ESPECIALES LSR

“Nos pidieron 13 mil pesos para darnos el cuerpo de nuestro hijo”

Rubí y su esposo buscaban que las autoridades del hospital les entregaran a su hijo quien murió a los seis días de nacido. La pesadilla de esta joven pareja empezó el pasado 2 de enero

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 09/01/2020
  • 22:00 hrs
  • Escuchar
“Nos pidieron 13 mil pesos para darnos el cuerpo de nuestro hijo”

“No nos dejan sacar a nuestro hijo, acaba de fallecer el día de ayer, se debe una cuenta de más de 13 mil 285 pesos por gastos hospitalarios, por todo el medicamento que se le puso, que si no pagamos esta cuenta no nos lo dejan sacar”, enfatiza Blanca Rubí Gómez González, quien esperaba una respuesta afuera del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga.

Vistiendo chamarra, suéter y un gorro para cubrirse un poco del frío, Rubí y su esposo buscaban que las autoridades del hospital les entregaran a su hijo quien murió a los seis días de nacido. La pesadilla de esta joven pareja empezó el pasado 2 de enero, cuando dio a luz con sólo 31.5 semanas de gestación. Su hijo nació con problemas pulmonares porque aún no estaban maduros al momento de la cesárea.

El bebé recibió atención médica en el hospital durante seis días, pero falleció a las 7:30 de la noche del miércoles. Al dolor de esta pareja por la muerte de su hijo se sumó la preocupación por no contar con los recursos para pagar la cuenta del hospital, que ascendía a más de 13 mil pesos, el problema se volvió más complejo porque les dijeron que no les podían entregar el cuerpo del menor hasta que cubrieran lo que debían. 

Su esposo dijo que ya no tienen más alternativas económicas, ya que ambos están sin trabajo. Recordó que cuando estaban internados “Nos pidieron un medicamento de 12 mil 500 pesos que la verdad pedimos prestado a una persona a réditos, ahora subió la cuenta a casi 15 mil pesos, ya no tenemos para más. Ahorita quieren que paguemos 13 mil pesos más para sacarlo, si no, no nos lo entregan”.

Rubí relató que ya habían tenido el mismo problema cuando a ella la dieron de alta, ya que también tuvieron que pagar 13 mil pesos para que pudiera salir, en un inicio estaba programada para irse a casa el sábado, pero como su esposo se tardó más en conseguir el dinero, se pudo ir hasta el domingo.

“Ya no tenemos nada, vendimos todo lo que teníamos, ya no tenemos nada de dinero para pagar”, expresó la joven, quien está en proceso de recuperación de la cesárea. Con preocupación, añadió que en el área de Patología les dijeron que la cuenta podría aumentar si no sacaban el cuerpo del recién nacido lo más pronto posible.

“La verdad ahorita no tenemos dinero, ya falleció, ya sólo queremos que nos entreguen el cuerpo”, enfatizó su pareja, quien también presenta parálisis facial. En el hospital les habían dicho que a lo mejor podían firmar pagarés para saldar la deuda poco a poco, pero posteriormente la trabajadora social les comentó que no se hace de esa manera. 

Las autoridades del Hospital General intervinieron rápidamente para apoyar a Rubí. Tras dialogar con las trabajadoras de Servicio Social les condonaron la deuda por completo, por lo que ya no tendrán que pagar nada para recibir el cuerpo del menor. Sin embargo, Rubi y su pareja no pudieron llevárselo porque ninguno llevaba su identificación, necesaria para acreditarse como los padres.

De acuerdo con las autoridades del hospital, hubo una confusión y Servicio Social nunca les dijo que tenían que pagar los más de 13 mil pesos para que les entregaran el cuerpo, sino que la primera vez que fueron a pedirlo, tampoco llevaban sus credenciales del INE para que les dieran la hoja de alumbramiento, esa fue la razón por la que no se los dieron. Rubí sostuvo la versión de que sí les habían pedido que pagaran los más de 13 mil pesos para que les dieran el cuerpo de su hijo.

Esta joven destacó que la atención que recibieron en el hospital fue buena; sin embargo, el problema son los montos y que les retuvieron a su bebé. En medio del cambio del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar, ella hace un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador: “Que arreglen todo esto porque familias que como nosotros, que no tenemos dinero, jóvenes, que apenas van empezando, con este tipo de cambios, no van a  poder, no hay forma de cómo hacerle”.

Blanca Rubí Gómez González y su esposo José Alfredo dijeron que interpusieron una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, porque los maltrataron, se violaron sus derechos humanos. “Me trataron como un perro sólo por ser pobre”, dijo José Alfredo.

Informaron que pasadas las 9 de la noche de este jueves les entregaron el cadáver de su bebé, al cual tuvieron que cremar y llevarlo a su casa, pues no cuentan con recursos para más.

