OBRAS

Quedan volando 26 mdp en la remodelación de la Glorieta de Insurgentes

La obra se programó para concluirse en 150 días naturales, alrededor de 5 meses, pero se terminó en 310 días, en 10 meses, y la empresa no fue sancionada
Quedan volando 26 mdp en la remodelación de la Glorieta de InsurgentesLa SFP encontró que la supervisión contratada por el gobierno capitalino fue deficiente y no informó de las omisiones y modificaciones de la empresa

A pesar de que Irkon Holdinds S.A. de C.V. no construyó un “sistema de cruce” y sin autorización modificó los materiales de la obra de rehabilitación de la Glorieta de Insurgentes, el gobierno de la Ciudad de México le pagó en su totalidad el contrato por 124.8 millones de pesos.

La rehabilitación se realizó con recursos del Fondo Metropolitano 2016, por lo que la Secretaría de la Función Pública (SFP) practicó la auditoría CDMX/FONMETRO-AGU/17, y en ella detectó “conceptos de obra pagados sin apego a las especificaciones contratadas” por parte de la Agencia de Gestión Urbana (antes Dirección General de Servicios Urbanos de la Secretaría de Obras y Servicios) por un monto de 26.3 millones de pesos en la Glorieta de Insurgentes, y pidió que se reintegrara esa cantidad a la Tesorería de la Federación.

En el contrato DGSU-LPN-F-1-120-16 por el “mejoramiento urbano del corredor Insurgentes-Glorieta de Insurgentes” se estableció “pérgolas de madera en locales” comerciales, sin embargo, la empresa colocó perfil tubular con terminado aparente en madera.

La SFP encontró que la supervisión contratada por el gobierno capitalino fue deficiente y no informó de las omisiones y modificaciones de la empresa, también señaló retrasos en la obra e incumplimiento a disposiciones federales.

Eduardo San Vicente Navarrete, director de Banquetas y Mobiliario Urbano de la AGU, respondió que desconocía la auditoría de la SFPy sus observaciones, y aseguró que se autorizaron los cambios al catálogo de conceptos de la obra, sin embargo, no exhibió ninguna prueba documental.

Dijo que el “sistema de cruce” se sustituyó por cuatro “cruceros seguros” que le salieron “más baratos”, sin embargo, en el boletín de prensa del 23 de noviembre de 2017 del gobierno capitalino se informó que fueron solamente tres “pasos seguros”, por lo que ni la AGU ni la oficina de prensa del entonces gobierno capitalino coinciden en los trabajos que se realizaron.

Los “pasos seguros” tienen elementos como bolardos y cebras peatonales, los cuales ya estaban en el catálogo de conceptos y en el proyecto original, por lo que se cotizó y se pagó de manera independiente al “sistema de cruce”.

La Silla Rota obtuvo, a través de una solicitud de acceso a la información, el contrato, las facturas, el catálogo de conceptos y el programa de ejecución de los trabajos de la Glorieta de Insurgentes, en los que no se reflejan las modificaciones señaladas por la AGU.

De acuerdo con el oficio SCGCDMX/DGCIDOD/DECIDOD/A/1134/2018 de fecha 7 de noviembre de 2018 de la Contraloría General de la Ciudad de México, persisten 11 de las 14 observaciones realizadas por la Secretaría de la Función Pública a la Agencia de Gestión Urbana, entre ellas “conceptos de obra pagados sin apego a las especificaciones contratadas” por 26.3 millones de pesos.

Las 11 observaciones no solventadas "se encuentran en elaboración de dictamen técnico de auditoría, para ser turnada al área de quejas, denuncias y responsabilidades para el desahogo del procedimiento de responsabilidad administrativa", señaló la Contraloría de la CDMX.

Irkon Holdinds S.A. de C.V. es una empresa de Nicolás Carrancedo Ocejo, también dueño de la inmobiliaria Be Grand, la que pretende construir dos torres de más de 20 niveles en las periferias de Ciudad Universitaria, y la que ya anunció a sus inversionistas que las ventas de ese proyecto iniciaran en 2021.

Esta misma empresa fue inhabilitada en abril de 2017 por la Contraloría de Puebla para ser contratada en nuevas obras por irregularidades en los trabajos de modernización de caminos en Chiconcuautla y Jalpan.

El nombre de Nicolás Carrancedo Ocejo aparece en la investigación internacional de los Bahamas Leaks, uno de los mayores paraísos fiscales.

Contraloría de la CDMX pide aclarar destino de 67.3 mdp

I. EL CONTRATO

El 30 de diciembre de 2016, Ernesto García Garcés, director general de Servicios Urbanos, Enrique Filloy Ramos, director de Mantenimiento de Infraestructura Urbana, y Hugo Enrique Fonseca Morales, apoderado legal de Irkon Holdings S.A. de C.V. firmaron el contrato DGSU-LPN-F-1-120-16 para el “mejoramiento urbano del corredor Insurgentes-Glorieta de Insurgentes” por 124.8 millones de pesos.

