Conflicto de interés

Capufe leaks, contratos a la carta

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción, revela correos electrónicos de CAPUFE para dar ventaja a un grupo de empresas interesadas en licitaciones

RAÚL OLMOS/MEXICANOS CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD 02/05/2017 08:17 p.m.

Capufe leaks, contratos a la cartaSeis empresas nacionales han obtenido ventaja en licitaciones para el mantenimiento de autopistas (Tomada de la web)

LEE TAMBIÉN

Expresidente ligado a Odebrecht comparecerá en EU

Ricardo Martinelli tiene programado hoy comparecer ante un tribunal federal, informó una fuente oficial


Una cadena de correos electrónicos revela cómo se ha traficado con información confidencial en CAPUFE para dar ventaja a un grupo de empresas interesadas en ganar licitaciones de obra. Las firmas y el funcionario implicado, Mauricio Sánchez Woodworth, rechazaron hacer comentarios.

 Seis empresas nacionales han obtenido ventaja en licitaciones para el mantenimiento de autopistas y carreteras por medio de filtraciones ilegales de información en Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), lo que les ha permitido ganar contratos que superan los 770 millones de pesos –alrededor de 41.3 millones de dólares-. 

El tráfico de información ha emanado desde la oficina del número dos del organismo público encargado de administrar y modernizar las carreteras en el país, entre otras tareas. Mauricio Sánchez Woodworth,  director de Infraestructura en CAPUFE, filtró datos que por ley están reservados a un conjunto de compañías para que pudieran "competir"  con ventaja en las licitaciones. Lo hizo por medio de su cuñada, Estela Vega Montaño.

 Las empresas involucradas recibieron con semanas de anticipación los montos máximos que puede pagar CAPUFE por obras, así como detalles técnicos. Estos datos, a la postre, han permitido a esas firmas tomar ventaja sobre sus competidores cuando se abren los concursos.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tuvo acceso a alrededor de 80 correos electrónicos en los que cuatro personas, uno de ellos el número dos de CAPUFE, se ponen de acuerdo para las licitaciones. Según el contenido de esos mensajes, el esquema ha venido operando desde 2013.

El tráfico de información incluyó un documento oficial de Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos S.N.C (BANOBRAS), que contiene los techos presupuestales de las obras de CAPUFE para 2016, calculadas en 5 mil 868 millones de pesos.

 Como se dice en ese oficio, del cual MCCI tiene copia, ese documento está reservado por 12 años, es decir, su contenido debería permanecer en sigilo hasta el año 2027.

 Tras el análisis de los correos electrónicos, los contratos amañados en CAPUFE para este grupo de empresas fueron localizados en 20 expedientes de licitaciones. Al revisar los mismos, se advierte que las empresas que tuvieron información adelantada y confidencial dejaron en el camino a 152 ofertas de otras compañías aun cuando eran más económicas que las propuestas ganadoras.

Mauricio Sánchez Woodword/ Director de Infraestructura Carretera en CAPUFE/Aportaba información confidencial de licitaciones a su cuñada.

Estela Vega Montaño/Cuñada de Sánchez Woowdord/ Triangulaba la información confidencial a un grupo de constructoras.

Roberto Ortega Reyes/Delegado de CAPUFE en Morelos y hermano del encargado de agenda de Enrique Peña Nieto. /Asignó contratos sin licitar a empresas involucradas en red de corrupción.

En conjunto, esos contratos representaron el desembolso de 707 millones de pesos del erario, pese a que hubo postores que ofrecieron hacer las mismas obras por la mitad, es decir, por alrededor de 354 millones de pesos. Además, en documentos obtenidos para esta investigación se constató que tres de las empresas recomendadas –cuyos nombres están en los correos electrónicos- recibieron contratos por 64 millones de pesos sin licitación, autorizados por Roberto Ortega Reyes, delegado de Capufe en Morelos y hermano de Juan Carlos Ortega Reyes, encargado de la agenda de Enrique Peña Nieto desde que éste era gobernador del Estado de México y actualmente en la Presidencia.