La transformación del Sector Salud es uno de los proyectos principales del Presidente. El Instituto de Salud para el Bienestar entró en vigor el pasado 1 de enero y aunque se dijo que habría atención universal y medicamentos gratuitos para los 69 millones de mexicanos que no cuentan con seguridad social, su arranque estuvo lejos de lo esperado.

En la primer semana de este nuevo sistema, las personas que llegaron a  hospitales, se dieron cuenta que no sólo no era gratis la atención, sino que habían subido los costos de hospitalización, análisis, consultas y de prácticamente todos los procedimientos.  

La Secretaría de Salud informó que el Insabi sólo brinda servicios de primer y segundo nivel, por lo que no ampara el gasto de atención de tercer nivel, es decir, la especialidad para padecimientos más graves o denominados catastróficos.

Catalina Jiménez vivió el aumento de cuotas en el Hospital General, su hijo de 19 años llegó el 22 de diciembre por apendicitis, que se complicó con el intestino. “Apenas antes de acabar el año pasé a pagar la hospitalización, fueron como 600 pesos (costaba 97 pesos por día), pero ahorita el costo por día nos los están cobrando en 477 pesos y eso que somos de bajos recursos”.

Detalló que entre estudios, rayos x, hospitalización y otros procedimientos ha gastado alrededor de 15 mil pesos. Cuando le dijo a la trabajadora social si no iba a ser gratuito, le respondió que las tarifas son las que indicó la Secretaría de Hacienda.

Un caso similar es el de Carlos Martínez, quien tiene a su abuelita, de 72 años,  hospitalizada desde el 26 de diciembre por complicaciones asociadas a diabetes. Ella contaba con su póliza del Seguro Popular, pero no se la hicieron válida.

“Hemos estado repelando por lo del Seguro (Popular) y no quieren, (dicen)  que nosotros tenemos que pagar a fuerzas y si no pagamos no la atienden, eso es lo que no está bien. Apenas a mi abuelita le hicieron una hemodiálisis, no teníamos el dinero y la atendieron hasta que pagamos, no es justo”, enfatizó el joven.

A su abuelita le tienen que hacer hemodiálisis cuatro veces a la semana y cada una cuesta 830 pesos, a esto se suma lo que tienen que gastar en medicinas. Carlos dijo tener esperanza en que les van a reembolsar el dinero, aunque no estaba bien enterado de cómo es el proceso.

Autoridades del Hospital General de México informaron que sí se va a realizar el reembolso del dinero a los familiares de los pacientes, sólo tienen  que ir al área de  Trabajo Social en un horario de 8:00 a 14:00 horas y entregar sus facturas originales, recibos expedidos y  copia del INE.

Juan Antonio Ferrer, director del Insabi, afirmó que ya se abrió una línea telefónica para que, en caso de que haya cobros indebidos, se inicie la denuncia correspondiente.

En el noticiario Noticias por la Noche, con Salvador García Soto, el funcionario indicó que se llegó a un acuerdo con la Secretaría de la Función Pública (SFP) para que las llamadas vayan directo a la dependencia y se inicie un procedimiento contra servidores públicos que hagan cobros indebidos.

“Tenemos que saber primero que la modificación a la ley, el artículo 77 BI establece que todas las personas sin seguridad social tienen derecho a recibir de forma gratuita el servicio de salud y medicamentos”, dijo en entrevista.

“Nadie puede cobrar, hay una parte en los institutos nacionales y de especialidades donde tienen cuotas de recuperación, pero también ahí, aunque con base en la ley, en el artículo 54 de la ley y en el reglamento, en el 36, no pueden subir ninguna cuota de recuperación; si en 2019 costaba 80 pesos, se debe cobrar 80 pesos, no debe haber aumentos.

Frenk y Chertorivski: cambio brusco en el sistema generó incertidumbre

Desde agosto del año pasado los ex secretarios de Salud Julio Frenk y Salomón Chertorivski alertaron de los riesgos de eliminar por completo el Seguro Popular y que los recursos existentes no eran suficientes para dar atención y medicamentos gratuitos.

En entrevista, Frenk Mora Frenk, creador del Seguro Popular, destacó que él estudió los sistemas de salud del mundo durante 25 años y que la planeación del gobierno para implementarlo duró al menos dos años, tiempo en el que se hicieron análisis  para implementar el modelo.

“Finalmente, en 2004 se echó a andar (el Seguro Popular) con una gran solidez porque se prepararon las cosas, ahora en esta prisa por destruirlas, simplemente se declaró que se iba a hacer esto, todo mundo advirtió de las consecuencias, no se escuchó, se hizo una aprobación de una ley mal hecha, y se echó a andar de inmediato. 

“No hubo transición, hubo un cambio brusco y qué pasa, pues en primer lugar hay falta de información, la gente no sabe qué está pasando, los propios hospitales no saben lo que está pasando, están subiendo las cuotas porque están en la incertidumbre de si va a haber fondos”, enfatizó.

