Opinión

Diorama

Esta semana en DIORAMA, aquí mis recomendaciones literarias. | Jorge Iván Garduño

  • 26/05/2019
  • Escuchar

El siglo de las langostas (Ediciones ERA/Editorial Txalaparta) de Malika Mokeddem. Ésta es una novela hermosa y terrible, en que varias décadas de historia y gran parte de la geografía de Argelia se despliegan con extraordinaria fuerza: el desierto del sur, sus tormentas de arena, sus nómadas a lomo de camello, sus movibles dunas y su cielo; las tierras fértiles del norte ocupadas por los rumíes, las invasiones de langostas, las casas volcadas hacia su patio central, los hombres que huyen a caballo, los poblados, sus baños públicos y sus cárceles soñolientas, los mercados, el primer ferrocarril destartalado, la comida, los olores, las tiendas y los telares de las mujeres.

Coedición con Editorial Txalaparta.

A dos metros de ti (Nube de tinta) de Rachael Lippincott. A Stella Grant le gusta tener el control, a pesar de no poder dominar sus propios pulmones, que la han tenido en el hospital la mayor parte de su vida. Por encima de todo, Stella necesita controlar su espacio para mantenerse alejada de cualquier persona o cosa que pueda transmitirle una infección y poner en peligro su trasplante de pulmón. Dos metros de distancia. Sin excepciones.

En cuanto a Will Newman, lo único que quiere controlar es cómo salir de este hospital. No le importan sus tratamientos, o si hay una nueva medicación en ensayo clínico. Pronto cumplirá dieciocho años y podrá desconectar todas estas máquinas. Desea ir a ver el mundo, no solo sus hospitales.

Will y Stella no pueden acercarse. Solo con que respiren cerca, Will podría provocar que Stella perdiera su puesto en la lista de trasplantes. La única forma de mantenerse con vida es mantenerse alejados.

¿Puedes amar a alguien a quien no puedes tocar?

Había una vez mexicanas que hicieron historia (Alfaguara infantil) de Pedro J. Fernández. Desobedecer puede ser una buena idea. Ser ordenada siempre es lindo y poderoso, claro, pero salirse del huacal vuelve interesantes las cosas cuando los mandatos son aburridos, cuando no nos dejan movernos a nuestras anchas, sobre todo cuando dañan nuestra alma. En esos casos hay que inventarse oportunidades propias para hacer descubrimientos y brillar como diamantina. Las mujeres de este libro se han reunido para contarte cómo le hicieron, cuánto buscaron hasta salirse con la suya.

Porque la curiosidad no mata al gato. Las féminas, chicas y grandes, siempre terminan averiguando maneras para abrirse paso, aunque el camino esté lleno de piedritas.

Tesoros y secretos de la Ciudad de México y algunas más (Miguel Ángel Porrúa) de Ángeles González Gamio. La hoy Ciudad de México –que por muchos años conocimos como Distrito Federal– ha vuelto a recuperar su nombre. Nada más justo, creo, que volver a llamarla de la manera en que fue nombrada por sus fundadores, los mexicas, desde aquel año de 1325: México-Tenochtitlan.

La tarea del cronista es, precisamente, la de buscar en el tiempo para traer al presente lo que fue y lo que es de una ciudad. Ángeles González Gamio, ha buscado penetrar más allá de los muros para encontrar lo que celosamente se escondía detrás de ellos.

Hoy celebramos la aparición de este segundo tomo que nos ofrece alrededor de 75 sucesos en los que leemos acerca de muchos acontecimientos relevantes que son parte sustancial del devenir de la Ciudad de México.

Corazón de piedra. Crónicas gozosas de la Ciudad de México (Miguel Ángel Porrúa) de Ángeles González Gamio. “Lugar de origen, destino final, punto de encuentro o de partida, refugio o prisión, espejismo o quimera, la Ciudad de México es ante todo nuestra casa. Barrios, pueblos y colonias son habitaciones donde las voces y los rumores del presente –el más fugaz de todos los tiempos ya que el pasado está en apariencia inmóvil y el futuro se encuentra siempre por llegar– se mezclan con los ecos y las huellas dejados por las generaciones anteriores.

“Este volumen que rescata las más brillantes páginas de Ángeles González Gamio es un libro de viajes a través del Centro Histórico: tiempo y memoria anclados en la piedra. Sus páginas son mapas que nos orientan para llegar al claustro, la plaza, el hospital, el jardín, el teatro, la mansión, la escuela, el pequeño comercio que hace de su ingenuo letrero un escudo contra los embates de macroplazas y megacomercios”, Cristina Pacheco.

Más de Diorama

@plumavertical  | @OpinionLSR | @lasillarota