El director de CAPUFE en este sexenio ha sido Benito Neme Sastre, quien presume una relación personal con el Presidente Enrique Peña Nieto: son compadres por partida doble.  En septiembre del 2008, el entonces gobernador del estado de México bautizó a un hijo de Neme, y también en septiembre, pero de 2012, Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera apadrinaron a sus dos hijas, junto con el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto en el bautizó del  hijo menor de Neme.

Mauricio Sánchez Woodworth ha tratado de cuidarse al operar estas filtraciones. No ha tenido contacto con los dueños de las compañías involucradas, y para no ser identificado usa el sobrenombre de “Morantes” y el correo electrónico morantes33@hushmail.com,que corresponde a un sistema de encriptación.

 La negociación con los interesados en ganar licitaciones laha puesto en manos de su cuñada, Estela Vega Montaño, una persona sin trayectoria, aunque fuera corta, en el servicio público.

Ella también ha tomado sus precauciones usando un correo electrónico con la clave “SLY”. Desde éste intercambia información que luego se hace llegar a a los directivos de las compañías involucradas, entre las que se encuentran: Construcciones y Desarrollos (ACRE), Desarrollos Tecnológicos del Noroeste (DTN) y JADE Proveedores.

Además de filtrar información, ella también avisó sobre las fechas en que se darían a conocer las licitaciones y algunas características de las obras en puerta.

Las precauciones que tuvo el número dos de Capufe para no ser identificado han servido de poco ante un descuido de su cuñada. En siete correos electrónicos apareció como destinario el nombre de “Mau Sánchez Woodworth”, asociado a la clave Morantes.

 En los mensajes también usan la clave “El Rey” para referirse a Sánchez Woodworth a quien mantienen enterado de las negociaciones con las  empresas que, según los correos, habrían pagado por la información privilegiada.

CONTRATOS A LA CARTA

Mauricio Sánchez Woodworth llegó a CAPUFE sin experiencia en el servicio público. Antes se había desempeñado como director de  la División Inmobiliaria de la constructora Pargo SA de CV y director de la Inmobiliaria Vallescondido, en el Estado de México. Es decir, sabía cómo vender casas, no construir autopistas.

Su nombramiento como Director de Infraestructura Carretera de CAPUFE se dio el 31 de enero de 2013 y, tan sólo cuatro meses después, ya habían contactado  mediante ese esquema a empresarios interesados en recibir información privilegiada para ganar obras.

11 | 11 | 2013

“Échenle un ojo, son muy amigos míos”, anotó. “Envío información solicitada”.

El empresario incluyó una relación de proyectos de modernización de CAPUFE como el sistema de telepeaje, los dispositivos de control en la carretera y la red de fibra óptica, la cual estimó un valor de entre 60 y 65 millones de dólares. Y como “oportunidad inmediata” de negocios, citó dos autopistas: la México-Irapuato y la México-Veracruz.

 “Nos interesa participar activamente en la ejecución de estos proyectos. Tenemos particular interés en el tramo México-Querétaro-Irapuato de la fase 2, ya que conocemos bien el tramo y hemos trabajado en él”, completó su mensaje.

“Vamos a participar en las licitaciones que están próximas a lanzarse para fase 2. Ofrecemos un historial de proyectos exitosos terminados en tiempo y en presupuesto, sin sorpresas, tanto en México como en el extranjero”, añadió.

El correo enviado por Jaime de la Vega citaba a tres empresas que según él estaban interesadas en obtener los contratos.

 Jaime de la Vega es hijo del político priista Jorge de la Vega Domínguez, quien fuera Secretario de Estado, gobernador de Chiapas y presidente del PRI entre octubre del 1986 y noviembre del 1988.

 En los correos, Jaime de la Vega recomendó a otros amigos –así se refiere a ellos- para obras en CAPUFE. En uno de esos mensajes pidió citas a nombre de la empresa Mexie, representante en México de la empresa de origen austriaco Swaroski.

