ESPECIALES LSR

Mitad del total de muertes por desnutrición, en municipios de la Cruzada

Esta es la primera de tres entregas de la investigación sobre los resultados de La Cruzada contra el Hambre

  • LA SILLA ROTA, MILENIO Y DATA CÍVICA
  • 16/12/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Mitad del total de muertes por desnutrición, en municipios de la Cruzada
#CruzadaDesnutrida

Si la estrategia de la Cruzada contra el Hambre fuera valorada y medida únicamente a través de las muertes por desnutrición, entonces falló.

Implementada desde 2013 en 444 municipios (en su fase inicial, durante el sexenio pasado), tuvo estos resultados:

- Entre 2014 y 2017, en casi cuatro de cada diez municipios de la Cruzada (39%) aumentaron las muertes por desnutrición.

- Entre 2014 y 2017 murieron en México al menos 33,668 personas por desnutrición o alguna enfermedad relacionada. El 47.5% (15,993 personas) falleció en alguno de los municipios donde se aplicó la Cruzada.

El fracaso de la estrategia en este rubro se desprende de cifras y datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Registros de Mortalidad, INEGI) y la Secretaría de Salud (Sistema Nacional de Información en Salud, SINAIS), obtenidos y analizados por este equipo:     

- Entre 2014 y 2017, las muertes por desnutrición y enfermedades asociadas bajaron en 209 municipios donde se aplicó la Cruzada, el 47% del total, pero subieron en 173 alcaldías, el 39%. Quedaron igual en 62 municipios, el 14%.

En síntesis, en el 53% de los municipios las cosas empeoraron, o quedaron igual.

Hace cinco años con diez meses, el presidente Enrique Peña Nieto y su entonces secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, prometieron algo grandioso: erradicar el hambre en México.

La ambición fue tal, que el 21 de enero de 2013 (apenas un mes y veinte días después de que el priista asumiera el poder) ambos fueron a uno de los estados más pobres, Chiapas, y presentaron la Cruzada Nacional del Hambre, para beneficiar primero a 400 municipios, y en una segunda etapa (marzo del 2014) a 612 alcaldías más.

Ahí, en Las Margaritas, aquel Peña Nieto informó aquel lunes que se buscaba beneficiar a 7.4 millones de mexicanos en pobreza extrema. Incluso hubo un decreto: se creó el Sistema Nacional contra el Hambre (Sinhambre).

Al final, lograron sacar de la miseria a 2.4 millones de personas, de acuerdo a las cifras más recientes proporcionados por los responsables de la Cruzada, es decir, al 32.4%, tres de cada diez personas. Casi siete de cada diez mexicanos (67.4%) que habitan en los municipios atendidos por la estrategia, permanecieron en la misma pobreza extrema.

En ese entonces se enumeraron los objetivos. El primero era elocuente:

Eliminar totalmente el hambre mediante la alimentación y nutrición de personas de escasos recursos".

El segundo reflejaba grandes aspiraciones:

Desaparecer la desnutrición entre los niños".


Por tanto, que en México ya nadie muriera de hambre, de desnutrición.

En el decreto se asentó lo mismo. Artículo segundo, sobre los objetivos de la Cruzada:

“I. Cero hambre (sic) a partir de una alimentación y nutrición adecuada de las personas en pobreza multidimensional extrema y carencia de acceso a la alimentación;

“II. Eliminar la desnutrición infantil aguda y mejorar los indicadores de pesos y talla de la niñez.”     

Estos son los datos desglosados, año por año:

1.- Entre 2014 y 2015 le fue mal a prácticamente cuatro de cada diez municipios donde se aplicó ese programa: las muertes por desnutrición subieron en 38% de los municipios, 169 alcaldías. Bajaron en 200 municipios, que representan 45%. En los 75 municipios restantes (17%) permanecieron igual.

2.- Entre 2015 y 2016 las cosas empeoraron: las muertes por desnutrición subieron en 185 municipios, el 42% de los atendidos por la Cruzada, y bajaron en 196 municipios, que representan 44%. En las 63 alcaldías restantes (14%), permanecieron igual.

3.- Entre 2016 y 2017 las muertes por desnutrición bajaron en 204 municipios, el 46%, y subieron en 164, el 37%. En 76 municipios, el 17%, quedaron igual.

Hay algunos otros datos para destacar:           

Solamente en 13 municipios de la Cruzada siempre subieron las muertes por desnutrición. Únicamente en 25 siempre bajaron. Los demás municipios, 396, el 89.1%, tuvieron variaciones continuas: bajaron, subieron, bajaron, subieron.

La estrategia fue inconsistente en prácticamente nueve de cada diez municipios.  

La carencia alimentaria, la gente que no tiene suficientes recursos para comer lo mínimo indispensable, es otro indicador relevante para medir la efectividad de la Cruzada:


1.- Entre 2010 y 2015 (únicos datos disponibles hasta 2020, cuando haya un nuevo censo), la carencia alimenticia bajó en los municipios con Cruzada: pasó de 25.6% a 22.3% de la población afectada, 3.3 puntos menos, de acuerdo con estudios del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En los municipios sin Cruzada descendió de forma muy similar: bajó de 24% a 20.9% de la población, 3.1 puntos menos.

El descenso fue idéntico (tres puntos) tanto en municipios atendidos por la Cruzada como en municipios sin este programa.

No incidió la Cruzada para generar un descenso mayor.

2.- Entre 2010 y 2015, en 138 municipios de la Cruzada (31%) aumentó el porcentaje de la población con carencia alimenticia. Bajó en 304 (68%). Y permaneció igual en dos (1%).

La carencia alimenticia subió o quedó igual en tres de cada diez municipios de la Cruzada.  

¿Qué dicen otras cifras?


1.- Que la mayoría de los muertos eran ancianos. El perfil de la mayoría de las personas que murieron por desnutrición (2014-2017) en los municipios de la Cruzada es de ancianos (77.8%).

2.- Que la mayoría de la gente muerta carecía de educación académica. Del total de las muertes en municipios con Cruzada (15,993 personas) 39% no tenía escolaridad. Y 24% adicional, solo tenía preescolar. Gente marginada. 

3.- Que más de 300 niños perecieron. Otro sector vulnerable afectado por muertes por desnutrición es el de los niños menores de 12 años (311), que representó 2% del total.

4.- Que la gente que murió tenía hambre. El 84.3% de quienes murieron (2014-2017) en los municipios con Cruzada fue por desnutrición proteico calórica. Traducido en lenguaje común: gente sin las suficientes proteínas y calorías en su cuerpo.

Por diabetes mellitus asociada con desnutrición, el 7.8%. Anemia por deficiencia de proteínas, 4.3%.

El 1% de esas personas (160) fallecieron por "marasmo nutricional". Eso es como la hambruna hoy en día en Yemen, África.

En este reportaje, que consta de tres entregas, participaron  Paris Alejandro Salazar, Alondra Olivera, Margena de la O, Axel Chávez, Eduardo de la Rosa y Sandra Romandía (La Silla Rota). Carolina Torreblanca (Data Cívica); Rafael López Méndez, Vanessa Job, Rafael Montes y  Melissa Del Pozo y Juan Pablo Becerra-Acosta M. (MILENIO)

Lea mañana: "La Cruzada desviada, las irregularidades en los recursos de la Cruzada contra el Hambre"…

NOTAS DE LA COBERTURA:

fmma