ESPECIALES LSR

En Tabasco, al usuario se le olvidó pagar la luz

Se resisten tabasqueños a terminar resistencia civil contra CFE, que inició AMLO en 1995; el adeudo equivale a casi cuatro veces lo que se obtendría del avión presidencial

  • ROBERTO BARBOZA/CORRESPONSAL
  • 06/02/2020
  • 20:55 hrs
  • Escuchar
En Tabasco, al usuario se le olvidó pagar la luz
Se resisten tabasqueños a terminar resistencia civil contra CFE, que inició AMLO en 1995; el adeudo equivale a casi cuatro veces lo que se obtendría del avión presidencial

VILLAHERMOSA (La Silla Rota).- Hace 25 años, el presidente Andrés Manuel López Obrador, llamó a la resistencia civil contra la Comisión Federal de Electricidad, debido a los "altos" costos de la luz y por un presunto fraude electoral. Hoy, alrededor de 400 mil tabasqueños rechazan acatar el llamado de su paisano de hacer un "borrón y cuenta nueva" y han decidido continuar en huelga de pagos contra la CFE.

Lee también: Estos 13 tabasqueños, cercanos a AMLO, lo acompañan en la 4T

Las autoridades aducen que esa postura es porque la "cultura del no pago" se arraigó entre los tabasqueños. Sin embargo, los consumidores consideran que fueron engañados al incumplirse la promesa de aplicar una tarifa preferencial baja, toda vez que los recibos de luz registran cobros mayores de los que habitualmente les llegaba.

El 19 de mayo de 2019, a petición del Presidente, se instrumentó "Adiós a tu deuda", programa que daría "borrón y cuenta nueva", así como tarifa preferencial 1F, a cambio de terminar con la "resistencia civil".

Durante más de dos décadas sumaron 500 mil tabasqueños morosos, un 70 por ciento del total de usuarios de CFE, lo que acumuló una deuda global de casi 11 mil millones de pesos. El adeudo es el equivalente a casi cuatro veces de lo que se obtendría del avión presidencial, como propone AMLO.

Este es el tercer programa, por tercer sexenio consecutivo, que se implementa para tratar de acabar con este problema sociopolítico que se inició en 1995, cuando López Obrador propuso votar, a mano alzada, la resistencia civil.

Ese movimiento comenzó cuando el entonces líder opositor y excandidato del PRD a la gubernatura y hoy Presidente de México decidió encabezar esa protesta por el presunto fraude electoral de que fue objeto, pues sus reclamos legales y bloqueos no habían prosperado contra Madrazo Pintado. También por los altos costos por el servicio de luz.

En principio, el año pasado miles de usuarios acudieron a oficinas y módulos instalados por CFE para regularizarse y firmar nuevos contratos que eliminarían los adeudos para iniciar de cero por el consumo del servicio otorgado por la Empresa Productiva del Estado.

De los casi 500 mil usuarios en "resistencia civil", apenas 176 mil aceptaron firmar el Programa "Adiós a tu deuda", pero de ellos un 30 por ciento ha vuelto a la morosidad al constatar que CFE elevó el cobro del suministro de energía, comparado con los recibos expedidos antes de ese convenio.

Actualmente, los más de 20 módulos instalados y atendidos por personal la CFE, especialmente en la Nave 1 del Parque Tabasco -recinto de la Feria Estatal-, lucen vacíos. "Un día solo vinieron 20 personas", relata el policía de la SSPCT, asignado a la vigilancia del lugar.

Cultura del no pago

Para José Antonio de la Vega Asmitia, secretario de Energía del estado y responsable de vigilar el cumplimiento del acuerdo con CFE, "no está mal" esa cifra de tabasqueños que aceptaron el convenio "Adiós a tu deuda", pues "sabíamos desde el inicio que no iba a ser fácil".

"Nadie pensó nunca —argumenta el funcionario—, ni CFE, ni el gobernador Adán Augusto López, ni nosotros, de que en seis meses íbamos a meter a todo mundo a que pagara su adeudo de luz y de que se solucionara un problema que llegó a ser una actitud de cultura de no pago".

De la Vega Asmitia, también uno de los funcionarios cercanos en el pasado sexenio del perredista Arturo Nuñez, pidió a los deudores a aprovechar la oportunidad de firmar el convenio con CFE, tienen hasta mayo, y eliminar el adeudo histórico, pues de lo contrario tampoco se beneficiarán con la Tarifa 1F, supuestamente la más baja.

Inicialmente era hasta noviembre pasado cuando vencía el plazo para firmar el convenio para "beneficiarse" con el borrón y cuenta nueva, así como contar con la tarifa preferencial, sin embargo, ante la poca respuesta de la población, se decidió ampliar el lapso para acudir a los módulos de CFE.

Durante sus tres campañas a la presidencia de la República, López Obrador pregonó la moratoria contra la CFE, y siempre prometió que de ganar la elección bajaría las tarifas de luz y aplicaría "borrón y cuenta nueva" al adeudo histórico.

En una visita a su entidad natal, el año pasado, ya como presidente conminó a terminar con el movimiento de protesta que él organizó contra la CFE, y que incluso creó una "Comisión de Electricidad" para reconectar la luz a los deudores cuando les suspendieran el fluido por no pagar sus recibos.

"Hago un llamado a mis paisanos -exhortó – para que se inicie una etapa nueva. Ya se cumplió con el compromiso que se tenía y ahora hay que pagar porque la Comisión Federal de Electricidad es una empresa del sector público, es una empresa del pueblo y necesita recursos para seguir prestando el servicio".

López Obrador justificó que ahora si hay que cumplir con el pago de luz, pues "ya no es como antes de que se robaban el dinero los gobernantes, ya no hay corrupción, de modo que todos a portarnos bien".