 En entrevista telefónica, Rafaela Gómez Tejeda, quien se identificó como la directora general de Mexie SA de CV, dijo no conocer al empresario Jaime de la Vega y aseguró que su compañía no trabaja con intermediarios para obtener contratos. Sin embargo, señaló que la empresa fue vendida hace dos años, y no puede responder por contratos obtenidos anteriormente.

 Jaime De la Vega no sólo ha recomendado a sus amigos o socios, también ha ganado no menos de 270 millones de pesos mediante contratos a favor de la empresa para la que trabaja, JADE Proveedores.

 JADE, a su vez, se ha asociado con Constructora ACRE, otra firma ligada al mismo empresario. El martes 10 de noviembre del 2015, él compartió con Estela Vega decenas de documentos internos de ACRE como registros notariales, aumento de capital, oficios, contratos, actas de finiquito de obras y facturas, como si se tratara de su propia compañía.

MULTIPLICA 4 VECES CONTRATOS

Una de las empresas mencionadas con insistencia en los mensajes fue precisamente Construcciones y Desarrollos ACRE, que entre 2013 y 2016 obtuvo -junto con dos compañías aliadas- contratos en CAPUFE por 699 millones 676 mil 894 pesos, según se constató en los documentos de adjudicación obtenidos en registros públicos.

75% corresponde a obras de rehabilitación de la autopista Cuernavaca-Acapulco

En el actual sexenio, esa constructora multiplicó 4.6 veces sus contratos con CAPUFE; de 152 millones de pesos que obtuvo entre 2009 y 2012, pasó a casi 700 millones entre 2013 y 2016, según información extraída de las bases de datos oficiales en Compranet. No todas las obras adjudicadas son mencionadas en los intercambios de correos.

 Su aparente dueño -casi único- es Ricardo Acedo Cubillas, quien posee el 99.99% de las acciones, de acuerdo con el acta constitutiva de la empresa inscrita  en la ciudad de México el 18 diciembre del 2007. ACRE ganó 13 concursos de obra en CAPUFE, pese a que sus propuestas eran el doble de caras que las de sus competidores.

2009 - 2012

$152,000,00.00 M.N.

2013 - 2016

$700,000,00.00 M.N.

Los funcionarios de CAPUFE descalificaron 108 propuestas más baratas en esas 13 licitaciones. Por ejemplo, en una licitación realizada el año pasado, para dar mantenimiento a la autopista Cuernavaca-Acapulco, fueron descalificadas 14 propuestas más baratas -la menor de 32 millones de pesos- y al final el contrato se le otorgó a Construcciones y Desarrollos ACRE por un monto de 61 millones 563 mil pesos.

 En otro concurso realizado en mayo de 2016, para reparar la autopista Ciudad Mendoza-Córdoba, en el estado de Veracruz, ACRE propuso ejecutar la obra en 76.6 millones de pesos, mientras que uno de sus competidores ofrecía realizarla a un costo de una tercera parte (24 millones). En esa licitación fueron descalificadas 10 propuestas más baratas.

 En todas las licitaciones que ha ganado en CAPUFE, Construcciones y Desarrollos ACRE ha presentado propuestas caras, pero ello no ha sido obstáculo para obtener contratos.

LOS RECOMENDADOS

En el intercambio de mensajes, Sánchez Woodworth, con el apelativo de Morantes, y su cuñada, que firma como SLY, acuerdan citas para constructores interesados en ejecutar obras en CAPUFE, recomiendan a posibles contratistas e intercambian información confidencial sobre las licitaciones.

23 | 07 | 2015

“Estimado Morantes, te informo que la semana pasada me reuní con un amigo constructor que tiene minas de caliza y asfalto y te pido de favor puedas registrar”, escribió Estela Vega

“Por otro lado te informo que el martes 20, Carlos Guerrero [otro aspirante a contratista] ya se entrevistó con Francisco Moreno [al parecer el Subdirector de proyectos de CAPUFE], el cual quedó de invitarlo a los siguientes concursos de estudios de proyecto”, completó el mensaje.

