ESPECIALES LSR

El grupo criminal ‘Los Ardillos’ impone el terror en Guerrero

Tras las diferentes escisiones del cártel de los Beltrán Leyva, en Guerrero surgió el grupo ‘Los Ardillos’ en los municipios Tixtla y en Quechultenango; lo vinculan con políticos perredistas

  • 16/10/2014
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El grupo criminal ‘Los Ardillos’ impone el terror en Guerrero
La disputa por el control de Chilapa es abierta entre ‘Los Rojos’ y ‘Los Ardillos’, ya que ese municipio conecta la región Centro con la Montaña de Guerrero

 

GUERRERO.- La Procuraduría de Justicia de Guerrero reconoce a Los Ardillos como un grupo delictivo que opera en la zona de la Montaña y el centro de Guerrero. Esta organización criminal estaba liderada por Celso Ortega La Ardilla, padre de Bernardo Ortega Jiménez, actual diputado local por el PRD y presidente del Congreso Estatal.

 

Tras las diferentes escisiones del cártel de Los Beltrán Leyva en Guerrero surgió el grupo Los Ardillos en los municipios Tixtla y en Quechultenango, en este último municipio Bernardo Ortega Jiménez fue alcalde de 2002 a 2005.

 

‘LA ARDILLA’

 

Celso Ortega Rosas, La Ardilla, padre de Bernardo Ortega Jiménez, se ostentaba como ganadero y agricultor en Tlanicuilulco, donde formó una banda de secuestradores y extorsionadores que operaba con impunidad en el municipio.

 

Vecinos que pidieron el anonimato por temor a represalias señalaron que nadie podía oponérsele a Celso Ortega, que impuso su ley por más de 20 años en Tlanicuilulco, en el municipio de Quechultenango.

 

Celso Ortega Rosas, La Ardilla, fue detenido en diciembre de 2008, junto al ex policía municipal de Quechultenango, Ubaldo Nava, en el poblado de Tlanicuilulco; fueron acusados del secuestro y homicidio de dos agentes federales en 2007.

 

En enero de 2009, la entonces Secretaría de Seguridad Pública Federal señaló que la forma de operar Celso Ortega y de Los Ardillos consistía en “en usar la fuerza y amenazas de muerte a sus víctimas para que abandonaran sus propiedades, dándoles un ultimátum de 24 horas para que salieran del inmueble y de la localidad y una vez que las víctimas se iban, los delincuentes los ocupaban”.

 

No sólo habitantes de Tlanicuililco, sino de sus alrededores también tuvieron que abandonar sus propiedades ante la amenaza de que serían asesinados por Los Ardillos si no las dejaban vacías.

 

Celso Ortega fue liberado. El 26 de enero de 2006 fue asesinado afuera de su domicilio en Tlanicuilulco por un comando a bordo de una camioneta.

 

En el canal de videos de YouTube circula el corrido de Celso Ortega, lo interpreta el Grupo Torbellino: “agricultor ganadero, buenos toros de reparo, el rancho de Las Ardillas, mucho dinero le ha dado, y las flores más hermosas, en su troca ha paseado”.

 

LOS ARDILLOS

 

El cártel de Los Ardillos está afincado en los municipios de Tixtla y en Quechultenango. Este grupo delictivo ha protagonizado enfrentamientos con Los Rojos para intentar controlar el municipio de Chilapa.

 

La madrugada del 2 de julio de 2008 un grupo armado irrumpió en el Tlanicuilulco municipio de Quechultenango para presuntamente atacar a la familia Ortega Jiménez, el saldo fue de tres muertos, entre ellos una mujer, Olga Alarcón León, esposa de un miembro de la familia Ortega, del entonces diputado local del PRD Bernardo Ortega Jiménez.

 

Los integrantes de la familia Ortega ya habían sido atacados en varias ocasiones, Antonio Jiménez, hermano de Bernardo, fue agredido por un comando en Chilpancingo, en el atentado murió de un tiro en la cabeza un sobrino del legislador de tan sólo siete años.

 

Los Ardillos elaboran y venden droga en Tixtla y en Quechultenango, además extorsionan y secuestran a choferes del transporte público. También cobran derecho de piso a comercios y controlan la  piratería.

 

La disputa por el control de Chilapa es abierta entre Los Rojos y Los Ardillos, ya que ese municipio conecta la región Centro con la Montaña de Guerrero.

 

En agosto de 2014 circuló un video en YouTube donde unos 20 sicarios de Los Rojos exhiben a tres jóvenes levantados y que se identifican como transportistas del poblado de Ayahualulco, acusado de ser parte de los halcones de Los Ardillos en Chilapa.

 

Uno de los retenidos de nombre Alejandro Moreno Agripino, conductor de la ruta Ayahualulco–Chilapa señala: “mi función era pasar información al grupo delictivo denominado ‘Los Ardillos’, dirigido por el hermano del diputado del PRD, Bernardo Ortega”.

 

Otro de los choferes de la misma ruta, Edilberto Vázquez Marqueño, llamó a Los Ardillos para que liberen al hijo del ex regidor priísta de Chilapa, Francisco Benítez y un grupo de taxistas, levantados el 9 de julio cuando irrumpieron en la cabecera de Chilapa:

 

“Queremos que los liberen y los dejen en La Glorieta o en la casa de ‘El Pollo’ porque sabemos que los tienen en Ayahualulco. Cuando ellos sean liberados que se comuniquen con ‘Los Rojos’ para que nosotros también seamos liberados y si alguna persona regresa sin vida nosotros seremos decapitados y si quieren guerra, guerra tendrán”.

 

El jefe de la plaza de Chilapa al servicio de Los Rojos, es identificado sólo como Zenén Nava Sánchez El Chaparro, quien burló en marzo de 2014 un operativo de la Policía Federal, pero detuvieron a una de sus operadoras, Lizbeth Cantorán Guerrero, La Güera Sicaria, encargada del cobro de cuotas, secuestros, robos y extorsiones en Chilapa.

 

Las autoridades federales ubicaron a La Güera Sicaria como sobrina del diputado local del PRD Miguel Cantorán Gática.

 

Los Ardillos, presuntamente son dirigidos por familiares del presidente del Congreso estatal, el diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez.

 

El legislador guerrerense pidió en agosto de 2014 a los gobiernos estatal y federal que se investiguen a sus hermanos para alejar las dudas de sus presuntos vínculos con Los Ardillos. Sin embargo, no se ha iniciado una investigación al respecto.

 

EL HIJO

 

Bernado Ortega Jiménez es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma del estado de Guerrero de la generación 87-92, comenzó su carrera política como Jefe del Departamento Jurídico del INVISUR.

 

Su trayectoria despuntó en tres años, en 1999 fue asesor jurídico del municipio de Quechultenango y 2002 ganó la presidencia municipal. En 2005 se convirtió en diputado local por el Distrito II.

 

Es miembro de la corriente Nueva Izquierda del PRD. En 2011 laboró como asesor jurídico de la Secretaría de Salud y en 2012 obtuvo otro escaño como diputado local, logró los votos necesarios para alcanzar la coordinación del grupo parlamentario y actualmente es el presidente del Congreso Estatal.

 

El suplente de Bernardo Ortega Jiménez es Max Aníbal Hernández Ramos, quien fue director de Desarrollo Social y director de los Servicios Municipales de Agua Potable y Alcantarillado del municipio de Tixtla. Hernández Ramos está casado con regidora del PRD en Tixtla, Erika Alcaraz Sosa.