ESTADOS UNIDOS

Empleados jóvenes de Trump en crisis porque nadie quiere salir en citas con ellos

El personal administrativo joven de Donald Trump está teniendo problemas para salir en citas romanticas en Washington
Empleados jóvenes de Trump en crisis porque nadie quiere salir en citas con ellosEl director de medios sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino, a la izquierda, y la secretaria personal del presidente Donald Trump, Madeleine Westerhout, en la Casa Blanca

El personal administrativo joven de Donald Trump está teniendo problemas para salir en citas en Washington, una de las ciudades más liberales del país, según un nuevo artículo de Politico.

Tanto el personal actual como el anterior dicen que a menudo son reprendidos por gente que conocen en línea para tener citas, o simplemente se les niega cuando alguien descubre dónde trabajan o que votaron por el presidente.

Trump, con  los mismos niveles de aprobación que Nixon para ser sometido a juicio político: CNN

Washington es más que nunca una ciudad moderna, un lugar donde el personal, especialmente los jóvenes que deseen beber y salir con una vida milenaria normal, querrían vivir. El problema es que si trabajas para Trump, también es un territorio más hostil que nunca.

El presidente hizo campaña contra la idea misma de "Washington", criticó a las ciudades como "zonas de guerra" y organizó una campaña con una carga racial cuyos mensajes codificados no se perdieron en los diversos residentes de los barrios de D.C., que se inclinaban por la democracia. Las áreas repletas de bares que se convirtieron en sinónimo del joven Washington en la era de Obama están llenas de camisetas anti-Trump y arte callejero. Incluso los viejos reductos republicanos como Spring Valley en la parte superior del noroeste no son muy amigables con Trump.

A veces, la opción más fácil es ocultar sus identidades. Si bien, en circunstancias normales, podría esperar que los jóvenes funcionarios de la Casa Blanca muestren sus credenciales de trabajo en conversaciones lo antes posible, el equipo de Trump ha aprendido a utilizar los métodos de disuasión más bien  utilizados por los empleados de la CIA.


"Simplemente diré que trabajo para el gobierno federal", dice un ayudante de la Casa Blanca. Después de algunas conversaciones en bares donde no fue bien recibido ha aprendido a revelar su pasado en la Casa Blanca como último recurso.


"Incluso ahora, la gente tiene que preguntar cinco o seis veces antes de decir: 'Sí, trabajé allí'", dice.

Cuando ser vago con la respuesta no es suficiente, los empleados siempre pueden mentir directamente, como un joven funcionario administrativo aprendió a hacer mientras trabajaba en Nueva York durante la campaña.


"Le dije a la gente que era auditor en Wall Street, y la gente simplemente dejó de hacerme preguntas después de eso", recuerda.

Cuando se trata de revelar su afiliación con Trump, ningún terreno es más difícil que el cortejo. " Si eres partidario de Trump deslizan hacia la izquierda", lo que significa que "ni siquiera se molesten en intentarlo", podría ser la frase más común en los perfiles de las aplicaciones de citas como Tinder en Washington.


"Haces lo de la charla casual, y tienes una conversación muy buena, y luego te pueden decir: 'No votaste por Trump, ¿O sí?'", dijo una funcionaria del gobierno de 31 años.


"Tan pronto como digo, 'Por supuesto que sí', simplemente se alteran y los chats son todos en mayúsculas '¿CÓMO PUEDES SER TAN RACISTA?'

En un reciente intercambio en línea, una cita potencial le preguntó, "¿Separas bebés de sus madres y luego los envías a México?" 

Otro pretendiente en una aplicación de citas le dijo: "Gracias, pero no, gracias. Simplemente te busqué en Google y encontré que eras portavoz de la administración Trump. Vete al carajo".

Los empleados jóvenes han tenido que desarrollar un agudo sentido de cuándo tener "la charla" con parejas románticas.

"He logrado tener citas con chicas", dice un ex empleado de la Casa Blanca. "Pero sé que tengo que tener cuidado al abordar el tema Trump. Solo sé que una vez que lo hago no debe ser demasiado pronto, hasta el punto en que es como, 'Oye, trabajé para Trump, deberías dejar de hablarme'. perodebe ser lo suficientemente tarde para que eventualmente sepan que aunque trabajé para este tipo hayan visto que no soy una persona horrible y que podemos superar eso ".

Como explica un ex trabajador de Trump, sus jóvenes compañeros de trabajo en la administración son lo suficientemente mayores como para saber que, por divisiva que sea la política estadounidense en este momento, algunas cosas sobre la capital nunca cambian. "No les importa que las personas sean hostiles a Trump", dice ella. "Todavía tienen una apariencia de poder y acceso, las cosas que importan en Washington"

LEA TAMBIEN


Trump pide hacer una ley migratoria como la de México

En su cuenta de Twitter, el presidente estadounidense pidió que las leyes sean tan duras como las de nuestro país











Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información