DINERO

Subieron la mota también el alcohol; buscan cambiar cobro de bebidas alcohólicas

Especialistas y legisladores urgen la modernización del IEPS en bebidas alcohólicas

  • REDACCIÓN
  • 05/05/2021
  • 14:48 hrs
  • Escuchar
Subieron la mota también el alcohol; buscan cambiar cobro de bebidas alcohólicas

Actualmente en la Ley del IEPS se establece que las bebidas con contenido alcohólico y cerveza con una graduación alcohólica de hasta 14° pagan una tasa de 26.5%; de 14° a 20° se les grava con 30%; y las superiores a 20° la tasa es 53 por ciento; sin embargo, esto propicia la compra de bebidas muy baratas, de acuerdo con expertos y legisladores.

Desde 1980 en México se gravan las bebidas alcohólicas bajo el concepto ad valorem (valor de la bebida) y es necesario un esquema ad quantum (por cantidad de alcohol contenida); de los 37 países miembros de la Organización de Cooperación de Desarrollo Económicos (OCDE) sólo cuatro aún cuentan con el sistema ad valorem: México, Chile, Corea del Sur e Israel, de acuerdo con senadores y productores de mezcal.

Advirtieron que una mayor recaudación fiscal, desarrollo sostenido en el campo, piso parejo entre pequeños productores de destilados y fermentados, así como una auténtica desincentivación en el consumo explosivo del alcohol, sobre todo en jóvenes, son algunos de los beneficios que traería la modernización del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en las bebidas alcohólicas.

En el marco del Foro "Hacia la modernización del esquema fiscal de las bebidas alcohólicas en México", senadores y especialistas coincidieron en la pertinencia de modificar este gravamen.

Luis Foncerrada, experto en temas fiscales, dijo que el esquema ad valorem no resuelve la razón por la que el IEPS fue impuesto a las bebidas con contenido alcohólico."El ad valorem ignora la cantidad de alcohol y propicia la compra de bebidas muy baratas".

El senador Gerardo Novelo Osuna, de la bancada de Morena y quien presentó una iniciativa para modernizar el IEPS, dijo que, dadas las actuales limitaciones del sistema sanitario, el problema del consumo nocivo de alcohol en México y los bajos niveles recaudatorios del país se hace necesario buscar alternativas para enfrentar estos retos cumpliendo con la promesa de no crear nuevos impuestos. "Esto se conseguiría al pasar de un esquema ad valorem -que grava el precio de producción en cada etapa de comercialización de las bebidas- a un impuesto ad quantum -que impacta una sola vez el contenido alcohólico de cada bebida".

El senador Ovidio Peralta Suárez, también de Morena, destacó que modernizar el esquema del IEPS es necesario porque desde un enfoque fiscal implicaría una recaudación adicional de 20,000 millones de pesos y, "no debemos dejar de lado que este planteamiento también trae consigo beneficios adicionales a la salud, al campo y la promoción de las Pequeñas y medianas empresas (pymes) productoras de bebidas alcohólicas en México".

Los legisladores coincidieron en que "como está establecida la forma de gravar las bebidas alcohólicas daña a los mercados artesanales y favorece al mercado ilegal".

Los especialistas coincidieron en que el fin extrafiscal que persigue el IEPS para bebidas alcohólicas, que es desincentivar el consumo explosivo del alcohol, no se ha logrado con el actual esquema impuesto desde hace más de 40 años.

Juan Arturo Sabines, consultor nacional prevención y control de tabaco y alcohol de la OPS/OMS México, refirió que el impuesto por grado de alcohol es comparativamente mejor que el esquema actual para reducir el consumo y el daño en población debido al patrón de consumo de alcohol de los mexicanos: "En el país se beben grandes cantidades de alcohol en periodos cortos, se prefiere el consumo de la cerveza industrializada y, además, el aumento en el precio de bebidas baratas incidirá en poblaciones vulnerables que más las consumen; es decir, en los menores de edad y la población de bajos recursos".

Eunice Rendón, de la Red de Jóvenes Viral y Agenda Migrante, reiteró su llamado a atender el consumo de alcohol en edades cada vez más tempranas. Dijo que se ha documentado la facilidad de la niñez en adquirir bebidas como las "gomichelas" en 25 pesos el litro, que, además de contener alcohol, tienen altos grados de azúcar y otras sustancias que actúan como depresivos a precios muy baratos: "Hay productos que se venden como destilados de agave o licores de agave y en realidad tienen más metanol qué otra cosa, no son destilados de caña".

Señaló que el esquema impositivo por grados de alcohol tiene doble virtud, "más recursos para la recaudación, que hacen sentido en estos momentos post pandemia, y se limitaría el acceso de productos de mala calidad y baratos a los niños y jóvenes". Pidió ver la modernización del IEPS como "un tema de justicia social", y con una recomendación de política pública para reducir su consumo con una efectiva distribución de estos impuestos a programas de salud y campañas de prevención.

CJ