ESPECIALES LSR

Burocracia y cambio de gobierno atoran el caso Mariela

En el caso de la desaparición de Mariela, los argumentos de la Fiscalía, apuntan que apenas se están acoplando con la entrada de la nueva administración

  • SHARENII GUZMÁN
  • 13/06/2019
  • 19:48 hrs
  • Escuchar
Burocracia y cambio de gobierno atoran el caso Mariela
Mariela, estudiante de la Facultad de Filosofía de la UNAM, desapareció el 27 de abril de 2018. (Especial)

Con la entrada del nuevo gobierno y el cambio del Centro de Apoyo a Personas Extraviadas o Ausentes (CAPEA) a Fiscalía Especializada en la Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas, el caso de Mariela Vanessa Díaz Valverde se ha frenado por la burocracia.

Gabriela Díaz, hermana de Mariela, la estudiante de la Facultad de Filosofía de la UNAM desaparecida el 27 de abril de 2018 y de quien no se tiene rastro, asegura  que si en la anterior administración los avances en la investigación eran lentos, ahora hay un retroceso. “Es como si se empezara desde cero”.

Agregó que los argumentos que le dan en la Fiscalía, la cual inició trabajos en septiembre de 2018, es que apenas se están acoplando con la entrada de la nueva administración. Sin embargo, comentó Gabriela, ya llevan seis meses.  

NO OLIDES LEER: Caso Mariela: los errores al buscar a una mujer desaparecida en CDMX

En lo que va este sexenio las cosas han empeorado, no sé qué tanto sea lo que se tiene que cambiar, pues a la fecha dicen que todavía están en transición. Me dicen que apenas se están instalando, pero ya llevan más de seis meses”.


La Silla Rota solicitó un posicionamiento o entrevista en la Procuraduría General de Justicia (PGJ) sobre la falta de atención del actual gobierno en el caso Mariela y el área de Relaciones Públicas dijo que este jueves no sería posible, quizá el viernes habría respuesta.

Desde que la Fiscalía sustituyó a CAPEA, Gabriela indicó que no ha habido ni un solo avance. Antes por lo menos llevaban un programa de trabajo en el caso Mariela e informaban a la familia cada mes; ya no siguen ese esquema y la atención no mejoró.

“Ahora llegamos a la Fiscalía y para acceder es un lío, porque se tiene que llevar la carpeta (de investigación) o luego nos dicen que está muy lleno. Se me hace peor que cuando antes era CAPEA. Se supone que se hizo el cambio para una mejoría, pero realmente no ha sido así. Nos dejan esperando hasta tres horas”, cuenta en entrevista a La Silla Rota.

En cuanto a los avances de investigación todavía no hay una línea sólida o por lo menos no notifican a la familia. “Hemos solicitado información y no nos hacen caso. Les decimos que queremos nuestra diligencia y es como si no hubiéramos pedido nada. Tampoco nos dan los cronogramas de qué piensan hacer o cómo van a actuar".

Cuando desapareció Mariela, la familia lidió con la revictimización del Ministerio Público y la resistencia de declarar a la joven de 22 años como desaparecida. CAPEA tardó cuatro meses en cambiar el estatus, ya que al inició la consideraban “persona ausente”.

También al inicio del caso, la Procuraduría cometió muchas irregularidades, situación que provocó que se le perdiera completamente el rastro de Mariela, que no hubiera ningún indicio de lo que ocurrió.

Mariela salió de su casa la mañana del 27 de abril en la alcaldía Iztapalapa y gracias a la geolocalización del teléfono de la joven que hizo su hermana, se pudo saber que la última señal del aparato móvil fue en el Cerro de la Estrella, colonia Fuego Nuevo.

A bases de exigencias, la familia logró crear un esquema de trabajo con las autoridades capitalinas, sin embargo lo poco que se pudo avanzar, ahora está detenido.

"Ahora tengo mucho miedo de salir a la calle"

Su desaparición la sensibilizó con este tipo de casos y ahora más que nunca ha sentido un incremento en la inseguridad en la Ciudad de México.

A raíz de lo que pasó con mi hermana siento más miedo, ahora estoy más alerta, desconfío mucho de las personas, ya no puedo andar tranquila, quizá la persona que viene atrás tiene malas intenciones. Cuando oscurece ya quiero estar en casa. Tengo más autoprotección, mando mensajes a mi familia avisando donde estoy, es algo que no debería de pasar”, relata Gabriela Díaz Valverde a La Silla Rota.


TE PUEDE INTERESAR: ''No sé si me iban a secuestrar pero la policía del Metro me dijo ¿qué quieres que hagamos?''

Luego de la desaparición de Mariela Vanessa cuando salió de su casa en la alcaldía de Iztapalapa, Gabriela ha observado un incremento de este fenómeno que podría está ligado con el delito de trata de personas.

“Todos estos casos de violencia y desaparición van en aumento. Aunque volteas a ver la situación hasta que le pasa a un ser querido, sin embargo, antes no se sabía que desaparecieran tantas personas al día, tantas niñas. No sé si sea porque ya estoy más involucrada y sensibilizada o de verdad todo va a la alza, porque cada rato aparece una ficha nueva”.

De acuerdo con especialistas, el fenómeno de la desaparición de mujeres y niñas ha incrementado en la Ciudad de México en los últimos años y meses, incluso este delito motivó, junto con el aumento de la violencia sexual y feminicidios, que organizaciones civiles solicitaran el 17 de septiembre de 2017 al gobierno federal la declaratoria de la Alerta de Género en la capital del país.

No obstante, el pasado fin de semana la Secretaría de Gobernación rechazó emitir su declaratoria con el argumento de que la administración de Claudia Sheinbaum había realizado 13 acciones, aunque las organizaciones peticionarias afirman que no es suficiente.

La desaparición de Mariela Vanessa Díaz Valverde fue uno de los 13 casos que fueron incluidos en la solicitud de la Alerta de Género en la Ciudad de México. En el proceso del análisis de la declaratoria se creó un grupo de trabajo con las autoridades que atendió a las 13 familias, a pesar de la negativa, se mantendrán estas mesas.

Ana Yeli Pérez, directora de la asociación civil Justicia Pro Persona, una de las organizaciones peticionarias de la Alerta de Violencia de Género, consideró que con el cambio de CAPEA a Fiscalía se tenía una oportunidad de mejorar la situación, pero han observado que no han modificado las prácticas.

“Con la transición a Fiscalía no se han visto cambios sustanciales en la búsqueda de las mujeres desaparecidas. En particular me parece que esas formas de actuación son las que originan que las mujeres no se les ubique, están muy retrasados en la metodología de investigación”, indicó.

djh