ESPECIALES LSR

''De la Cruzada, sólo he visto un letrero''

Esta es la primera de tres entregas de la investigación sobre los resultados de La Cruzada contra el Hambre

  • LA SILLA ROTA, MILENIO Y DATA CÍVICA
  • 16/12/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
De la Cruzada, sólo he visto un letrero
Cruzada contra el hambre (Fotos: Alondra Olivera)

Santa Cruz Zenzontepec, Oaxaca. - Dos letreros con la leyenda "Sin Hambre, Cruzada nacional" colocados en la entrada de la cabecera municipal, sobre una vía terregosa sin pavimento, son la evidencia de que este municipio entró a la estrategia emblema del sexenio de Enrique Peña Nieto, la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Pero ni los indicadores de desnutrición, ni los pobladores y autoridades locales dan fe de que aquí haya funcionado con éxito.

Aquí, de 2014 -el primer año de la cruzada- hasta 2017 murieron 10 personas por desnutrición según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Aquí, según el Informe Anual sobre Situación de Pobreza y Rezago Social 2016 de Sedesol, 48% de la población presentaba inseguridad alimentaria de leve a severa. 

LA SILLA ROTA y MILENIO acudieron  a este territorio, ubicado en la sierra sur de Oaxaca, a seis horas de la capital,  para entrevistar en varias comunidades a familias, ex funcionarios locales y autoridades actuales y conocer su experiencia con la estrategia.  La dispersión de sus 43 barrios hace difícil la cobertura de servicios básicos como drenaje, agua, electricidad en alrededor de 80% de las viviendas de los 17 mil habitantes.

La estrategia de la Cruzada Nacional contra el hambre incluía dotar de comedores comunitarios a las zonas con mayor carencia de alimentos;  realizar actividades relacionadas a la nutrición y promover una alimentación adecuada. 

Pero en el barrio Loma Larga, en la localidad de Quinicuena, aquí mismo en Santa Cruz Zenzontepec, no conocieron de esas acciones. Secundino Merino, un hombre que ronda los 70 años y este día porta una playera con el nombre de "Eviel Pérez Magaña" -que le regalaron en cuando el político estuvo en campaña para ser gobernador-  asegura que nunca vio tales comedores.  

Una vez llegaron unas despensas, pero después ya nada, a nosotros no nos dieron nada", dice el señor, quien es ayudado por la traducción de Bernardina Cruz, su nuera, ya que la lengua natal de él es el chatino y le cuesta trabajo expresarse en español. La familia se dedica a la siembra y recolección de Jamaica. La época de producción, que se da una vez al año, les deja hasta 2 mil pesos con los que sobreviven hasta la siguiente.

Mientras cuenta su historia, afuera de su casa de adobe con piso de tierra, su hija de dos años juguetea con la tierra descalza. Tiene gripa, "se enferma mucho", cuenta la madre. "Come tortilla, café, galletas, maíz, lo que haya". 

Su testimonio, como el de los vecinos entrevistados, coincide: al menos en esta localidad las acciones de la Cruzada no fueron visibles para ellos. Pero también coincide con la del alcalde actual, Filemón Hernández, quien llegó en el año 2017. Para llegar a esa responsabilidad empezó a prestar servicio desde el cargo más bajo que es el de topil. Desde hace  más de 6 años ha estado de cerca con su comunidad, lo que lo mantuvo en estrecho contacto con varias localidades del municipio. 

- ¿Sabe usted que el programa Cruzada Nacional contra el Hambre se implementó en su comunidad?- se le cuestionó. 

- Así como programa no, he visto un letrero en nuestro auditorio, pero nada más está la placa, así que tenga yo información de qué se hace, seguimiento, no tengo conocimiento- contesta  pensativo. Lo único que llegó  al municipio en los últimos años, dice,  fueron desayunos escolares fríos, del DIF, y  apoyos del programa para adultos mayores de la Secretaría de Desarrollo Social, así como de Prospera.

En entrevista, asegura que de sus antecesores no recibió ningún tipo de información comentario de la Cruzada, así que es poco lo que puede opinar. Lo que sí está seguro, es que en su comunidad se necesita de todo. "Hace falta electrificación, drenaje sólo tiene la cabecera municipal... caminos pavimentados no tenemos". 

LA SILLA ROTA  y MILENIO revisaron los cuatro primeros informes trimestrales de Actividades de la Comisión Intersecretarial para la Instrumentación de la Cruzada contra el Hambre, iniciados con la estrategia en 2013, y sólo se encontró mencionado a Santa Cruz Zenzontepec en el Segundo,  del 16 de mayo al 15 de agosto de 2013  en el que se señala  que se tuvo una reunión con la Subsecretaría de Comunicaciones para dotar de telefonía comunitaria a este y  otros municipios, por medio de la figura Agente Comercial Rural.  Pero sobre  acciones para combatir el hambre no hay mención. 

Ya en abril de 2014, el presidente de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de OaxacaArturo Peimbert, alertaba que esta región tenía características de "países como África y  Haití por condiciones de hambruna". 

"Lo que ocurre en Zenzontepec es una prueba de que los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Gabino Cué no están haciendo su chamba. Esto no puede estar pasando en pleno siglo XXI", denunció después, en 2015,   www.primeralinea.mx, un portal sobre noticias de la zona que desde ese año alertó que no había indicios de que la Cruzada estuviese presente.  

Aquí la vida es triste, no vemos muchos avances desde hace mucho, no nos visitan nuestros gobiernos, nos sentimos solos", cierra en entrevista el alcalde.

En este reportaje, que consta de tres entregas, participaron  Paris Alejandro Salazar, Alondra Olivera, Margena de la O, Axel Chávez, Eduardo de la Rosa y Sandra Romandía (La Silla Rota). Carolina Torreblanca (Data Cívica); Rafael López Méndez, Vanessa Job, Rafael Montes y  Melissa Del Pozo y Juan Pablo Becerra-Acosta M. (MILENIO)

fmma