Se estableció un plazo de ejecución de 150 días, por lo que los trabajos debieron terminar el 28 de mayo de 2017.

La SFP inició una auditoría a los trabajos de rehabilitación, solicitó la documentación e información relacionada con la aplicación y comprobación de los recursos del Fondo Metropolitano 2016 mediante el oficio CG/CISOBSE/1859/2017 el 9 de agosto de 2017.

En la auditoría CDMX/FONMETRO-AGU/17 la SFP se encontró con trabas y opacidad por parte de la AGU, “debido a la falta de entrega de documentación por parte de la dependencia auditada, se realizó un reiterativo con oficio CG/CISOBSE/SAOA”B”/2022/2017 del 29 de agosto de 2017, en donde al realizar el análisis se constató el faltante de información del expediente unitario y lo referente al aspecto financiero; posteriormente se realizó un segundo reiterativo CG/CISOBSE/SAOA”B”/2063/2017 del 31 de agosto de 2017, sin tener respuesta de las acciones realizadas”.

El 6 de septiembre 2007 se llevó a cabo un acta circunstanciada con motivo del incumplimiento a los requerimientos de información y documentación, “haciendo constar que al haber transcurrido en exceso el plazo establecido para la presentación de la información y al no haber presentado la documentación en su totalidad y/o los motivos para no presentarla, los auditores actuantes no pudieron constatar que los recursos radicados se hayan aplicado, comprobado, registrado y destinado conforme a la normativa aplicable, así como el cumplimiento de objetivos y metas”.

Hasta el 14 de septiembre de 2017, la AGU respondió a la SFP, y “una vez analizada la información entregada, se constata que nuevamente existe faltante de información”.

La SFP concluyó que la AGU “no acreditó cabalmente el cumplimiento de la Ley de Obras Públicas y Servicios relacionados con las Mismas y su Reglamento, y la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y su Reglamento; (…) En el supuesto que la AGU tenga los documentos y que estos no fueron entregados a los auditores, este hecho resulta un incumplimiento a los requerimientos de información solicitados, con fundamento en el artículo 310 del Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria”.

A la pregunta de por qué se contrató a Irkon Holdings S.A. de C.V. si su apoderado legal y accionista, Nicolás Carrancedo Ocejo, tiene al menos una empresa en un paraíso fiscal en Bahamas, Eduardo San Vicente Navarrete, director de Banquetas y Mobiliario Urbano, indicó que “esta obra es una licitación pública nacional, en la cual, sí ha cumplido con todos los requerimientos de la licitación, y por eso la empresa al momento de hacer las evaluaciones resultó la más idónea”.

II. RETRASO DE OBRA

La obra se programó para concluirse en 150 días naturales, alrededor de 5 meses, pero se terminó en 310 días, en 10 meses, y la empresa no fue sancionada por el retraso en la entrega de los trabajos.

Ante los evidentes retrasos se firmó un convenio de diferimiento de plazo y modificación del anexo único DGSU-LPN-F-1-120-16-CMP-1, por lo que los trabajos se extendieron hasta el 28 de junio de 2017.

Los auditores de la SFP y la residencia de obra realizaron una visita de reconocimiento a la Glorieta de Insurgentes el 8 de septiembre 2017, “se observa que a esa fecha aún continúan los trabajos en proceso manifestando un avancé físico del 85% y un avancé financiero del 73%. Asimismo, manifiestan la realización de dos convenios modificatorios por ampliación de tiempo, sin contar con evidencia física del segundo convenio a pesar de los oficios reiterativos de solicitud de documentación”.

Se hizo una segunda visita de inspección física, la residencia entregó el programa de ejecución de los trabajos con los mismos avances del mes anterior, y no mostró el segundo convenio modificatorio.


Debido a que los trabajos aún se encontraban en proceso de ejecución el día de la visita de inspección física el 4 de octubre de 2017, además de que el período de ejecución del convenio modificatorio feneció el 28 de junio de 2017, y no existiendo evidencia de la ampliación de penas convencionales por el atraso considerable, se deberá solicitar el reintegro correspondiente a un importe por $3,164,379.91”, indicó la auditoría.


Se concluye que el personal de la Agencia de Gestión Urbana no sé apego a lo establecido en la normatividad aplicable, al continuar con los trabajos sin haber realizado las actividades conducentes ante tal situación”, se lee en el documento.

La AGU señaló que no solicitó el reintegro a Irkon Holdings S.A. de C.V., ya que se realizaron modificaciones al proyecto, “se hicieron ajustes para transparentar aún más este recurso”, sin embargo, esas modificaciones no fueron presentadas a los auditores de la SFP, y tampoco aparecen en los catálogos de conceptos, términos de referencia y programa de ejecución entregados a La Silla Rota.

