ESPECIALES LSR

“El Chapo”: un imperio criminal basado en la traición

Guzmán Loera construyó su imperio criminal a base de traiciones, una a una, a viejos aliados, quienes terminaron muertos o en prisión.

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 16/07/2019
  • 13:30 hrs
  • Escuchar
“El Chapo”: un imperio criminal basado en la traición
Foto: Cuartoscuro

Durante dos décadas fue considerado el narcotraficante más poderoso y uno de los hombres más buscados del mundo; hoy, Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, está acabado, viviendo el mayor infierno para cualquier capo de la droga: estar encerrado en una prisión estadunidense de máxima seguridad.

Guzmán Loera no volverá a ver la luz del sol.

El Chapo” construyó su imperio criminal a base de traiciones, una a una, a viejos aliados, quienes terminaron muertos o en prisión.

Los Arellano Félix

 

En la década de los ochenta, una gran organización centraba a los grandes capos de la droga del futuro: el Cártel de Guadalajara, liderado por Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes”. Sin embargo, tras su detención, en 1989, los capos se dividieron en varios cárteles independientes.

El Cártel de Tijuana, que centraba su poderío criminal en la familia Arellano Félix, principalmente en los hermanos Ramón y Benjamín. El Cártel de Juárez, liderado por Amado Carrillo, “El Señor de los Cielos”, y su familia, los Carrillo Fuentes. Y el Cártel de Sinaloa, encabezado por “El Chapo”, Ismael “El Mayo” Zambada, y Juan José Esparragoza, “El Azul”.

La vieja alianza, sin embargo, no aseguraba la paz entre estas organizaciones criminales independientes. Tal es el caso de los tijuanenses y los de Sinaloa, quienes años atrás iniciaron pequeñas rencillas que poco a poco se convirtió en una guerra abierta.

La chispa que encendió la pólvora vino de lado de los hermanos Arellano Félix, cuando asesinaron a Armando López, “El Rayo de Sinaloa”, amigo de Joaquín Guzmán Loera y narcotraficante del Cártel de Sinaloa

El Rayo de Sinaloa” había asistido a una fiesta en Tijuana de los Arellano Félix para charlar con Benjamín, a nombre “El Chapo”, al no traer invitación no lo dejaron pasar, provocando un altercado, el cual fue terminado por Ramón que disparó contra el narcotraficante sin mediar una sola palabra. Así comenzó la guerra.

PUEDES LEER: Narcomodelos: la fachada del narco para ocultar su red de prostitución

Innumerables muertos, no solo en Tijuana, dejó el sangriento combate entre ambas organizaciones.

Uno de los pasajes más recordados de esta guerra entre narcos fue la matanza en la discoteca “Christine” en Puerto Vallarta, el 8 de noviembre de 1992. Cerca de 50 individuos armados dispararon más de mil de sus balas en el establecimiento con el fin de asesinar a Francisco Javier, otro de los hermanos, y Ramón Arellano Félix, que se encontraban enfiestados en el lugar.

Los tijuanenses se salvaron al esconderse en el plafón del baño para salir por el ducto del aire acondicionado. Seis personas fueron asesinadas y tres más heridas.

Al año siguiente, el 24 de mayo de 1993, la disputa tomaba otras dimensiones cuando en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara fue asesinado el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. Los autores habrían sido gatilleros de los Arellano Félix, quienes confundieron al religioso con “El Chapo”, que se encontraba en el lugar de los hechos.

TAMBIÉN LEE: Los capos del huachicol: los hombres detrás del robo de combustible

Tras el magnicidio, el Gobierno Federal comenzó una cacería contra Guzmán Loera, quien fue detenido en Guatemala unas semanas después, el 9 de junio de 1993. Desde la cárcel, “El Chapo” aumentó su poderío criminal y preparó su venganza contra los Arellano Félix y al fugarse del penal de Puente Grande, el líder del Cártel de Sinaloa acabó con los hermanos uno a uno.

En febrero del 2002, Ramón Arellano Félix fue asesinado a balazos en medio del Carnaval de Mazatlán, Sinaloa. Sin embargo, la identidad del capo fue corroborada hasta un mes después, pues en un inicio fue identificado como Jorge Pérez López, un agente de la Procuraduría General de la República (PGR), debido a una identificación con dichos datos.