 “Tomo nota. Abrazo”, respondió el funcionario federal.

 “Estimado Morantes, espero te encuentres bien. Te molesto con una cita con Gabriela Morán (actual directora de autopistas, zona sur) para Marco Reyes y/o Luis Legorreta”, le escribió de nuevo Estela Vega a su cuñado el 27 de agosto del 2015.

 “¿Para cuándo la quieren?”, le contestó.

  “Puede ser miércoles o jueves de esta semana, en la mañana, si fuera posible. Mil gracias”, precisó Estela.

 “¿Quién viene y cómo se llama la empresa?”, dijo Sánchez Woodworth, al confirmar la cita.

 “La empresa se llama Cyel y la persona se llama Marco Reyes. Gracias”.

16 | 06 | 2015

En otro correo, fechado el 16 de junio de 2015, Estela Vega le escribió a su cuñado:

“Estimado Morantes, te comento que ya hablé con el amigo de Construtotal y me ratificó que la única línea es conmigo. Por otro lado, te molesto con los techos (financieros) de la (licitación) 160 a la 200”.

Al día siguiente por la tarde, la cuñada le reportó al funcionario sobre un constructor interesado en obtener dos licitaciones:

“Estimado Morantes, te informo que ya vi a nuestros amigos de la casa de Rancho Viejo. Están muy interesados en la (licitación) 67, y dicen que sí tienen la capacidad para hacerla. Me dicen también que tienen la capacidad y que entrarían en participación con otra empresa en la de rehabilitación de pavimento del (kilómetro) 140 al 160 en la (carretera) Tinaja-Cosoleacaque”.

La cuñada insistió sobre el tema, tres semanas después: “Estimado Morantes, te escribo este correo a petición de los amigos de Rancho Viejo (una empresa no identificada), para que le eches un ojo a la (licitación) 126 que me comentan que la mayoría de los participantes salieron mal técnicamente hablando”, escribió el 8 de julio.

“Esa no se puede, pero ya le tocó otra”, contestó Sánchez Woodorth.

Estela Vega incluso fungía como intermediaria de empresarios extranjeros, como muestra el correo del 22 de octubre de 2015, enviado por Juan de Dios Burgos, representante de la filial mexicana del grupo español Typsa, que tiene presencia en más de 60 países.

“Estimada Estela: aprovecho para saludarte y mandarte la presentación de los españoles, así como el trabajo que nos gustaría realizar, supervisiones plurianuales de la (autopista) México-Acapulco”.

Ella respondió con optimismo: “Yo mañana entrego la información y el lunes te tengo noticias, espero que buenas, yo creo que sí”.

COBRADORA EN CAPUFE... Y VERACRUZ

Además de ser intermediaria entre contratistas y CAPUFE, Estela Vega también gestionaba cobros pendientes, como muestra un correo enviado a su cuñado el viernes 22 de julio de 2016, con una relación de 12 facturas por 18 millones 957 mil 490 pesos que la dependencia federal le debía a las empresas Construcciones y Desarrollos Acre así como a  JADE Proveedores y Contratistas Mexicanos.

A los cinco días, otro constructor, Alfonso Cahero Tatto del Grupo Socaroto SA de CV, también le escribió a Estela Vega -a quien llama “tía”- para pedirle su intervención en el cobro de una factura por una obra en Veracruz.

27 | 07 | 2016

“Hola tía: Te dejo los datos del contrato que no hemos podido cobrar”

“Enviamos imágenes del contrato correspondiente a la obra Reconstrucción de base hidráulica y carpeta asfáltica del camino Mezquite-El Potrero (…) en el municipio de Acultzingo, Veracruz”, detallaron.