III. CAMBIO DE MATERIALES

La falta de supervisión permitió que la empresa colocara materiales distintos a los establecidos en el catálogo de conceptos y pagarlos como los originales.


En visita de inspección física de la obra señalada se procedió a la revisión de una muestra significativa de conceptos susceptibles a medición pagados en las estimaciones números 1 a las 5, en donde se constató que se modificaron los materiales y procedimientos constructivos autorizados en el catálogo de conceptos anexo al contrato en mención, sin que se cuente con las solicitudes por parte de la contratista ni con las autorizaciones de la residencia, generando que se realizará el pago por conceptos con características diferentes a las establecidas en el catálogo original de la obra y en las especificaciones técnicas”, detectó la auditoría.


Explanada de la Glorieta. Concepto 199. Suministro y colocación de cubierta panel glamete de 1.5" de espesor, Cal. 26/28 color blanco, núcleo rígido de espuma de poliuretano estándar (según diseño)”, por este concepto se pagaron 593 mil 491 pesos con 40 centavos sin IVA, y en donde físicamente se constató “el suministro y colocación de policarbonato de 20 mm de espesor”.

Una sustitución similar ocurrió en el “Concepto 293. Pergolas de madera en locales según diseño incluye los materiales la mano de obra y el equipo necesario para su correcta ejecución”, se pagó 1 millón 041 mil 880 pesos con 68 centavos sin IVA, y “se constató físicamente el suministro y colocación de aluminio con terminado aparente de madera”.

En un recorrido de La Silla Rota se constató el perfil tubular color madera. En total, por estos dos conceptos se pagaron 1.8 millones de pesos (con IVA).


El pergolado, se desglosa el concepto y finalmente se descuenta el total de este concepto de madera, y se hace una cuantificación de manera específica por kilos, por piezas y nos da perfectamente la cantidad establecida en este precio de cada concepto. En ningún momento se rebasa el monto del contrato, sin embargo, se efectuaron trabajos adicionales que nos estaban contemplados en el proyecto original como el sistema de drenaje y nos seguimos manteniendo en el mismo precio”, explicó Eduardo San Vicente Navarrete.

La AGU no acreditó ante los auditores estos cambios en los conceptos, y tampoco se reflejan las sustituciones en los documentos que entregó vía transparencia, y el sistema de drenaje mencionado forma parte del proyecto original, ya que se incluyó por ejemplo la construcción de los cárcamos Norte, Sur, Génova y Jalapa.

IV. SISTEMA DE CRUCE

La AGU proyectó un “sistema de cruce” y pagó 24.4 millones de pesos, pero la empresa Irkon Holdings S.A. de C.V. no lo colocó de acuerdo con la auditoría de la SFP.

El equipo de comunicación social de la AGU reconoció que el “sistema de cruce” no se construyó, e indicó que sustituyó por “cuatro cruces seguros”, es decir, “pasos seguros”. Sin embargo, documentos oficiales revelan que los elementos de los “pasos seguros” eran parte del proyecto original y estaban incluidos el catálogo de conceptos, por lo que no habría tal remplazo.

De acuerdo con el programa general de ejecución de los trabajos, calendarización y cuantificación en partidas, el “sistema de cruce” debió comenzar a instalarse en 16 de febrero y concluirse el 1 de abril de 2017, es decir, en 48 días. Se calendarizaron cuatro pagos por 21.1 millones de pesos más IVA.

El “sistema de cruce” peatonal es “a base de señal ellumin tamaño 60 x 60 cm DC 12v señal totalmente iluminada flash 60 veces por minuto o estático sin parpadear switch para activar/desactivar la función de regulación automática atenuación automática (on) de acuerdo con el brillo del entorno exterior poder 400 lux 100% 21 w70-400 Lux 80% 17w, 17-70 Lux 60% 13w 5-18Lux 40% 8w 2-5 Lux 30% 6w panel solar de 20w 12 am baterías libres”.

En la página 33 del catálogo de conceptos también aparece el “sistema de cruce” y se estableció que serían 49 cruces y cada uno tendría un precio unitario de 430 mil 875 pesos con 72 centavos sin IVA cada uno.

En las especificaciones generales y alcances de la obra también aparece el “sistema de cruce” en la página 13.

Según la auditoría, la AGU pagó 12 cruces en la estimación tres (factura IRK 764), 14 en la estimación cuatro (factura IRK 765), y 23 en la estimación cinco (factura IRK 767).

En el recorrido de los auditores “físicamente se constató el suministro y colocación de bolardos, líneas en piso y rampas”, y no encontraron el sistema de cruce a base de señal Ellumin.


