DINERO

Reapertura del sector automotriz se prevé para el 17 de mayo: Concamin

La industria automotriz busca reanudar en ambos lados de la frontera, mientras que sigue la caída sin frenos en ventas al registrar el peor mes desde 1997

  • REDACCIÓN
  • 07/05/2020
  • 17:59 hrs
  • Escuchar
Reapertura del sector automotriz se prevé para el 17 de mayo: Concamin
FOTO: PIXABAY

La reactivación del sector automotriz podría ocurrir el próximo 17 de mayo, aunque aún se estudia el tema con el gobierno federal para no arriesgar a los trabajadores, aseguró Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En videoconferencia, el dirigente del organismo empresarial comentó que también los sectores que son proveedores comenzarán a encender motores para la reactivación de actividades, bajo protocolos de seguridad sanitaria, horarios escalonados y con empleados que no padezcan de enfermedades crónicas.

Dijo que el sector automotriz es uno de los primeros que podría reabrir, porque es una economía regional ligada al sector industrial de Estados Unidos y Canadá, porque además es una actividad que reactivará de inmediato otras ramas como los curtidores de piel, los textiles, llantas y autopartes.

Otro sector prioritario, es la construcción y la vivienda, porque ambas ramas abrazan a otras 37, y con su reapertura, "a pesar de que fuera regional, reactivara los sectores”.

Cervantes informó que se trabaja a marchas forzadas con la Secretaría de Economía y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para definir los protocolos sanitarios para laborar.

REABRIR EN COORDINACIÓN CON EU

La dependencia de las cadenas de suministro de las empresas del sector automotriz de Estados Unidos con México se ha puesto de manifiesto durante esta crisis por la pandemia de covid-19, así como el punto de que hay una necesidad en ambos lados de la frontera.

Ambos Gobiernos están negociando esta semana la manera de sincronizar la vuelta al trabajo de las empresas mexicanas y estadounidenses porque sin los suministros producidos en México no se pueden fabricar rentablemente muchos productos manufacturados como los automóviles en Estados Unidos.

"Necesitamos homologar los sectores esenciales en automotriz o aeronáutica para que haya una sana sincronía respetando por supuesto los protocolos de sanidad", aseguró Eduardo Solís, miembro del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Industriales de México (CONCAMIN) y quien durante 12 años ha sido y hasta el pasado mes de febrero el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

De ahí que las empresas norteamericanas reclamen al presidente Donald Trump que solicite a México la progresiva vuelta al trabajo de las empresas de autopartes mexicanas.

Este miércoles, la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos (MEMA) envió una carta con tono de urgencia al Secretario de Estado, Mike Pompeo, en la que pidió que abogue con el Gobierno de México para que la industria de manufactura de autopartes inicie operaciones el 12 de mayo.

"Se adelantará un poco la reapertura para el 12 de mayo, que estaba prevista para el 18 de mayo de numerosas plantas de ensamblaje de Estados Unidos, lo cual es un paso esencial para permitir que se produzca el equipo original en esa fecha", señala el documento, el cual externa que si la industria mexicana no se reactiva, no podrán abrir las plantas de ensamblaje de vehículos motorizados estadounidenses, que en gran medida son abastecidas por componentes mexicanos.

"La reapertura de los proveedores se puede gestionar de manera efectiva mediante una intensificación de la fabricación distribuida en varios turnos para mejorar aún más el distanciamiento social y permitir una mayor higiene en las plantas".

En la misiva firmada por Bill Long, presidente de MEMA, explica que en Estados Unidos emplea en la parte de autopartes a más de 871 mil personas, por lo que aseguró las medidas para garantizar la salud de los empleados. 

La carta también fue enviada con copia a Wilbur Ross, Secretario de Comercio; a Mark Esper, Secretario de la Defensa, y a Robert Lighthizer, Representante Comercial de Estados Unidos.

Ante ello, durante una videoconferencia organizada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), detalló que se está negociando con el gobierno la reactivación de las cadenas de valor, la cual se definirá por el giro y la ubicación de las empresas.

Dijo que se prevé que las empresas ligadas al sector automotor inicien operaciones de manera paulatina, incluso antes de que lo hagan en Estados Unidos, por lo que se están analizando protocolos para que se cumplan normas de la Secretaría de Economía y Salud.

