EN GUERRERO

Crimen ahuyenta a maestros de la Montaña baja

Este territorio es desde hace al menos dos años la zona de disputa entre dos grupos delincuenciales: "Los Rojos" y "Los Ardillos"
Crimen ahuyenta a maestros de la Montaña bajaCrimen ahuyenta a maestros de la Montaña baja. (Especial)

Guerrero (La Silla Rota). - "(...) No saben que cuando decimos que no va a ver clases es porque se debe cumplir. ¿O quieren que pase algo a sus trabajadores para que lo entiendan?", es parte del mensaje que hoy les llegó a los maestros de Chilapa que se atrevieron a egresar hoy a clases después de casi un mes de suspensión de actividades por la inseguridad en la Montaña baja de Guerrero.

También puedes leer: El grupo criminal "Los Ardillos" impone el terror en Guerrero

Chilapa, Zitlala y José Joaquín de Herrera (Ahuacoatzingo) son tres municipios que quedaron en los límites entre las regiones Centro y Montaña baja, que en los últimos meses ha sido referencia de los crímenes sanguinarios de líderes sociales y transportistas.

Este territorio es identificado por la Fiscalía General del Estado (FGE), desde hace al menos dos años, como la zona de disputa entre dos grupos de delincuentes, Los Rojos y Los Ardillos. Las últimas amenazas de delincuentes en la zona, documentadas por las autoridades, van contra los transportistas y los maestros: las rutas del transporte público de Chilpancingo hacia Chilapa no circularon por varias semanas y los maestros no acuden a clases desde hace un mes.

Aún con todos los operativos policiacos y militares anunciados por las autoridades, en esta región ha pasado casi de todo y se ha convertido en uno de los corredores más inseguros.

El 25 de septiembre pasado los maestros de la región bloquearon la carretera Chilpancingo-Chilapa, a la altura del crucero de Tixtla, en reclamo de transporte público seguro, después de una lista de crímenes de choferes que cubre la ruta. Con esta protesta los maestros decretaron su paro de labores por la inseguridad que comenzaban a perfilarse en su contra.

En escalada, a los maestros les llegaron mensajes, a algunos por las redes sociales y a otros directamente a sus teléfonos, advirtiéndoles que no los querían en las escuelas: "Este comunicado va para todos aquellos maestros y maestras de los municipios Chilapa y José Joaquín de Herrera...aver cuando entienden que no keremos que trabajen... por que andan de chivateando...asi que no queremos ver que esten entrando y saliendo de Chilapa", es parte de un mensaje textual que circuló entre los docentes y le reportaron a las autoridades. La mayoría de los maestros de esta región son foráneos.

La advertencia la extendieron a los padres de familia: "parese que no entienden les dijimos le no iba aver clases pero no hacen caso despues no se esten quejando si algo les pasa a sus hijos nosotros se los adbertimos el pedo no es con ustedes es con los maestros que andan de chismosos (...)", es un fragmento textual de uno de los mensajes con remitente a ellos.

No es la primera vez que en Guerrero se sabe que maestros son acosadas por delincuentes. En Acapulco varios casos se documentaron de docentes que dejaron de ir a dar clases, y de escuelas cerradas en la zona suburbana.

Una de las maestras que viajaba diario de Tixtla hasta una comunidad de Chilapa (no autorizó citar el nombre de la comunidad porque sería fácil ubicarla), comentó que todo inició con la denuncia de transporte seguro, y así volcaron la atención hacia ellos. El acoso al transporte, según esta maestra, pegó directamente a los bolsillos de los docentes; por ejemplo, de los 40 pesos que ella pagaba por el servicio colectivo de Tixtla a Chilapa, incrementó a 70 por cada viaje, porque las salidas eran especiales.

Las amenazas a los maestros, explicó, al principio los hizo reportarse una vez por semana a los planteles, después, a no acudir y encargar tareas por mensajes. Esta maestra es de nivel bachillerato. "Los maestros tienen miedo", dijo la docente de sus compañeros, porque para su fortuna, desde hace dos semana a ella le autorizaron el cambio de zona que pidió hace casi un año.

La Secretaría de Educación Guerrero (SEG) ha documentado estas denuncias de los maestros de la región. Pero hasta ahora, la dependencia no asume que la suspensión de clases en la zona sea por la inseguridad. En las circulares para anunciar la inactividad en los planteles la justifica con la evaluación estructural a causa del sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre:


A efecto de continuar con la revisión exhaustiva de las condiciones estructurales de las escuelas y con la finalidad de garantizar la seguridad de quienes conforman el sector educativo de la región Montaña baja, tras las secuelas del sismo del pasado 19 de septiembre, se les informa a todos los niveles y planteles educativos de la región Montaña baja, que se continúa con la suspensión temporal de clases hasta el día martes 17 de los corrientes". Este párrafo es parte del oficio que la Secretaría distribuyó el 11 de octubre pasado.

Para el 17 de octubre, la SEG volvió a emitir una circular ampliando el plazo de suspensión de labores para el 25, pero este jueves sólo dos colegios de la cabecera municipal de Chilapa se incorporaron a sus actividades: Carillo Cárdenas y Morelos.

Esta misma mañana llegó a los docentes de esa región otro mensaje: "La orden es que en Chilapa y su Montaña baja no hay clases hasta nuevo aviso, dejen de trabajar". Es otra parte del mensaje con que abre el texto.

La SEG respondió sobre el caso de Chilapa que siguen evaluando la situación de esta parte de Guerrero.

LEA TAMBIEN


Caso de activista revela falta de alerta de género en Guerrero

El gobierno de Guerrero aún no concreta el plan de acción institucional por la declaratoria de Alerta de Violencia de Género que decretó Segob





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información