La respuesta de la Contraloría General de la Ciudad de México a la solicitud de información de La Silla Rota se aseguró que la observación número 7 de la auditoría CDMX/FONMETRO-AGU/17 no fue solventada.


La Agencia de Gestión Urbana deberá presentar la evidencia documental en copia certificada que acredite el reintegro a la Tesorería de la Federación de los recursos por $26,388,007.54 más las cargas financieras generadas a partir de la fecha de la falta y hasta el momento de efectuar el reintegro correspondiente, toda vez que se realizaron modificaciones a tres conceptos pagados con estimaciones de la 1 a la 5 sin contar con la autorización correspondiente y que carece de soporte documental que los avale y autoriza para proceder a su trámite”, emitió como recomendación correctiva la SFP.

La AGU, en entrevista, aseguró que el sistema de cruce se cambió por “cruces seguros” y que cuentan con la documentación, sin embargo, no se presentó ninguna evidencia documental, y Eduardo San Vicente Navarrete no supo responder la fecha en que se decidió hacer el cambio y cuánto costó cada “cruce seguro”.


El sistema de cruce no cumplía con los requerimientos en cuanto a esta parte de la orografía que se tiene, se tuvo que hacer el cambio y se toma la decisión de hacer un cambio de cruces seguros, se toma toda la consideración para dejar esos cruces perfectamente diseñados para el paso peatonal tomando en consideración todo lo que es la accesibilidad y la movilidad”, señaló Eduardo San Vicente Navarrete.

La oficina de comunicación social de la AGU informó que fueron los cruceros Insurgentes y Liverpool, Chapultepec y Orizaba, Insurgentes y Puebla, y Chapultepec y Monterrey-Florencia, sin embargo, en el boletín de la oficina de prensa del Jefe de Gobierno capitalino de fecha 23 de noviembre de 2017 sólo se reconocen tres cruces seguros, no se indicó nada de Insurgentes y Liverpool como lo señaló la AGU, por lo que ambas dependencias no tienen claro el número de los supuestos cruces seguros instalados.

Los “pasos seguros” se integran con mejoras en banquetas, guarniciones, rampas, bolardos y cebras peatonales, sin embargo, estos elementos están incluidos de manera independiente en el catálogo de conceptos de la Glorieta de Insurgentes y también se pagaron, por lo que no habría tal cambió como señaló la AGU.

Por el suministro y colocación de bolardos con banda de vinil reflejante color blanca se pagaron 572 mil 854 pesos con 88 centavos, por las guarniciones de concreto hidráulico se gastaron 498 mil 410 pesos, por pintado de flechas, símbolo de motocicleta y bicicleta, raya de 10 y 40 cm, triángulo de prioridad de bicicleta se pagó 1 millón 928 mil 027 pesos con 23 centavos, en total se pagaron casi 3 millones de pesos.

Bolardos, guarniciones y cebras peatonales forman parte del proyecto original de la Glorieta de Insurgentes y están en el catálogo de conceptos, y no son producto de la sustitución del “sistema de cruce” por “cruces seguros”.

V. SUPERVISIÓN DEFICIENTE

La SFP encontró deficiencias en la supervisión del residente y que la AGU incumplió con su papel de revisar los expedientes unitarios y la ejecución de la obra.


Al momento de la verificación se detectaron modificaciones a los materiales y procedimientos constructivos autorizados en el catálogo de conceptos anexo al contrato, sin que se cuente con las solicitudes por parte de la contratista, ni con las autorizaciones de la residencia generando que se realizará el pago por conceptos con características diferentes a las establecidas en el catálogo original de la obra y en las especificaciones técnicas en los tres casos señalados” indicó la auditoría.

La supervisión estuvo a cargo de Consultoría y Constructora JJR S.A. de C.V. del 30 de diciembre de 2016 al 2 de junio de 2017 y el monto del contrato fue de 2 millones 534 mil 130 pesos con 81 centavos.


En conclusión, la expresión técnica administrativa y de control de calidad y la residencia de obra no realizaron las actividades que su puesto, perfil y alcance requieren, constatando que no se realizaron las actividades de su catálogo de conceptos”, señaló la SFP.

Así la AGU pagó por una obra, pero la empresa Irkon Holdings S.A. de C.V. y Consultoría y Constructora JJR S.A. de C.V. le entregaron una diferente a la solicitada y pagada.

LEA TAMBIEN


"Se hacen bolas" con las fotomultas en CDMX

Desde su implementación en septiembre de 2015 son un punto de quiebre en CDMX, donde Sheinbaum dio diversas declaraciones que confundieron a los capitalinos

LEA TAMBIEN


Los Velasco Jiménez y las licitaciones “patito” en la CDMX

Crean compañías que simulan rivalizar en concursos públicos, pero todo queda en familia

mlmt






Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información