 

Los logros en equidad de género en temas electorales y políticos en Morelos están opacados por la violencia política que sufren las mujeres que finalmente lograron un lugar en el poder.

 

Así coinciden varias funcionarias y activistas entrevistadas por La Silla Rota quienes refieren que desde que tomaron su cargo, al que llegaron gracias al voto popular con candidaturas que obtuvieron tras una reforma de cuota de género, han sido limitadas, ignoradas o incluso amenazadas por otros funcionarios.

 

El Observatorio Electoral por la Paridad de Género en Morelos ha documentado desde agosto de 2015 que un porcentaje alto de las mujeres que ocupan un lugar en los cabildos municipales ha sufrido violencia política. Algo similar ocurre con diputadas y funcionarias de instancias estatales como el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC) cuya titular Ana Isabel León Trueba ha denunciado abusos.

 

A principios del 2015 un grupo de mujeres de la sociedad civil y algunas políticas, respaldadas por el Impepec, prepararon terreno para la jornada electoral y firmaron un convenio con partidos políticos en el que se comprometieron a respetar la paridad horizontal y vertical para garantizar la participación de las mujeres.

 

Este derecho está considerado en la Ley Electoral, pero sus vacíos legales permitían trucos y negociaciones en los partidos para registrar mujeres en los comicios y una vez obtenido el triunfo removerlas a conveniencia.

 

Flor Desiré León Hernández, integrante del Observatorio por la Paridad de Género, explicó que resultado fue unas elecciones atípicas “se logró aplicar la paridad de género 50 y 50 vertical y horizontal”, es decir titular y suplente del mismo género y espacios intercalados.

 

Las mujeres obtuvieron seis presidencias municipales, 27 sindicaturas y algunas primeras regidurías distribuidas a lo largo de la entidad. Pero en la integración del Congreso no la lograron aplicar el principio de paridad al 10%.

 

También puedes leer:  Ser mujer y funcionaria en Morelos, el blanco de la violencia política

 

“No me convocan a sesiones”

La Sindica Susana Fuentes Rodríguez y la regidora Carolina Bahena Castillo; ambas del municipio de Amacuzac, han sido amenazadas , discriminan, excluidas y les han retirados sus sueldos por órdenes del alcalde de ese municipio, Jorge Miranda Abarca, quien llegó por el Partido Verde y Nueva Alianza.

 

“Me ha quitado a todo el personal a mi cargo, la única juez que existe tiene instrucciones de no pasarme ningún, ni que me dé a conocer ningún asunto, es decir, yo no he podido ejercer ninguna de las facultades que tengo como Sindica”, dijo la Sindica.

 

En Cuernavaca, dos regidoras que fueron parte de la fórmula de Cuauhtémoc Blanco Bravo por el Partido Social Demócrata (PSD), se declararon como munícipes independientes tras sufrir agresiones de sus compañeros.

 

“En mi calidad de regidora he solicitado en infinidad de ocasiones información sobre diferentes temas de interés público; en todos los casos no he recibido una respuesta”, revela, Amelia Fernández Aguilar, hoy regidora independiente.

 

Eugenia del Carmen Guadarrama González, también independiente, dice que a pesar de que en campaña electoral apoyaron al 100% al PSD, el trato al llegar al cargo ha sido denigrante.

 

“En la primera sesión de cabildo nos encontramos con que tenían ya nuestras renuncias. Eso se logró superar, pero el secretario del Ayuntamiento Roberto Yañez siempre nos excluye”, dice.

 

 

Previo a la sesión ordinaria del 19 de mayo, cuando se declararon independientes, les negaron información de un documento que se iba a votar.

“Poco a poco las mujeres que hoy ocupan algún espacio de poder son víctimas en menor o mayor medida de violencia política y de género”, menciona la presidenta del Impepac, Ana Isabel León.

 

“La violencia más fuerte inicia una vez que toman el cargo sobre todo las síndicas por el papel que representan en los cabildos. Los alcaldes las quieren manipular o esperaban tener Sindicas de aparador sin voz ni voto”, destaca Ariadna Urbina Ayala, integrante de colectivo Género 33.

 

En un esfuerzo por articularse y protegerse fue creada la Asociación de Síndicas y Sindicos del Estado de Morelos, que impulsa una lucha para hacer valer los derechos políticos que marca la Ley Orgánica Municipal.

 

Por ahora ha documentado que por lo menos 16 de 27 Sindicas “sufre algún tipo de violencia; desde la más sutil que es limitarlas de recursos económicos, humanos y equipo para laborar; someterlas a un ambiente ríspido y denigrante”, Paola Cruz, Sindica de Cuautla y presidenta de dicha asociación.

 

Ortencia Muñoz Pérez, síndica de Zacualpan de Amilpas, denunció que el alcalde priista Zenon Barreto le retiró sus facultades constitucionales y con el paso de los meses el hostigamiento se agudizó.

 

“No me deja hacer nada. Me había dejado de pagar. Dejó al ayuntamiento sin Juez de Paz, ni asesor jurídico y dio instrucciones a todo el personal del ayuntamiento que se me bloquee todo lo que solicito”, asegura a La Silla Rota.

 

Algunas regidoras son desplazadas de sus funciones para que “los hombres regidores” tomen las riendas en el tema de seguridad.

 

Abril Fernández Quiroz, síndica del municipio de Jojutla, reveló que a pesar de mantener una amistad con el edil Alfonso de Jesús Sotelo, se ha enfrentado a la obstaculización para ejercer cargo y a la fecha solo ha podido ejercer el 40% de sus obligaciones. “Se han dado instrucciones sin que yo me entere; un regidor quiere tomar las riendas en seguridad y organiza reuniones sin que yo participe”, asegura.

 

A principios de noviembre del 2015 en Congreso del Estado se conoció la agresión verbal que Faustino Javier Estrada González, diputado plurinominal del PVEM, emitió en contra de Hortensia Figueroa Peralta, presidenta de la Junta de Coordinación del Congreso de Morelos.

 

“Te voy a romper la madre”, fueron las palabras que pronunció Estrada González, así lo reveló en tribuna el diputado del Partido Humanista, Jesús Escamilla Casarrubias, quien condenó los hechos y precisó que eso ocurrió durante una sesión privada, donde desfilaron tres aspirantes a la Fiscalía General del Estado.

 

“Hemos observado que hay un complot institucional para hacernos caer. En el caso de las síndicas donde hemos pedido apoyo a todas las instancias y no hacen nada ni siquiera el Instituto de la Mujer para el Estado de Morelos”, dice la representante de la Asociación de Síndicas y Síndicos del Estado de Morelos.

 

A pesar de esta violencia, las mujeres entrevistadas por La Silla Rota coincidieron en que ha valido la pena las reformas porque las mujeres fueron consideradas.

 

Recientemente algunos funcionarios, como los ediles de Zacualpan de Amilpas y Amacuzac, enfrentan un proceso jurídico por las agresiones a regidoras y Sindicas de su cabildo. En su caso ha retenido el sueldo de las mujeres que están en el cabildo y les han retirado sus facultades constitucionales por lo que el Tribunal Estatal Electoral de Morelos tiene un expediente en su contra.

 

vva

 


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información