MUNDO

El asesinato que le abrió los ojos a Estados Unidos

El entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, acusó a los asesinos de estar "llenos de odio o llenos de miedo, o ambos"

  • REDACCIÓN
  • 01/11/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El asesinato que le abrió los ojos a Estados Unidos
Matthew Shepard, murió para cerrar una etapa cultural de inocencia o “dichosa ignorancia”. (Foto: Internet)

El 6 de octubre de 1998 se perpetró un ataque, que derivó en asesinato, en el estado de Wyoming que cambió la perspectiva de los Estados Unidos. Incluso, el entonces presidente Bill Clinton, acusó a los agresores de estar "llenos de odio o llenos de miedo, o ambos".

Matthew Shepard, joven de 21 años abiertamente homosexual, murió para cerrar una etapa cultural de inocencia o “dichosa ignorancia”, respecto a los derechos y el trato hacia la comunidad gay en la nación norteamericana. El asesinato de Shepard puso de relieve que los estados "vaqueros" y del centro del país eran una zona peligrosa para las personas con esta orientación sexual.

Al ser encontrado atado a una cerca hecha de troncos y con heridas en la cabeza y cara por los golpes que recibió entre 19 y 21 veces con la parte trasera de un revólver Smith and Wesson, el diario New York Times comparó el homicidio con la costumbre occidental de clavar un coyote muerto a una cerca para advertir a los intrusos. Cosa que indignó al país de las barras y las estrellas.

Russell Henderson y Aaron McKinney, identificados como los asesinos, cumplen cadena perpetua por secuestro y asesinato.

Dos días después del fallecimiento de Matthew (11 de octubre del 98), políticos y celebridades se reunieron a las afueras del Capitolio de Estados Unidos para participar en una vigilia multitudinaria.

Años más tarde, en 2009, Barack Obama proclamó la Ley de Prevención de Crímenes de Odio Matthew Shepard y James Byrd Jr (este último un afroamericano asesinado en Texas en junio de 1998 por tres supremacistas blancos).

Pese a ello, actualmente Wyoming se encuentra entre los cinco estados que carecen de una ley que penalice este tipo de delitos.

A ello, se suma que en otros 15 estados, estas leyes no aplica expresamente a quienes se convirtieron en víctimas por su orientación sexual, de acuerdo con la organización Human Rights Campaign (Campaña de Derechos Humanos).

DJH