Este contrato por 9 millones 642 mil pesos fue una adjudicación directa federal, pero no estuvo a cargo de CAPUFE, sino de la Dirección de Carreteras del Estado de Veracruz, según consta en el expediente obtenido de registros públicos.

 Otro ejemplo de cobranza de la intermediaria con su cuñado:

“¡Hola! Fíjate que están muy atrasados los pagos de las estimaciones. De 13 (millones) nos han dado 1.5 aproximadamente y esa falta de recursos nos cuesta financiamientos. Ojalá puedas apoyarnos. Este tema ya lo había tocado con el hermano dos semanas atrás y no ha habido respuesta”, le escribió un contratista en noviembre de 2015.

 Ella, al instante, le rebotó el mensaje a Sánchez Woodworth: “Estimado Morantes, te mando el correo que me mandaron los amigos de Rancho Viejo. Saludos y Gracias. SLY”.

 El 26 de enero de 2016, ella escribió a su contacto en CAPUFE: “Buen día Amigo. Además de saludarte te molestamos para ver si nos ayudas checando que pasa con el pago de estas dos facturas que ya tiene mucho tiempo que fueron ingresadas”.

 En respuesta Morantes33 respondió lacónico: "Con gusto".

Las licitaciones amañadas suman 770 millones de pesos; una empresa recomendada multiplicó 4.6 veces sus contratos


LOS SOBORNOS AL SINDICATO

Marco Antonio Reyes Saldívar, el líder sindical, nunca fue altanero para exigir su parte. Él escribió mensajes cortos, frases sencillas, como quien no quiere llamar la atención.

 El 6 de agosto del 2014, por ejemplo, primero felicitó a la alianza ACRE-JADE por ganar un par de contratos estimados en 108 millones de pesos.

 Luego, en el siguiente párrafo, escribió:

06 | 08 | 2014

“de acuerdo a lo solicitado por ustedes, ya estamos al 51% por lo que es indispensable corresponder”.

A los doce días, en un mensaje titulado “Cómo vamos”, Ricardo Acedo Cubillas, director de la constructora ACRE,  reportó al líder sindical depósitos por 4 millones 873 mil pesos. El dinero fue transferido en una cuenta bancaria a nombre de la Asociación Sindical de Obreros y Empleados del Mantenimiento entre el 11 y el 18 de agosto de ese mismo año 2014.

“Estamos al día en nuestros compromisos”

Dice el correo enviado por Acedo Cubillas al líder obrero,  anexando una detallada relación de los depósitos realizados a la cuenta 8065 5038 5217 86 en Banco Santander. MCCI comprobó que ésta corresponde a la organización sindical.

En ese mismo correo,  el constructor hizo referencia a dos contratos asignados por CAPUFE en julio de 2014, uno con la clave N174 por 49 millones 116 mil pesos y otro identificado como N176 por 48 millones 346 mil pesos.

Junto a la información de cada contrato, incluyó una lista de depósitos realizados a la cuenta del sindicato, dinero que corresponde al pago de comisiones por las obras asignadas.

Por ejemplo, figuran 10 depósitos que suman

2 MILLONES 455 MIL PESOS, que equivalen al 5% del monto del contrato N174.

Otros cuatro depósitos por:

2 MILLONES 417 MIL PESOS, aparecieron junto al contrato N176, y también representan el 5% del monto adjudicado.

Ambos contratos corresponden a obras de reforzamiento de alcantarillas en 18 tramos de la autopista Cuernavaca-Acapulco.


El martes 19 de agosto, a las 3:13 de la tarde, el líder sindical le escribió al constructor, para precisar los depósitos recibidos en su cuenta de Banco Santander:

“Buenas tardes Ricardo. Muchas gracias por el apoyo y la información. Sólo un comentario: en el depósito del 15 de agosto por 262 (mil pesos): ¿me puedes confirmar que éste se realizó en dos partes, una por 200 (mil pesos) y otra por 60 (mil pesos)? Ya que así aparecen en nuestro estado de cuenta bancario y suponemos que corresponde a esa operación que tú nos haces el favor de reportar. Nuevamente gracias. Saludos. MARS! (iniciales de Marco Antonio Reyes Saldívar)”.