Al siguiente mes, en marzo, Benjamín Arellano Félix fue detenido por elementos de la PGR y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en compañía de su esposa e hijos, en un domicilio en Puebla. En 2016 fue sentenciado a 22 años de prisión.

Finalmente, y con el Cártel de Tijuana debilitado, Francisco Javier Arellano Félix fue capturado en agosto de 2016 en Baja California y extraditado a Estados Unidos, donde fue sentenciado a 19 años de prisión.

Los Carrillo Fuentes

Tras fugarse del penal de Puente Grande, en 2001, Guzmán Loera inició un ambicioso proyecto criminal, el cual llamó como “La Federación”.

Varios grupos criminales se reunieron para trabajar en equipo. Esta “Federación” fue conformada por “El Chapo”, “El Mayo”, “El Azul”, Ignacio “Nacho” Coronel, los hermanos Beltrán Leyva y los Carrillo Fuentes.

LEE ADEMÁS: ¿En qué beneficia a El Chapo las acusaciones contra EPN?

Los Carrillo Fuentes formaban el Cártel de Juárez y durante los años ochenta y noventa fue liderado por Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, hasta el 2 de julio de 1997, cuando falleció en medio de una cirugía plástica.

Al frente del cártel quedó, entonces, Vicente Carrillo Fuentes, alias "El Viceroy", quien acordó la alianza con “El Chapo”. Sin embargo, la camaradería nunca terminó por cuajarse y fue Guzmán Loera quien lo dejó claro.

Vicente Carrillo Fuentes, alias "El Viceroy"

En septiembre del 2004, al salir de una plaza comercial en Culiacán, Sinaloa, Rodolfo Carrillo Fuentes, hermano del “Viceroy”, fue asesinado junto con su esposa.

El asesinato se dio luego de que Rodolfo dejara a Joaquín con la mano estirada en una reunión realizada por “El Mayo” donde ambas organizaciones buscaban limar asperezas. El homicidio de Carrillo Fuentes fue respaldado por Zambada García, quien concedió el “permiso”, cuando Guzmán Loera buscó concretar el crimen.

El Cártel de Juárez no se quedó con los brazos cruzados, tres meses después, Arturo Guzmán Loera, “El Pollo, hermano de “El Chapo”, fue asesinado a balazos dentro del penal del Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México. La guerra comenzó.

Arturo Guzmán Loera, “El Pollo

Siendo Ciudad Juárez una zona estratégica fundamental para el trasiego de drogas a Estados Unidos y la feroz enemistad de ambas organizaciones, Chihuahua se convirtió en escenario de guerra.

PUEDES LEER: El sanguinario final de El Z-12, líder fundador de Los Zetas

La guerra fue tal que los cárteles formaron brazos armados para enfrentarse no solo en territorio chihuahuense, incluso en entidades de Estados Unidos, como Texas. Por un lado, el Cártel de Juárez sumó a sus filas a “La Línea” y a “Los Aztecas”, mientras que el Cártel de Sinaloa creó a “Gente Nueva”, “Los Artistas Asesinos” y “Los Mexicles”.

En medio de dicha guerra, Vicente Carillo Leyva, "El Ingeniero", primogénito de "El Señor de los Cielos", y una de las cabecillas del Cártel de Juárez, fue detenido en abril del 2009 en la Ciudad de México.

Vicente Carillo Leyva, "El Ingeniero"

Luego, "El Viceroy" fue detenido el 10 de octubre del 2014 en el bastión de su organización criminal: Ciudad Juárez, Chihuahua. A la vez que poco a poco han caído los líderes de sus brazos armados.

Por ejemplo, Carlos Arturo Quintana, “El 80, líder máximo de “La Línea”, fue detenido en mayo del año pasado; y Eduardo Ravelo Rodríguez, "El Tablas", cabecilla de “Los Aztecas”, fue capturado en junio, también del año pasado, en Michoacán.

"El 80" y "El Tablas"

En junio del año pasado, sin embargo, "El Ingeniero" fue liberado por al cumplir su condena por lavado de dinero, quedando al frente del Cártel de Juárez.

