Chiapas, la pelea silenciosa de los cárteles del narcotráfico

Se reconoció la presencia de Los Zetas, Los Beltrán Leyva, Cártel del Golfo, Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación

PARIS ALEJANDRO SALAZAR 19/05/2016 09:51 p.m.

Chiapas, la pelea silenciosa de los cárteles del narcotráfico

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- La violencia aumentó en Chiapas en los últimos años por la presencia de cinco cárteles del narcotráfico, quien en la pelea por el control territorial han dejado una estela de inseguridad y sangre en la entidad.

 

La Drug Enforcement Administration reconoció la presencia en territorio chiapaneco de las organizaciones criminales de Los Zetas, Los Beltrán Leyva, Cártel del Golfo (CDG), Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

 

La disputa entre los cárteles del narcotráfico es por el control de la costa del Pacífico y la frontera con Guatemala, ya que ambas funcionan como puerta de entrada y salida de drogas a Centroamérica.

 

Los grupos criminales han hechos sentir su poder de fuego y muerte en el estado. Las propias cifras oficiales revelan un aumento en el número asesinatos y extorsiones, los llamados delitos de alto impacto.

 

En 2014 se denunciaron 413 homicidios dolosos en Chiapas, mientras que en 2015 se registraron 513, una diferencia de 100 crímenes más que representan un incremento del 24 por ciento.

 

El delito de extorsión también presentó un repunte, en 2014 se iniciaron 202 averiguaciones por extorsión, un año después se contabilizaron 246 de denuncias, un aumento equivalente al 21 por ciento.

 

 

Los cárteles

 

El Cártel de Sinaloa históricamente tenía la hegemonía en Chiapas. Joaquín “El Chapo” Guzmán mantuvo operaciones en la entidad a principios de la década de 1990 hasta su detención en 1993. La organización siguió operando en el estado.

 

Los hermanos Beltrán Leyva y su gente, eran parte de Cártel de Sinaloa. La captura de Alfredo Beltrán Leyva “El Mochomo” en enero de 2008 terminó con el pacto de ambas organizaciones criminales.

 

De un cártel único comenzaron las alianzas y las peleas por la plaza. El Cártel de Los Beltrán Leyva hizo un pacto con el Cártel del Golfo y entonces brazo armado Los Zetas para enfrentar al Cártel de Sinaloa y expulsarlo de Chiapas.

 

Luego Los Zetas se independizarían del Cártel del Golfo para fundar su propia organización criminal.

 

El Cártel Jalisco Nueva Generación tuvo su origen en un grupo de sicarios llamados “Los Mata Zetas” contratados para enfrentar a Los Zetas en Veracruz. Lograron en Jalisco, Colima, Nayarit y otros estados por lo que crearon su propio cártel.

 

El CJNG hizo una alianza con el Cártel de Sinaloa para controlar conjuntamente el pacífico mexicano desde Sinaloa hasta Chiapas. Controlan esa franja en su totalidad, a excepción de un parte de Michoacán en poder de Los Caballeros Templarios, y otra parte Guerrero controlada por Los Beltrán Leyva.

 

Así llegaron las organizaciones criminales de Los Zetas, Los Beltrán Leyva, Cártel del Golfo (CDG), Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación a Chiapas.

 

El Cártel de Sinaloa mantiene una alianza con el CJNG para enfrentar los embates de sus rivales. Ambos cárteles controlan gran parte de la costa de del pacífico mexicano, los de Jalisco son especialistas en la elaboración de drogas de diseño (sintéticas) y los Sinaloa destacan por sus contactos con Centroamérica, además manejas las rutas de introducción de drogas a Estados Unidos.

 

En el corazón de Chiapas, en los municipios del centro, la pelea es entre Los Zetas, Los Beltrán Leyva y el CJNG.

 

A los municipios de San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez llegan grandes cantidades de turistas extranjeros, por lo que los cárteles buscan apoderarse de esa zona para abastecer a los consumidores.

 

La disputa es la frontera con Guatemala, punto de ingreso de droga proveniente de Centroamérica.

