NACIÓN

"Es duro ver a nuestros hijos cómo están, todos quemados"

La madre de Josué Neria Gudiño relata cómo encontró a su hijo tras la explosión en ducto de Tlahuelilpan

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 19/01/2019
  • 15:31 hrs
  • Escuchar
Es duro ver a nuestros hijos cómo están, todos quemados
Josué Neria Gudiño de 24 años se encuentra grave en la Unidad Médica de Alta Especialidad. (FOTO CUARTOSCURO)

“Es duro ver a nuestros hijos como están, los vimos todos quemados”, dice con dolor Leonor Gudiño, madre de Josué Neria Gudiño, quien es uno de los lesionados tras la explosión del ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo.

El joven, de 24 años, es mecánico y labora con su papá en un taller, pero a veces no tienen tanto trabajo y por eso la familia no cuenta con muchos recursos.

La tarde del viernes un amigo le llamó a Josué  para avisarle lo que sucedía en el ducto y él decidió ir. Leonor comenta que los soldados le decían a la gente que entrara a tomar la gasolina, porque la estaban regalando, además de que por Facebook se enteraron más personas.

Juan iba pasando y lo agarró la explosión, tiene 15 años

No sé por qué fue la diligencia de los soldados, por qué les decían que entraran a sacar la gasolina si sabían el peligro que corrían. Ellos les dijeron que estaban regalando la gasolina y que fueran”, afirma.

Al ver que anochecía, una de sus hermanas fue a buscar a Josué, y cuando estaba hablando por teléfono con Leonor le dijo: “¡Mamá, ardió esto!”, y según lo que le contó la joven, todas las personas salieron corriendo.

Recuerda que encontró a su hijo de pie porque unas personas le ayudaron a brincar una zanja, pero estaba desnudo porque se rodó en el pasto en un intento por apagar el fuego que le causó quemaduras en la cabeza, la cara y las manos.

Aunque Josué está grave, su mamá tiene fe en que se recuperará. Indica que en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Lomas Verdes del IMSS no les han permitido ingresar a verlo porque lo están atendiendo. Añade que algunos de los lesionados están en Terapia Intensiva, mientras que quienes están más graves se encuentran en otra zona.

“Confiamos en Dios y yo creo que a nuestros hijos los estamos poniendo en sus manos, porque no hay nadie más que pueda restaurar sus vidas”, dice Leonor mientras se le quiebra la voz y contiene las lágrimas.

Debido a la situación, hace un llamado al gobierno: “Lo que nosotros le pedimos al Presidente (Andrés Manuel) López Obrador es que nos apoye, porque supuestamente decían que solamente eran 50 y tantos muertos, pero no, porque están calcinados en las milpas, niños y hasta señoras que llevaban a sus bebés”.

Para la madre de Josué esta tragedia se pudo haber evitado si se hubieran implementado las medidas de seguridad correspondientes en el lugar, en vez de permitir que continuaran llegando personas.

“Si los soldados hubieran puesto una valla para que la gente no se acercara se habría evitado, pero según lo que dicen, los soldados estaban diciendo: ‘entren a sacar la gasolina’, eso fue un error de ellos, por eso hubo muchas muertes”, lamenta.

dmv