SEGURIDAD

Las investigaciones que llevaron a las capturas de "El Betito" y "El Pistache"

Un mensaje de WhatsApp alertó a la PF, que trabajaba con la SSP-CDMX para ubicar a los cabecillas de La Unión
Las investigaciones que llevaron a las capturas de "El Betito" y "El Pistache""El Betito" y "El Pistache" tenían noviazgos con dos hermanas ya identificadas

Cuando José Alberto Maldonado López "El Betito", líder del grupo criminal La Unión, fue detenido junto con su hermano en el Pedregal, el 8 de agosto pasado, un mensaje de WhatsApp apareció en la pantalla de su teléfono.


Manito, estamos muy contentos porque ya encontramos depa ¡nos vamos a mudar!", se leía en la notificación.

Se trataba de la novia de David García Ramírez "El Pistache" y cuñada de "El Betito", pues éste tenía una relación con su hermana.

Ese mensaje alertó al área de Inteligencia de la Policía Federal, que trabajaba conjuntamente con la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP-CDMX) para ubicar a los cabecillas de La Unión.

Las indagatorias revelaron que el vínculo entre "El Betito" y "El Pistache" iba más allá de La Unión: ambos tenían noviazgos con dos hermanas ya identificadas, pero cuyos nombres se omiten por no tener delitos acreditados.

A través de ellas se detectó a "El Pistache" en varios domicilios. Se le siguió y fotografió con ella, su hija y Mario S., en el Centro Santa Fe, los días 3, 14, 15 y 20 de octubre.

Allí gastó unos 120 mil pesos en ropa. Lucía tranquilo, llevaba gafas, playera negra con estampado rojo, pantalón de mezclilla ajustado y tenis.

Se retiró en un Jetta blanco, propiedad de Mario S., acusado de homicidio doloso en 2008, según la averiguación FIZP/IZP-1/T2/096/08-01. Los otros días fue al centro comercial en una camioneta Tiguan 2018.

Nueve días antes de su captura, "El Pistache" fue captado nuevamente en Paseo Arcos Bosques junto con su pareja. Se fueron en una camioneta Mercedes Benz blanca.

Sus compras fueron registradas, analizadas, lo mismo que sus cuentas bancarias, las cuales conectaban con una de "El Betito", la cual fue abierta con su nombre real, pero con una dirección falsa.

Su saldo hasta días antes de su arresto era de un millón 480 mil 310 pesos, consta en el informe de la Policía Federal entregado a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), del que La Silla Rota posee copia.

Cada que se hacía un retiro en un cajero, una compra o el pago de algún servicio, las autoridades federales lo agregaban a su bitácora, y después de un tiempo dedujeron la zona donde se escondía "El Betito" y su hermano José Arturo.

"El Betito" regresará a la CDMX en máximo 24 horas

Una decena de vehículos fueron anotados, investigados. Entre éstos intercambiaban sus matrículas, no tenían reporte de robo y estaban a nombre de otras personas.

Lo mismo ocurrió con "El Pistache", el cual dormía en numerosas casas y apartamentos, entre ellos uno de la Colonia Primavera Oficial, en Tlalpan, otro en Héroes de Padierna, misma alcaldía; uno más en Los Alpes, Álvaro Obregón, en Camino a Santa Teresa, Magdalena Contreras; City Towers, Coyoacán y el recién rentado en Santa Fe.

El domicilio que usaba para todos sus trámites era el de la Colonia Santa María la Ribera, donde se crio y aún vivía su madre.

Cuando "El Betito" fue detenido, las operaciones de La Unión quedaron a cargo de "El Pistache", pero un error de sus cómplices quitó el velo sobre los apartamentos que usaban para almacenar droga, armas, dinero e incluso asesinar rivales.

LOS FALSOS COLOMBIANOS

Días antes del arresto de "El Pistache", personal de Inteligencia de la Policía capitalina y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), de la Procuraduría General de la República (PGR), dieron un golpe de suerte.

Un hombre lesionado por disparo de arma de fuego convalecía en un hospital y su relato fue clave para localizar las casas de seguridad que La Unión tenía en la Colonia Narvarte.

