ESPECIALES LSR

¿Qué pasó con el avión presidencial que usó EPN?

SHCP, Sedena y SCT "se echan la bolita" para dar información sobre erogaciones del avión presidencial; desde diciembre se reveló que el pago para 2019 es de 416 mdp

  • ILSE RODRÍGUEZ
  • 08/02/2019
  • 05:30 hrs
  • Escuchar
¿Qué pasó con el avión presidencial que usó EPN?
. (Cuartoscuro)

Pese a que no se usa, al avión presidencial se le destinan más de 400 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 por concepto de arrendamiento financiero para su adquisición y las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), de Hacienda y Crédito Público (SHCP), de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el extinto Estado mayor Presidencial (EMP) “se echaron la bolita” para saber si se paga o no algún concepto de renta y los gastos diversos que se generan por tener el Dreamliner 787-8 aparcado en el hangar de la empresa Boeing en Los Ángeles, California. EU.


LA SILLA ROTA solicitó información vía Transparencia para saber los costos de mantenimiento, vigilancia, aparcamiento en el hangar y las copias de los contratos del mantenimiento del avión presidencial José María Morelos y Pavón Boeing 787-8 Dreamliner en Los Ángeles, California.

Así se echaron "la bolita"

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que no es competencia de la institución y sugiere dirigirse a la Sedena “la cual cuenta con su propia unidad de transparencia”.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) sugiere acudir a la unidad de transparencia de la Oficina de la Presidencia de la República.

En tanto el Estado Mayor Presidencial contestó que “es del dominio público el Estado Mayor Presidencial ha pasado a formar parte de la estructura de la Secretaría de la Defensa Nacional, siendo este último el sujeto obligado que pudiera contar con la información de su interés”.

FOTOS: Así es el avión presidencial por dentro

La Secretaría de Defensa Nacional respondió que “después de haber consultado el Fideicomiso Público de Administración y pago de equipo militar, no se encontró con la información solicitada”.

Por ello, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) buscar y dar a conocer el convenio suscrito con la empresa Boeing para el resguardo del avión presidencial hasta que éste sea vendido.

"Los ciudadanos entienden que el tema del avión es más que una decisión gubernamental común, es una medida con significado. Los ciudadanos quieren un Gobierno que actúe de manera austera y que sus resultados reflejen el principio de ahorro y austeridad” aseguró el comisionado del INAI, Joel Salas Suárez.

Anteriormente, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que en el proceso de venta contarán con la asesoría de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés).

"Su apoyo será de gran utilidad para dar certeza y garantizar al pueblo mexicano completa transparencia en este proceso. Todo se realizará con estricto apego a derecho", dijo.

AUSTERIDAD EN MEDIO DE “DESPILFARROS”

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido muy enfático en tomar medidas de austeridad. Sin embargo, a pesar de que el avión está “almacenado” en un hangar de EU, el Gobierno federal pagará 416.9 mdp en el año 2019 por arrendamiento financiero a pesar de que la aeronave no se usa, tal como lo publicó La Silla Rota el pasado 17 de diciembre del 2018

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido muy enfático en tomar medidas de austeridad. Sin embargo, a pesar de que el avión está “almacenado” en un hangar de EU, el Gobierno federal pagará 416.9 mdp en el año 2019 por arrendamiento financiero a pesar de que la aeronave no se usa.

Además, la Sedena deberá continuar pagando por los próximos 15 años por el proyecto de inversión 12071320003 partida 56901 iniciado en el Presupuesto de Egresos de la Federación en 2013 para adquirir el Boeing Dreamliner 787-8 por el concepto de “Arrendamiento Financiero” para la adquisición de una aeronave de transporte estratégico para uso presidencial y del Estado Mayor.

La dependencia tiene la obligación contractual de seguir pagando con recursos del erario las mensualidades del arrendamiento financiero a 15 años pactado con el banco Banobras, que fue la institución que aportó los 3 mil 156 millones de pesos que cobró la empresa Boeing por la manufactura del avión y equipos auxiliares.

Habrá "feria" para ofertar 80 aeronaves: AMLO

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda, el costo de la nave fue de 5,213 millones de pesos, de los cuales a la fecha apenas se han pagado 1,622 millones de pesos a febrero del 2019.

El avión pasaría a propiedad de la Sedena una vez que ejerza la opción de compra, que se activa al final del arrendamiento en el año 2027.

ANTECEDENTES Y CARACTERÍSTICAS DEL AVIÓN PRESIDENCIAL

El gobierno mexicano compró el avión en noviembre de 2012, a finales del sexenio de Felipe Calderón, y tuvo un costo de 231 millones de dólares, o 3 mil 119 millones de pesos, por una cobertura que le permitió un tipo de cambio de alrededor de 13.50 pesos. Desde el momento de su compra generó fuertes críticas por su costo tan alto.

Según datos de la empresa Boeing el modelo 787-8 tiene un valor comercial de 239 millones de dólares, valor correspondiente al año 2018.

El Boeing 787-8 reemplazó a la aeronave Boeing 757-200 "Presidente Juárez", que estuvo a servicio del Estado por 28 años y que en la actualidad es considerado como un modelo obsoleto.

La aeronave José María Morelos y Pavón mide 57 metros de longitud y tiene una capacidad máxima de 80 pasajeros y solamente fue utilizado por el ex presidente Enrique Peña Nieto durante dos años y 10 meses en los que realizó 214 viajes en los que se recorrieron más de 600 mil kilómetros. Su último viaje oficial fue el pasado 30 de noviembre, cuando Peña Nieto acudió a la cumbre del G20 que se realizó en Buenos Aires, Argentina.

El avión cuenta con una habitación matrimonial para el descanso del mandatario, y pequeñas camas, baño, sillones con mesas distribuidas a lo largo del pasillo principal, así como con servicio de Internet, comunicación satelital y sistemas antiespionaje.

El presidente Andrés Manuel tomó la decisión de poner en venta el avión presidencial como parte de su política de medida de austeridad y aseguró que dicho avión “no lo tiene ni Obama”.

Según la empresa estadounidense Boeing, el hangar en Los Ángeles, California es el lugar más adecuado para la preservación (y mantenimiento) de la aeronave, que es "patrimonio de todos los mexicanos".

La consultoría Flight Ascend Consultancy estimó que el valor de mercado del avión, a partir de enero de 2019, sería de aproximadamente 81.6 millones de dólares si se vendiera a un operador comercial, 137.1 millones menos que el precio de compra, y de 142.4 millones de dólares si fuera a un comprador privado, 76.3 millones menos.

Hasta ahora se desconoce cuál podría ser el monto que el Gobierno mexicano podría recuperar con la venta del avión.