Actualmente, la guerra continúa en tierras chihuahuenses. Lo cierto es que el Cártel de Sinaloa es el que ha salido abante de la disputa criminal.

Los Beltrán Leyva

Quizá la traición de “El Chapo” que más sorprendió fue la de los hermanos Beltrán Leyva, principalmente por su familiaridad.

Se trataba de cuatro hermanos, y primos de Guzmán Loera; Arturo "El Barbas", Héctor "El H", Alfredo "El Mochomo" y Carlos, los Beltrán Leyva.

Los hermanos Beltrán Leyva eran el brazo más importante de La Federación, considerados el "cerebro financiero" detrás del lavado de dinero de la organización, su bastión criminal eran Guerrero, Morelos y el Estado de México.

Sin embargo, todo cambió cuando "El Mochomo", el menor de los hermanos, fue detenido el 21 de enero de 2008 en Culiacán, Sinaloa, por un grupo especial del Ejército Mexicano.

El día de su captura, alguien le dio el "pitazo" a Alfredo, quien salió de su casa a bordo de una camioneta BMW acompañado de tres escoltas; sin embargo, los militares, acompañados de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), los detuvieron tan pronto salieron.

TAMBIÉN LEE: González Calderoni, el poderoso policía que protegió y traicionó al narco

Los hermanos Beltrán Leyva sospechaban de la captura, pues Alfredo fue capturado por la organización a la que ellos mismos habían cooptado: la AFI.

"El Mochomo"

El Barbas” sabía de donde había venido la traición, de su primo Joaquín Guzmán Loera. Lo que no se tenía claro eran los motivos, pero existen varias teorías al respecto.

La primera señala la importancia que los Beltrán Leyva comenzaron a tener dentro de La Federación y que causó la envidia de Guzmán Loera.

La segunda asegura que fue por desobedecer órdenes de "El Chapo" sobre la entrega de un cargamento en Guerrero.

La tercera sostiene que Guzmán Loera temía sobre la relación que los hermanos mantenían con los Carillo Fuentes, líderes del Cártel de Juárez, enemigos de "El Chapo" y que en sus inicios los Beltrán Leyva trabajaban bajo sus órdenes, principalmente las de "El Señor de los Cielos".

Tras la traición, los Beltrán Leyva rompieron con el Cártel de Sinaloa y comenzaron una guerra aliándose con "Los Zetas", viejos enemigos de “El Chapo”.

Sin embargo, Guzmán Loera y el Cártel de Sinaloa salieron abantes en la disputa criminal.  

LEE ADEMÁS: Genaro García Luna: los 5 escándalos del superpolicía de Calderón

El 16 de diciembre de 2009, Arturo Beltrán Leyva fue acribillado durante un operativo encabezado por elementos de la Secretaría de la Marina en un departamento de lujo en Cuernavaca, Morelos.

"El Barbas"

Las duras fotos de su abatimiento se hicieron públicas siendo la imagen de su cuerpo ensangrentado y cubierto de billetes de alta denominación la que más se recuerda de los hechos.

A los pocos días, el 30 de diciembre del mismo año, fue detenido Carlos, en Culiacán, Sinaloa.

"El H" quedó entonces al frente de la organización criminal y familiar durante cinco años más, hasta que fue detenido el 1 de octubre de 2014 en San Miguel Allende, Guanajuato.

Héctor Beltrán Leyva murió en prisión el pasado mes de noviembre a causa de un paro cardíaco

Carlos y Héctor

No todas las bajas fueron de los Beltrán Leyva, "El Chapo" sufrió también una de las pérdidas más dolorosas en su vida: la de su hijo.

El 8 de mayo de 2008, unos meses después de la captura de "El Mochomo", pistoleros de los Beltrán Leyva acribillaron a Edgar Guzmán López, hijo de "El Chapo" y su segunda esposa Griselda López Pérez.

 Edgar Guzmán López

Los Beltrán Leyva quedaron debilitados, se fragmentaron en pequeñas bandas criminales que incluso comenzaron disputas entre ellas, siendo la organización de Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”, la más fiel a la organización familiar, encabezando aún la guerra contra el Cártel de Sinaloa, principalmente contraLos Chapitos”, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar.

Los Chapitos" y "El Chapo Isidro"