Salomón Chertorivski también señaló que en los 15 años que llevaba el Seguro Popular se registraron avances, pero ahora con el Insabi "así llegamos al borrón y cuenta nueva. El año inicia con enormes incertidumbres, porque de facto eliminas lo que tenías, creas algo nuevo, pero que todavía no existe en reglas, en manuales de operación y al no poder expresar con precisión cómo va a funcionar todo lo que generas es incertidumbre que afecta inmediatamente a la operación".

"Creo que la palabra que resume es incertidumbre y creo que las autoridades debieran de avocarse en generar certeza para en lo inmediato resolver esto, pero se avizora una crisis en puerta”, alertó.

El exsecretario de Salud también resaltó que para pertenecer al Seguro Popular la gente tenía que afiliarse, pero esto les daba certezas para saber a qué tenían derecho y qué padecimientos estaban cubiertos en el catálogo que existía.

En el ámbito de la política también hay dudas sobre el Insabi, aunque algunos lo defienden y aseguran que las críticas que han surgido forman parte de la resistencia al cambio.

El diputado de Morena Javier Hidalgo dijo que "90% es resistencia al cambio y exagerar situaciones absolutamente naturales de un proceso de transición". Criticó que con la información que ha salido recientemente se ha provocado "una preocupación insana", en la población sin seguridad social.

En el Partido Acción Nacional tienen otra percepción, así lo expresaron la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez y el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba. Al ser cuestionada sobre su opinión respecto al arranque del Insabi, la legisladora dijo que la situación es “muy preocupante, porque no solamente hay un cambio del nombre, sino que además al momento de pretender desaparecer todo el Seguro Popular, pues desaparece la plataforma con beneficiarios y ahora es un caos porque no está garantizada la atención de salud para los que no tienen derechohabiencia”.

Mientras que Ramírez Barba declaró que el Insabi y el Seguro Popular son dos modelos diferentes, ya que el sistema anterior proporcionaba financiamiento por persona, mientras que el actual “no tiene eso, realmente no ampara nada, aunque ellos dicen que ampara todo, es obvio que no lo están haciendo”.

Durante la Mesa de Opinión El Heraldo de México-La Silla Rota, con la conducción de Alfredo González y Jorge Ramos, bajo el tema “Por 13 mil pesos retienen a bebé muerto: la crisis del Insabi”, Miguel Ángel Navarro Quintero, presidente de la Comisión de Salud en el Senado, y legislador de Morena, consideró que es un problema que se tienen que analizar a profundidad.

“Me tocó vivir la descentralización con el presidente Ernesto Zedillo. Me tocó el Seguro Popular con Julio Frenk y la resistencia de muchos gobernadores. Fui delegado del ISSSTE. El sistema está fragmento en lugar de ser una política de Estado sino a un derecho universal”, recordó.

Dijo que el problema está en no haber utilizado aspectos de prevención, se vino encima la transición epidemiológica, pues el cáncer no solo impacta a adultos, la diabetes impacta también a niños.

“El Seguro Popular tuvo muchas bondades, pero también muchos riesgos. Hay 100 mil millones de pesos de deuda de los estados, y 100 mil plazas sin capacidad de financiamiento. ¿Hay mecanismos que de manera inmediata se tienen que echar andar? Que no requieren un mes, ni siquiera 15 días. La Salud tiene que ser un punto que nos una, no que nos divida”, agregó.

Y en su calidad calidad de legislador federal exigió que la información que se le lleve al presidente sea veraz, porque de ninguna manera ser debe dejar a una población con carencias.

El servicio actualmente ni es oportuno, ni es suficiente. Se debe hacer un abordaje tanto de recursos humanos, darle celeridad a los acuerdos con los gobiernos estatales, agregó, para luego pedir un voto de confianza al actual gobierno.

Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, dijo que la decisión de desaparecer el Seguro Popular es uno de esos errores que van a tener grandes consecuencias, pues no se hizo un buen diagnóstico,

“Nuestro presidente tiene una buena intención, pero no fue acompañado de información suficiente. Él para todo nos dice que en todo hay corrupción, que hay que ser honesto. Invitaría a que vayan a Guanajuato para que vean lo que ha venido haciendo en materia de salud. Lo que ocurre ahora es lamentable, porque los errores cuestan. La salud no espera, el cáncer, la diabetes”, agregó.

Y luego planteó un reto al presidente y al doctor Navarro, visitar cualquier hospital al azar y ver las condiciones en que se encuentra.

“Es la anarquía infeliz, el caos. Las personas están siendo afectadas. Que el presidente visite a los hospitales, los malos ahorros están costando vidas de personas. El Insabi prometió universalidad en salud, pero sólo está dando sufrimiento”, dijo.

AJ