ESPECIALES LSR

Con EPN se disparó 844% robo de medicinas

Al inicio del sexenio anterior hubo 1,504 averiguaciones previas por robo de medicamentos; al cierre de 2018, se contabilizaron 16,426 carpetas

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 10/04/2019
  • 20:30 hrs
  • Escuchar
Con EPN se disparó 844% robo de medicinas

El robo de medicamentos es un problema de salud que va en aumento en todo el país. Los datos de la Fiscalía General de la República (FGR) muestran un panorama poco alentador, ya que este delito se ha multiplicado ocho veces en los últimos 12 años, cuando se han interpuesto casi 50 mil denuncias, a pesar de los esfuerzos que han realizado las autoridades y las empresas farmacéuticas para combatir este delito.

El entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, recibió de su antecesor, Vicente Fox, un total de 1,946 carpetas de investigación y cerró su sexenio con 1,504 averiguaciones. Con ese dato, Enrique Peña Nieto inició su administración. Sin embargo, al cierre de su administración, el número de averiguaciones previas escaló a 16,426, lo que equivale a un 844% de alza.

El pasado 24 de marzo LA SILLA ROTA publicó una entrevista con Óscar Santiago Quintos, titular de la Oficina Nacional de Políticas de Drogas de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), quien explicó que en México existen redes de robo y comercialización de medicamentos, por lo que trabajan en conocer la ruta que siguen.

TE PUEDE INTERESAR: UBICA FGR PUNTOS DE ROBO Y MERCADO NEGRO DE MEDICAMENTOS 

Información a la que tuvo acceso este medio muestra que hay dos corredores donde se da la mayor incidencia de robo de medicamentos, uno está en el Bajío (Guanajuato y Jalisco) y otro de Puebla hacia Veracruz, zonas cercanas a donde están las instalaciones de industrias farmacéuticas.

Los reportes consultados señalan que entre las principales ciudades donde se comercializan estos productos robados se encuentran Guadalajara, León, Ciudad de México y Puebla.   

En esta ocasión, LA SILLA ROTA obtuvo con base en la ley de transparencia el listado de averiguaciones previas y carpetas de investigación que se han iniciado en la Fiscalía (antes Procuraduría General de la República) por robo de medicamentos, las cuales pasaron de mil 946 en 2006 a 16 mil 424 en 2018.

En total, la Fiscalía ha iniciado 49 mil 297 averiguaciones previas y carpetas de investigación en el periodo de 2006 a enero de 2019 por robo de medicamentos. Es importante recordar que se mencionan dos tipos de procesos debido al cambio al Nuevos Sistema de Justicia Penal Acusatorio, esta transición se dio en los estados entre 2014 y 2017.

TE PUEDE INTERESAR: EL RIESGO DE COMPRAR MEDICINAS DOS O TRES VECES MÁS BARATAS

El panorama no parece mejorar para 2019, ya que hasta enero se habían denunciado mil 963 robos de este tipo, los cuales se concentraron principalmente en seis estados del país.

Las cifras se dispararon considerablemente en 2017 y 2018. En 2016 se reportaban un total de 3 mil 169 robos, número que se duplicó para el año siguiente, cuando se cometieron 6 mil 165, pero el salto más marcado se dio en 2018, cuando se iniciaron 16 mil 426 carpetas de investigación a nivel nacional.

Coahuila es el estado en el que se han iniciado más procesos de investigación por el robo de medicinas, ya que en los últimos dos sexenios se denunciaron 5 mil 846 crímenes. En esta entidad el aumento fue gradual, ya que en 2006 había sólo nueve averiguaciones previas, pero esa cifra se elevó hasta 2 mil 83, en 2017, y 2 mil 152, en 2018.

En segundo lugar está la Ciudad de México, con 5 mil 188 denuncias. Sin embargo, en la capital del país el fenómeno es diferente, ya que los índices más altos de averiguaciones previas se dieron en 2006, con 872, y en 2007, con 979.

En 2017 se abrieron sólo 61 carpetas de investigación, mientras que en 2018 se registraron 133. De acuerdo con los datos de la FGR, la Ciudad de México no es considerada como uno de los principales puntos de robo de medicinas, pero sí como una de las ciudades donde se concentra  la venta ilegal de estos.

También el pasado 24 de marzo les mostramos la facilidad con que se pueden adquirir medicinas en el tianguis conocido como El Salado, ubicado en Iztapalapa, donde a plena luz del día y a la vista de todos se ofrece desde paracetamol hasta medicamentos controlados como clonazepam, aunque de dudosa calidad, lo que pone en riesgo la salud de quienes los compran.