 

El ciudadano estadounidense, José María Guizar Valencia alias “Charly”, “Chema”, “Carlitos”, “Z-43” o “43”, es el líder de Los Zetas en la región sur de México, quien dirige las operaciones en Chiapas.

 

El Departamento de Estado de Estados Unidos (U.S. Department of State) señaló que el “Z-43” gestiona “la logística de los envíos de cocaína que transitan por la frontera geográfica estratégica de Guatemala a México”.

 

“GUIZAR Valencia es responsable de la importación de miles de kilogramos de cocaína y metanfetamina a los Estados Unidos sobre una base anual. Los Zetas, bajo el mando del Guizar-Valencia, han asesinado a un número indeterminado de civiles en Guatemala durante el adelantamiento sistemático de la región de la frontera de Guatemala con México durante los últimos años. Guizar-Valencia ha sido acusado en imputaciones de tráfico de drogas separadas en el Distrito Este de Texas, el Distrito Sur de Texas y el Distrito Este de Virginia”, establece la ficha del Departamento de Estado.

 

El gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que lleve a la captura de Guizar Valencia.

 

 

Los movimientos

 

Los decomisos de droga también revelan lo que las autoridades estatales tratan de ocultar: la presencia de cárteles del narcotráfico.

 

El 1 abril de 2014 se incautaron 400 kilogramos de cocaína en el municipio costeño de Mazatán, la droga estaba oculta en costales de fertilizantes. Días después, el 6 de abril, se confiscaron 334 paquetes de cocaína con un peso de 430 kilogramos que era trasportados en un tráiler en el municipio de Huixtla.

 

El paso de droga por Chiapas es cada vez más evidente, sin embargo, las fuerzas federales no han iniciado operativos para contener la movilización de enervantes y la presencia de cárteles del narcotráfico.

 

En un puesto militar en el municipio de Tonalá, el 25 de junio de 2015 fue asegurado un tráiler que tenía como destino la Ciudad de México, contenía media tonelada de cocaína escondida entre plátanos. El 15de julio fue confiscado otro tráiler procedente de Guatemala que llevaba ocultos 170 kilogramos de heroína, la unidad de carga intentaba llevar a los Estados Unidos. El 6 de octubre de 2015, fuerzas federales aseguraron un tráiler con placas de Honduras que transportaba 70 “ladrillos” de cocaína.

 

En el tramo carretero Ocozocoautla-las Choapas, el 13 de octubre de 2015 asegurado vehículo tipo tractor que remolcaba una pipa tipo tanque que contenía seis mil litros de metilamina -sustancia utilizada como percusor en la elaboración de drogas sintéticas-, además se confiscaron seis kilos de cocaína, un arma de fuego y cartuchos útiles. Otro decomiso de se dio el 12 de noviembre en Comitán, donde se aseguraron 78 mil 400 litros presuntamente de precursores químicos.

 

Las detenciones de narcomenudistas también exhiben la presencia de grupos del crimen organizado en Chiapas. El 17 de mayo de 2015 en el municipio de Pichucalco se detuvo a un sujeto en posesión de diversas dosis de “crack”. Ese mismo día en el municipio de Reforma la procuraduría chiapaneca logró la detención de dos presuntos narcomenudistas con envoltorios de cocaína.

 

La sociedad chiapaneca padece el hostigamiento del narco, por eso a finales de marzo de 2016, más de 15 mil indígenas realizaron una peregrinación por los municipios de Simojovel, Bochil, Ixtapa, Chiapa de Corzo y Tuxtla Gutiérrez, a los largo de cuatro días y 150 kilómetros, para expresar su rechazo a los “narcopolíticos y un alto a la violencia e impunidad.

 

Una de la mantas tenía la leyenda: “Simojovel grita: ¡¡Ya Baasta!! De estar gobernados por líderes priistas que son narcopolíticos”.

 

El estado de Chiapas vive la presencia y el embate de los cárteles del narcotráfico, sin embargo, las fuerzas federales siguen montar un operativo para erradicar sus operaciones.

 

lrc


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información