Según lo que relató a los agentes, horas antes había sido secuestrado junto con un amigo en la Condesa.

Habían estado en un antro con la intención de vender droga y el gerente les había dado luz verde. Sin embargo, fueron detectados por dealers de "El Pistache", quien ordenó secuestrarlos.

Las víctimas se presentaban como colombianos, pero en realidad eran mexicanos y miembros del Cártel de Sinaloa.

Estos datos fueron proporcionados por la Drug Enforcement Administration (DEA) a la SSP y AIC. El falso colombiano herido en el hospital había estado recientemente en varios países, entre ellos República Dominicana.

Él y su acompañante fueron llevados a un apartamento en la calle Pitágoras, en la Narvarte. Allí fueron torturados, pero el que estaba en el nosocomio logró escapar.

Presentaba múltiples golpes, quemaduras y un balazo en el pecho; aun así, pudo ser interrogado y días más tarde fue dado de alta.

No había orden de arresto en su contra, por lo cual abandonó el hospital y jamás denunció. A cambio de no ser molestado, precisó el domicilio donde había estado.

Los agentes federales supieron que no solo el de Pitágoras, sino que otros dos de la Narvarte fueron habilitados como casas de seguridad.

Donde estuvo cautivo el falso colombiano estaba ya vacío para cuando fue cateado. No obstante, seguía la silla con ataduras de plástico donde permaneció por horas; había rastros de sangre, cabellos y algunos muebles.

Las pesquisas contra "El Pistache" se cerraron en Santa Fe y la Narvarte, donde el 29 de octubre se llevaron a cabo operativos simultáneos para desmantelar a esta célula de La Unión.

"El Pistache" fue arrestado junto con su brazo derecho, "El Tiger", mientras en dos inmuebles de la Narvarte se consumaron más arrestos, el decomiso de armas de fuego y dinero.

LA AIC Y LA MOLESTIA DE RAYMUNDO COLLINS

El día previo a la captura de "El Pistache", agentes de la SSP lo rodearon en un restaurante al poniente de CDMX.

Iba a ser un operativo conjunto con la AIC, pero al final se decidió que tenían información suficiente como para atraparlo con más cómplices, armas y droga.

Se pactó para el día siguiente en Santa Fe y la Narvarte. Fuentes que participaron en el operativo externaron que Raymundo Collins, titular de la SSP-CDMX instruyó trabajar conjuntamente con Policía Federal y PGR, no así con la Procuraduría capitalina (PGJ-CDMX).

Durante meses hubo intercambio de información. La SSP capturó a Víctor Alor, tercero en la estructura por debajo de "El Betito" y "El Pistache", lo que abrió líneas de investigación importantes compartidas con la PGR.

Sin embargo, la AIC se adelantó a la Policía local y consumó los arrestos el 29 de octubre.

Collins, revelaron las fuentes, enfureció, pero decidió no recriminar a sus homólogos federales.

A su vez, la AIC asumió que la SSP estaba al tanto, pues estaban coordinándose con el C5, pero no fue así.

Veinte agentes de élite de la SSP, que apoyarían a la AIC, así como otros más que instalarían un perímetro de seguridad en torno a los domicilios donde estaban los objetivos se quedaron esperando órdenes.

En su audiencia de control de detención, "El Pistache" afirmó que los agentes federales tomaron su teléfono celular y extrajeron sus datos utilizando un aparato, esto con el fin de que el Juez de Control calificara de no legal la detención.

Sin embargo, el juez la calificó de legal y abrió el proceso penal. La SEIDO reunió pruebas suficientes contra "El Pistache", quien ya había salido absuelto en 2017 luego de ser enjuiciado por homicidio.

LEA TAMBIEN


CDMX en "alerta roja" por "El Betito" y otras 4 notas relevantes

Lo último sobre el megacorte de agua; qué pasa con la caravana migrante; irregularidades de la SCT según la ASF y más

LEA TAMBIEN


Juez pide al Ejército arrestar a titular de penales, por no trasladar a "El Betito"

Cuatro funcionarios más fueron advertidos, y se les dio un plazo de 24 horas para que regresen a "El Betito" al Reclusorio Oriente

mlmt






Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información