Posteriormente, Reyes Saldívar le escribió otro mensaje al constructor, en el que le solicitó que los siguientes pagos o comisiones, los hicieran en efectivo:

19 | 08 | 2014

“Para confirmar y agradecer el depósito realizado por $2,400,000.00 el viernes pasado que corresponde a una de cuatro asignaciones (…) Les pido que toda vez que hasta el momento no han realizado ninguno de los otros movimientos pendientes, nos hagan el favor de que lo próximo nos sea entregado en efectivo, ya que la cuenta que hasta hoy hemos venido utilizando por el momento no puede ser considerada. Gracias. MARS!”.

El Sindicato, a su vez, ha triangulado parte del dinero a la empresa REISCO Operadora de Servicios, manejada por Reyes Saldívar.

En una auditoría realizada en 2013, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) detectó depósitos por 3 millones 604 mil pesos de la Asociación Sindical de Obreros y Empleados del Mantenimiento -que encabeza Reyes Saldívar- a favor de REISCO, comprobó Mexicanos contra la Corrupción en documentos obtenidos para esta investigación. Esas transferencias bancarias fueron justificadas como supuestos préstamos.

Además, REISCO ha recibido transferencias directas de CAPUFE. Entre 2014 y 2016 la empresa ligada al líder sindical que opera como gestor de obras carreteras, obtuvo asignaciones de esa dependencia por 36 millones 783 mil pesos en 19 contratos.

LA CUÑADA Y SU HERMANO

Estela Vega -cuñada del número 2 de CAPUFE- y el líder sindical Marco Antonio Reyes Saldívar tienen una estrecha relación, al grado de que se llaman entre sí “hermanos”.

 Marco Antonio pertenece a una familia de mucho arraigo e influencia en el PRI. Su papá Manuel Reyes López es compadre del líder sindical Juan Manuel Aceves del Olmo, hermano del actual secretario general de la CTM, Carlos Aceves del Olmo.

 Durante diez años, los Reyes manejaron la Asociación Sindical de Obreros y Empleados de Limpieza; el papá era el Secretario general, sus hijos Myrna Evelyn y Marco Antonio ocupaban dos secretarías, y una más su compadre Manuel Aceves del Olmo.

 En los mensajes, Marco Antonio Reyes Saldívar utiliza los correos electrónicos mars@kasper.com.mx y mars@reisco-limpieza.com.mx, que son las iniciales de su nombre (MARS) con la terminación de dos empresas de limpieza que él maneja (Kasper y Reisco).

 También utiliza el correo marsctmsecc15@hotmail.com, que corresponde a sus iniciales y a las de la sección 15 de la CTM, a la que pertenece el sindicato de limpieza controlado por su familia.

En los correos que Reyes Saldívar intercambió con Estela Vega, ambos hablaban abiertamente de las licitaciones en las que buscaban favorecer a empresas “amigas”.

“Hola hermano. Oye, a ver si le puedes mandar esta info al Rey, es de los amigos de nuestros papás”, escribió Estela Vega

La empresa que recomendaba (HG Construcciones, en alianza con IGHERCA SA de CV) aspiraba a obtener la supervisión del bacheo de la autopista Saltillo-Torreón.

 Poco después de tres meses, Mauricio Sánchez Woodworth firmó el acta que le asignó a las dos mencionadas constructoras la supervisión del bacheo de otra autopista -no la que habían pedido- sino la Monterrey-Nuevo Laredo, por un monto de 3 millones 460 mil pesos. El contrato se otorgó pese a que había cinco propuestas más económicas, según se corroboró en documentos obtenidos para esta investigación.

 El martes 1 de julio de 2014, Estela le escribió a Marco Reyes un mensaje para recomendarle a dos empresas de Puebla, una de ella de nombre Proycot Construcciones.

