NACIÓN

La época en que las drogas fueron legales en México

Pocos recuerdan la vez en que México no sólo legalizó la mariguana, sino varias de las consideradas drogas fuertes

  • REDACCIÓN
  • 25/01/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
La época en que las drogas fueron legales en México
La época en que las drogas fueron legales en México (Foto tomada de la web)

“Al menos en zonas turísticas de México, debería legalizarse la producción y el consumo de mariguana”, estas fue la alternativa que propuso Enrique de la Madrid, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur), para disminuir la violencia en los destinos vacacionales en el país.

La situación legal de dicha droga ha sido tema de debate, actualmente y en algunos lugares del país, el uso medicinal es permitido, mientras que el recreativo sigue siendo limitado.

Sin embargo, pocos recuerdan la vez en que México no sólo legalizó la mariguana, sino varias de las consideradas drogas fuertes.

Se trató de un par de meses de 1940, de febrero a julio para ser exactos. El hombre tras la idea fue Leopoldo Salazar Viniegra, Secretario de Salubridad durante el sexenio de Lázaro Cárdenas del Río.

Salazar Viniegra actualmente es considerado un gurú de la legalización de las sustancias prohibidas.

La decisión no la tomó de la nada, el Secretario de Salubridad tenía experiencia en materia: dirigió el famoso manicomio de la Castañeda y luego laboró en el anexo Hospital de Toxicómanos.

Bajo su mando, los trabajadores de dichas clínicas aprendieron a separar mitos y realidades en relación a las drogas, eliminando así los prejuicios en el ámbito médico que existían en la época.

Incluso, el portal MasdeMX señala que experimentó con sus colegas, haciéndoles fumar marihuana para comprobar que ésta no provocaba las reacciones sicóticas que le atribuían, así como que no generaba adicción.

Publicó además un artículo llamado “El mito de la mariguana”, el cual fue fundamental para abrir un debate de manera científica en el país.

Ya en el gabinete de Cárdenas, Salazar Viniegra impulsó que el presidente firmara el 17 febrero de 1940 un decreto que permitió el uso y distribución de drogas para tratamientos médicos.

Sin embargo, la dependencia a las drogas se tomaba como un problema de salud pública, por lo que podrían adquirir la droga supervisados y suministrados por profesionales.

Además, se comenzó a usar drogas como el opio en la fabricación de medicinas, por lo que se podían encontrar remedios para la depresión y anestésicos e incluso tónicos para la tos que incluían opio como ingrediente principal.

Así, se abrieron dispensarios donde 500 personas por día podían acudir por dosis de morfina, heroína, mariguana y demás drogas.

Uno de los más emblemáticos se encontraba en la calle Sevilla, en la Ciudad de México.

Durante esos seis meses se redujo la violencia y la corrupción que generaba su tráfico ilegal, el antiguo narcomenudeo.

Aun así, hay ciertos tópicos importantes que de desconocía, por ejemplo, de dónde venía la droga que se consumía, pues se ignoraba si la producía el gobierno o a quien se la compraba.

Sin embargo, todo acabó a causa de la presión del gobierno de Estados Unidos, el cual nunca tuvo buena relación con la administración de Lázaro Cárdenas, ni mucho menos vio con buenos ojos el decreto impulsado por Salazar Viniegra.

Los estadunidenses, como manera de presionar al gobierno mexicano dejaron de exportar fármacos a México.

Luego, amenazaron con suspender la compra de plata y otras materias primas.

Por ello, Lázaro Cárdenas por Decreto Oficial, el 3 de julio de 1940 se pospuso la medida, la cual ningún otro presidente volvió a retomar.

rgg