En la lista negra de robo de medicamentos el tercer lugar lo ocupa Jalisco, donde en los últimos 12 años se han denunciado 3 mil 711 crímenes de este tipo, el año pasado es el que presenta la cifra más alta, con mil 948 carpetas de investigación iniciadas. 

De acuerdo con información a la que tuvo acceso LA SILLA ROTA, este estado es uno de los focos rojos del robo de medicinas, ya que es una ruta que siguen los tráileres que transportan los productos hacia los puntos de venta. En esa zona son interceptados por los ladrones, ya que se presenta el triángulo de la criminalidad, ante la falta de monitores que vigilan el lugar.

La cuarta entidad con más denuncias es Veracruz, que también es otro de los focos rojos de robo de medicamentos. En este estado hay un total de 3 mil 268 procesos de investigación, mil 672 de ellas se hicieron en 2018, año en el que este delito se multiplicó siete veces en el estado, en comparación con los 227 robos que se registraron en 2017.

Mientras que el quinto lugar lo ocupa el Estado de México. Ahí a Fiscalía ha iniciado 2 mil 976 procesos en los dos últimos sexenios, igual que en las otras entidades, la mayor alza fue en 2017 y 2018, cuando se registraron 486 y 883 carpetas de investigación respectivamente.

Hay otras 10 entidades en las que también se registran índices altos de averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas por este delito: Guanajuato, con 2 mil 881; Nuevo León, con 2 mil 540; Baja California, con 2 mil 333; Sonora, con mil 927, y Puebla, con mil 596.

Les siguen en la lista Querétaro, con mil 535 procesos abiertos en los últimos 12 años; Sinaloa, con mil 462; Quintana Roo, con mil 231; Michoacán, con mil 148, y Chihuahua, con mil 97.

En el lado contrario están Aguascalientes, con sólo 195 denuncias de robo de medicamentos, después Yucatán, con 216, y Campeche, con 237, que son los tres estados con menor incidencia de ese delito.

ESFUERZOS CONJUNTOS PARA DESINCENTIVAR EL ROBO DE MEDICINAS

Ex funcionarios de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) consultados por este medio informaron que en la administración pasada, en el periodo de 2011 a 2018 fueron aseguradas 565 toneladas de medicamentos a través de operativos conjuntos.

Indicaron que 67% de ellos fueron confiscados por malas prácticas de producción o medicamento ilegal, 11% estaban caducos, 10% eran muestras médicas, 5% eran productos fraccionados, es decir, cuando lo venden por pastilla en algunas tiendas de abarrotes, 2% por estar maltratados o por no contar con el ambiente necesario para mantenerlo y 1% eran falsificados. Además, en ese mismo periodo se impusieron multas por 132.7 millones de pesos por estos delitos relacionados con los medicamentos.

Sin embargo, los esfuerzos conjuntos no lograron frenar estos crímenes. Al ser cuestionado sobre si estos delitos han aumentado en los últimos años, Rafael Gual Cosío, el director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), respondió: “Sí, efectivamente, yo diría que el principal problema es el robo a transporte, no nada más de medicamentos, de todas las mercancías, pero eventualmente pues también afecta al sector farmacéutico”.

Detalló que el robo se da en los transportes, es decir, en la cadena de distribución. En este proceso de producción, las empresas farmacéuticas fabrican y entregan los medicamentos en centros de distribución, donde otra empresa concentra los productos de varios laboratorios para llevarlos a los diferentes destinos.

"En este eslabón de la cadena, en el transporte del distribuidor a la farmacia es donde más robos se tienen, no tanto al laboratorio directamente, sino al distribuidor”, señaló Gual Cosío.

El director general de Canifarma dijo que en la administración pasada se llevaron a cabo operativos conjuntos en los que participaron la Procuraduría General de la República, la Policía Federal Preventiva, la Cofepris, el Servicio de Administración Tributaria y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

“De alguna manera, la idea era mermar que esto (el robo de medicamentos) se siguiera dando. Es difícil erradicarlo, pero a final de cuentas si por lo menos esto desincentivaba que se diera más”, destacó.

Gual Cosío afirmó que actualmente tienen colaboración con las nuevas autoridades, “principalmente con la parte de la policía, para conocer estas rutas que son más peligrosas y eventualmente tener una acción rápida cuando se detecte un robo”.

Recordó que la parte más peligrosa del robo de medicamentos es cuando estos llegan a las manos de la población, ya que se pone en riesgo su salud, porque los productos no estuvieron bajo las condiciones necesarias para su cuidado. Por lo que exhortó: “La recomendación es no compres riesgos en una situación irregular”.

AJ