“Hermano, estas 2 constructoras están muy fuertes (…) son de Puebla y están de acuerdo con las condiciones”, se lee en el mensaje. “Ojalá y le puedan dar prioridad a las primeras hermano! Un besoooo!!!!”.

Tres meses después de ese mensaje, el 14 de octubre de 2014, Proycot ganó la licitación para ejecutar obras de mantenimiento en la autopista Cuernavaca-Acapulco, por un monto de 58 millones 979 mil pesos.

 En el acta de fallo obtenida por Mexicanos contra la Corrupción, consta que había once propuestas más baratas que la otorgada a la constructora recomendada. La asignación fue avalada por Mauricio Sánchez Woodworth, el número dos de CAPUFE, quien firmó el acta.

 En otro mensaje, del 16 de abril de 2015, Estela Vega recomendó a otra empresa que también se había inscrito en una licitación de CAPUFE.

16 | 04 | 2015


“Hermano, esta es la (apertura de la licitación) 34 que no es nuestra, pero trae buen lugar Ricardo Azpe. Please avísame si puedes hacer algo. Besoooo”.

El mensaje traía adjunto copias de documentos de la CAPUFE que le había enviado Ricardo Azpe Meza, director de la compañía Grupo Asfaltos Procesados SA de CV.

 “Esta es la info que tengo, estamos en contacto”, le escribió Azpe a Estela. “Anexo fotos de las primeras cuatro hojas de la apertura de Capufe”.

 En dichos documentos, Grupo Asfaltos Procesados aparecía en el lugar 10 de 19 propuestas económicas inscritas en la licitación para el mantenimiento de la autopista Cuernavaca-Acapulco. Proponía ejecutar la obra en 88 millones 284 mil pesos, mientras que la propuesta más barata era de la empresa Coincat, por 80 millones. En la revisión de los expedientes, tres de las propuestas más baratas fueron desechadas, pero ni así lograron subir a la posición ganadora.


EL CARRUSEL GANAN LOS MISMOS

Una estrategia seguida por los constructores para obtener contratos, era participar en las licitaciones con distintas empresas, ocultarse detrás de diferentes razones sociales, aunque esta estrategia no funcionaría sin el disimulo de los servidores públicos involucrados.

 Alfonso Cahero Tatto, del Grupo Socaroto SA de CV, escribió que iría por 14 contratos, según consta en un mensaje enviado el 22 de abril de 2015 al líder sindical Marco Antonio Reyes Zaldívar y a Estela Vega, cuñada del número 2 de CAPUFE, con quienes ya había tenido al menos una reunión.

“¡Hola a todos! Primero que nada, muchas gracias por la reunión de ayer, estoy seguro de que vamos a hacer muy buen equipo. Por otro lado, entraremos en todos los concursos los cuales suman un total de 14 sin tomar en cuenta que  el del día de ayer en el cual quedamos en primer lugar. Si gustan y me lo permiten les mando por este medio el nombre de la empresa con la cual entraremos conforme se vayan presentando. En cada uno entraremos con 2 o 3 con el fin de intercalar”.

A los ocho minutos, Estela Vega le respondió: “¡Me parece perfecto, Alfonso! Quedo en espera de la información y te deseo muchísima suerte que no la vas a necesitar porque sabes hacer muy bien las cosas”.

 Otra empresa que ha participado por partida doble en los concursos de CAPUFE es Construcciones y Desarrollos ACRE. En un reporte financiero interno, se constató que la constructora suma como propias las obras asignadas a Desarrollos Tecnológicos del Noroeste (DTN).

 Pese a estar vinculadas, han concursado por separado en las mismas licitaciones; por ejemplo, en las convocatorias N152 y N180, correspondientes a estabilizaciones de taludes y terraplenes en la autopista Cuernavaca-Acapulco.

