NACIÓN

“El Chapo” preso para siempre: ¿quién ocupará su lugar en el cártel?

Varios son los nombres que salen a relucir al momento de evocar un sucesor de Guzmán Loera en el cártel de Sinaloa

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 24/07/2019
  • 17:48 hrs
  • Escuchar
“El Chapo” preso para siempre: ¿quién ocupará su lugar en el cártel?
“El Chapo” preso para siempre: ¿quién ocupará su lugar en el cártel? (Foto Especial)

Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo, no volverá a ver la luz del día, una fría y solitaria celda en el “Alcatraz de las rocosas” será su “hogar” hasta el día de su muerte.

Acabado el capo, el cártel de Sinaloa seguirá su camino, sigue siendo la organización criminal con mayor presencia en Estados Unidos y la segunda en México, además de ser una de las más peligrosas del mundo.

¿Quién o quiénes serán los que tomarán las riendas del temible y poderoso cártel de Sinaloa?

El primer nombre que sale a relucir es el de Ismael Zambada García, “El Mayo, compadre de Guzmán Loera y con quien fundó el cártel de Sinaloa. Tras su fuga de Puente Grande, en 2001, “El Chapo” se alió con él para vivir su años de gloria en el mundo criminal.

Con más de 70 años, “El Mayo” ha sobrevivido medio siglo en el narcotráfico sin ser detenido o abatido, que haya tomado ya el liderazgo del cártel sería un movimiento natural, hay quienes aseguran que incluso era Zambada García el verdadero líder de la organización tras la sombra del mito de “El Chapo”.

El único problema de Zambada García sería la edad, misma que lo convertiría únicamente en un líder político dentro de la organización más que operativo. Expertos, sin embargo, consideran que El Mayo” aún tiene la fuerza para liderar el cártel de Sinaloa.

Oculto en la sierra del Triángulo Dorado, “El Mayo” podría comandar el cártel como siempre lo ha hecho desde que lo fundó junto con “El Chapo”.

Las autoridades estadunidenses parecen no estar muy interesadas en atraparlo, ni siquiera hay una recompensa en su contra; mientras que los 30 millones de pesos que ofrecen en México no parecen suficientes para que alguien se atreva a delatarlo.

La sangre responde a la herencia, por ello los dos hijos de “El Chapo” más aventajados en el mundo criminal serían los elegidos de continuar el legado. Se trata de Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

Desde la tercera captura y posterior extradición de Guzmán Loera, “Los Chapitos” se hicieron sentir en el cártel de Sinaloa. Le arrebataron el liderato a Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, quien era presumido por expertos como el sucesor de “El Chapo”.

Fue detenido a los pocos meses de la extracción de “El Chapo” y su hijo, Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, se vio obligado a entregarse a autoridades estadunidenses por temor a represalias.   

Su juventud podría abrirles paso en el trono del cártel de Sinaloa, sin embargo, el ímpetu de dicha inexperiencia podría sacarlos del camino. Incluso, hay quienes aseguran que El Mayo” busca desplazarlos de la organización debido a la forma en que estos trabajan.

Aureliano Guzmán Loera, “El Guano, hermano de “El Chapo” también aparece en la lista de los posibles sucesores. En un escenario más complicado, el capo ha retado a sus propios sobrinos, “Los Chapitos”, principalmente en Sonora.

Experimentado, con un perfil bajo y despiadado, “El Guano” podría ser una opción ante la ausencia de liderazgo en el cártel de Sinaloa.

Un fantasma, no se sabe si está vivo o muerto, Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul, es otro de los líderes fundadores del cártel de Sinaloa. Caracterizado por su labor interlocutora y conciliadora, el capo podría tomar la rienda de la organización que vio nacer.

Al igual que “El Mayo”, “El Azul” tiene sobre sus hombros una recompensa por 30 millones de pesos. Un viejo amigo de los Guzmán y los Zambada, él sería el único que pararía la eventual guerra que entre ambas familias se avecina.

En un escenario alejado, Rafael Caro Quintero, “El Narco de Narcos”, es considerado por las autoridades estadunidenses como uno de los líderes del cártel de Sinaloa.

Uno de los más buscados de la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), Caro Quintero tiene a sus espaldas una recompensa por 20 millones de dólares.

En diversas entrevistas a Anabel Hernández, Caro Quintero asegura estar fuera del negocio del narcotráfico.

Reportajes e investigaciones periodísticas lo señalan en activo, sin embargo, en una organización criminal independiente, en una aparente lejanía con el cártel de Sinaloa.

Ante este escenario, todo indica que la disputa por el liderazgo máximo es entre los Zambada y los Guzmán, si es que no pueden resolver sus presuntas diferencias.

La disputa interna y posterior fragmentación del cártel no auguraría prospero futuro al cártel de Sinaloa, pues este ha sido el inicio del fin para varias organizaciones de la droga que actualmente viven en el declive.