Pero, los deudores afirman que el programa "Adiós a tu deuda", resultó una burla, pues ahora los recibos de luz vienen con cobros impagables, ya que se les factura cantidades tres o más veces mayores a lo que antes les enviaba CFE, en la época en que no pagaban.

Ahora la población sigue en la disyuntiva de "o pagan a CFE o come su familia". El mismo argumento exponía López Obrador, cuando arengaba a continuar la huelga de pagos, recuerda Lorena Bourregard de los Santos, presidenta estatal de la Fundación Colosio, del PRI, cuyo partido ahora junto con el PRD, encabezan la defensa de los deudores contra la Comisión Federal de Electricidad.

Con "Adiós a tu deuda", es el tercer sexenio consecutivo que se implementa un programa oficial para acabar con el problema con CFE y que también podría fracasar.

En 2007, en el sexenio del presidente panista Felipe Calderón, el entonces gobernador priista Andrés Granier Melo y la CFE signaron el convenio "Acuerdo Por Tabasco", cuando el adeudo acumulado era de tres mil 100 millones de pesos. Pero resultó también un fracaso, pues el PRD, donde aún militaba López Obrador pidió a la población rechazar ese acuerdo oficial.

En 2015, con el presidente priista Enrique Peña Nieto, el gobernador perredista Arturo Núñez Jiménez y la CFE, acordaron el programa "De la mano por Tabasco", igual con el propósito de terminar con la morosidad, pero ahora ya en Morena, fue rechazado por el ahora presidente de México, igual con el argumento de que no incluía el "borrón y cuenta nueva" y tarifa preferencial.

Hasta el 2019, debían a CFE 490 mil 991 usuarios de tarifa doméstica, pero en este programa no se incluyó beneficiar a los 35 mil 721 negocios en resistencia civil, ni 27 usuarios con tarifa agrícola; tampoco a dos mil 55 prestadores de Servicios, y 307 usuarios de tarifa industrial media.

Tanto en el convenio "Acuerdo por Tabasco", y "De la mano por Tabasco", los gobernadores se comprometieron, del presupuesto estatal, a aportar la mitad del adeudo de los consumidores tabasqueños. Sin embargo, Granier y Núñez tampoco cumplieron y le quedaron a deber a la CFE.

En esta ocasión, con el programa "Adiós a tu deuda", se estableció que si los usuarios tabasqueños no firman su nuevo contrato para empezar a pagar sus recibos, automáticamente la Empresa Productiva del Estado, a través de la SHCP, se cobrará de las participaciones federales que le corresponden a Tabasco.

Para la presidenta de la Fundación Colosio, existen omisiones legales en el convenio "Adiós a tu deuda", pues no se presentó ante el el Congreso local para la aprobación de que se hayan comprometido las participaciones federales del estado para pagar a la CFE, lo que no firmen los deudores al concluir el plazo, el próximo mes de mayo. 

Gobernador cobrador de CFE

En diciembre pasado, como presidente del CDE del PRI, Pedro Gutiérrez Gutiérrez, encabezó mítines con deudores de luz y colocó espectaculares en la zona indígena Chontal, de Tamulté de las Sabanas, para advertir que esa etnia, se mantenía en resistencia civil.

La población expresaba su molestia porque después de firmar el contrato les llegaron los recibos al triple de lo que les llegó en el primer recibo que pagaron,

El líder priísta, quien terminó su cargo la segunda semana de enero, dijo que estaban inconformes en la zona indígena "que fue la que siempre acompañó al padre de la resistencia civil Andrés Manuel López Obrador, en sus éxodos y movilizaciones para que llegara al poder, hoy no sólo los tiene en el olvido total, sino que les han quitado los principales programas sociales que tenían". 

Los indígenas, a mano alzada, "autorizaron" al presidente del CDE a decirle al gobernador que no pagarán hasta que tengan empleo y les reactiven los programas sociales que habían conquistado. "El PRI les ha dicho que se la juega con los indígenas hasta las últimas consecuencias".

 Acusó al gobernador Adán Augusto López Hernández de convertirse en el cobrador más importante de la CFE porque si los 500 mil usuarios que están en resistencia civil no firman el contrato de "Adiós a tu Deuda" el gobierno está obligado a pagar esa deuda, como lo establece una de las cláusulas.

"Como respuesta, los tabasqueños le han revirado que no pagarán porque no hay dinero y que cumpla su palabra de darle a Tabasco luz barata tal como lo dijo hasta el cansancio cuando andaba en campaña pidiendo el voto a sus paisanos. Los tabasqueños ya cumplieron votando por él, pero él no ha cumplido, por eso los indígenas dicen que el presidente salió puque", manifestó el presidente del CDE del PRI, en la ranchería Estancia, en Tamulté de las Sabanas.

Según Gutiérrez Gutiérrez, quien en 1995 participó en la defensa de Madrazo Pintado y atacó a simpatizantes de López Obrador que participaban en protestas postelectorales, otro factor que influye en que los tabasqueños no paguen la luz, es por la grave recesión económica en que vive Tabasco.

Cerca de 400 mil deudores no tienen dinero para pagar. Están en la disyuntiva de o comen o pagan la luz. De los dos millones 400 mil habitantes, un millón 300 mil vive en pobreza y 350 mil vive en pobreza extrema, es decir no tienen para comprar los alimentos básicos para su familia. Si a esto le suman que Tabasco es la entidad con mayor desempleo del país se conjuga pobreza y desempleo como una causa irrefutable para no pagar la luz.

Tabasco sigue aportando a la Federación miles de millones de pesos anuales por la producción petrolera y "al estado solo se le retribuyen migajas, y cuando se pensaba que con un presidente de la república tabasqueño nos iría mejor, resulta que estamos mucho peor que antes".