 ACRE tiene su domicilio en la Ciudad de México, aunque sus dueños (Ricardo Acedo Cubillas y su esposa) son originarios de Hermosillo, ciudad en donde está DTN.


LA TRIANGULACIÓN DE INFORMACIÓN

Un ejemplo del tráfico de información , son una serie de correos electrónicos intercambiados entre el 24 y 26 de junio de 2015.

 Primero, un contacto -al parecer un constructor- quien le escribió a Marco Antonio Reyes Saldívar: “Amigo, te encargo los techos por favor de tres licitaciones.

26 | 06 | 2015

Luego, el líder sindical le escribió a su contacto con CAPUFE, Estela Vega Montaño: “Sister, buenos días. ¿Nos podrían ayudar con esto?”.

 Y Estela Vega, a su vez, le escribió a su cuñado, el número 2 de CAPUFE, oculto en la identidad de Morantes33: “Amigo te encargo los techos por favor”.

 Cada mensaje llevaba anexa una relación de tres obras que estaban por licitarse en la plaza de cobro Chalco, de CAPUFE.

 El 26 de enero de 2016 ocurrió una triangulación similar. Reyes Saldívar le escribió a Estela para pedirle que gestionara dos pagos por 18 millones 66 mil pesos.

 Luego, ella le escribió a su contacto en CAPUFE para solicitar su apoyo para agilizar el pago. En respuesta, Morantes33 respondió lacónico: “Con gusto”.

 Aquel mismo día, Estela Vega le pidió a su cuñado información sobre los topes financieros de 13 licitaciones: “Estimado Morantes, te molesto si me pasas los techos”.

26 | 06 | 2015

 

Una hora después, la respuesta llegó con un documento interno de la SCT, de 31 páginas, en el que se detallaba toda la inversión prevista por CAPUFE para 2016, por 5 mil 868 millones de pesos, con los detalles de cada una de las obras proyectadas, con su respectivo monto.

 El oficio estaba dirigido a Mauricio Sánchez Woodworth y contenía información confidencial que era oro para cualquier constructor, pues les daba ventajas frente a sus competidores.

De hecho, el 100% de la información que contenía el documento estaba reservada por 12 años, es decir, se podía conocer hasta el año 2027, debido a que contenía datos financieros sobre obras que apenas iban a ejecutarse.

 Además, por disposición legal la información del documento es un secreto fiduciario, porque el dinero de esas inversiones proviene de un fideicomiso creado por Banobras y la Secretaría de Hacienda para el Fondo Nacional de Infraestructura.

 El tráfico de información continuó durante gran parte de 2016.

 “Morantes, ¿me puedes mandar el monto de la (licitación) 202?”, solicitó Estela a su cuñado en un mensaje fechado el 30 de mayo de 2016. “El monto es 42.3 millones de pesos”, contestó el mismo día Sánchez Woodworth.

 Al día siguiente, Estela intercedió ante el funcionario de CAPUFE, para que le hiciera un favor a Reyes Zaldívar (identificado como MARS): “Me comenta Mars que si te encarga el asunto de Julio Pulido de Querétaro. ¡Que no lo deja caminar!”.

En el Programa Federal de Inversiones en Infraestructura y de Comunicaciones y Transportes, uno de los objetivos fue alcanzar la modernización “con las mejores prácticas existentes”.

 Pero a ras de asfalto la historia es distinta. Los correos y los contratos hallados en registros públicos comprueban que el número dos en CAPUFE y su cuñada filtraron información a empresas nacionales que les ayudó a ganar contratos.

De hecho, el 100% de la información que contenía el documento estaba reservada por 12 años, es decir, se podía conocer hasta el año 2027, debido a que contenía datos financieros sobre obras que apenas iban a ejecutarse.









LEE TAMBIÉN

Investigan a exedil hidalguense por desvío de 23 mdp

El exalcalde priísta Filiberto Hernández presuntamente malversó 23 millones 525 mil 393 pesos, de acuerdo con documentos de la investigación





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información