Señaló que han tenido contacto con Ernesto Acevedo, subsecretario de Industria, Comercio y Competitividad de la Secretaría de Economía, para que se reactiven operaciones no solo en el tema automotor, sino en el aeronáutico, construcción y electrónico.

Por su parte, los gobernadores de Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato han sostenido pláticas con autoridades federales para que la actividad automotriz sea considerada esencial y, con ello, evitar mayores pérdidas a mediano plazo, pues ante la emergencia sanitaria por el coronavirus ese sector económico ha perdido 110 mil millones de pesos.

El ramo industrial genera a nivel nacional un millón 900 mil empleos directos y aportó, en los últimos 17 años, aproximadamente 12 por ciento de inversión extranjera directa en el país.

Tras la petición de la industria automotriz, el gobierno federal analiza la reactivación de ese sector, incluso, tres días antes de que lo hagan las plantas automotrices en Estados Unidos, indicó el presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia de prensa mañanera, donde detalló que algunas líneas de producción del sector automotriz requieren al menos tres días antes de la apertura para preparar todo.

¿OPORTUNIDAD PARA MÉXICO?

La desglobalización era ya un hecho antes del estallido de la crisis del coronavirus y ahora todo apunta a que esas tendencias se acelerarán junto a las ventajas de la entrada en vigor el próximo 1 de julio del T-MEC (tratado entre México, Estados Unidos y Canadá).

Según coinciden expertos y empresarios, la tendencia a un mercado cada vez más integrado en Norteamérica abre múltiples oportunidades a las empresas mexicanas como ya ha demostrado el éxito de las factorías de autopartes para la industria automotriz de Estados Unidos.

"La actual crisis del coronavirus ha demostrado la importancia de la cercanía de nuestras empresas a Estados Unidos y la certidumbre asegurar los suministros", explicó a la agencia Efe Eduardo Solís, miembro del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Industriales de México (CONCAMIN).

"México tiene todo para beneficiarse de ese gran mercado integrado de Norteamérica. Tenemos el instrumento comercial, (T-MEC), la ubicación, una base robusta de proveedores y una mano de obra altamente cualificada", agregó Solís.

Actualmente México tiene 20 complejos productivos de vehículos ligeros en 12 entidades y se están construyendo nuevas plantas; 11 fábricas son armadoras de vehículos pesados y motores a diésel. Además, 24 estados cuentan con empresas proveedoras y fabricantes de autopartes, y a nivel nacional hay dos mil 361 agencias distribuidoras de vehículos.


CAÍDA SIN FRENOS

La venta de automóviles ligeros nuevos sigue en una caída libre. En abril pasado se vendieron 34,903 vehículos en México, su menor nivel para un mismo mes desde 1997, cuando se comercializaron 32,614 unidades. 

Según los datos dados a conocer por el Inegi este miércoles, la venta de vehículos ligeros cayó 64.5%, respecto a abril de 2019, cuando se ofertaron 98,346. Y comparado con las ventas de vehículos de marzo de este año, las cuales se ubicaron en 87 mil 517 unidades, el desplome en la comercialización fue de 60.1%.

Aunque desde 2017 se registra una constante disminución en las ventas, tanto en los meses de abril como el acumulado anual, este mes resultó más afectada la venta por las medidas para frenar la pandemia de coronavirus, que frenó la actividad económica a nivel mundial, además que las agencias automotrices no son consideradas un negocio esencial para el país, según lo decretado por la Secretaría de Salud.

“A partir del 16 de marzo por el coronavirus se desplomó casi 85 por ciento la visita a los pisos de venta y 60 por ciento a los talleres de mantenimiento automotriz”, comentó Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

El Inegi detalló que en los primeros cuatro meses del año, las ventas de vehículos ligeros acumularon 331 mil 580 unidades, lo que representó una caída de 23.1%, con relación al mismo periodo del 2019. En los primeros cuatro meses del año pasado, se colocaron en el mercado 431 mil 346 vehículos.

Estas cifras provienen de 21 empresas afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA), Mitsubishi Motors y Giant Motors Latinoamérica.

“A pesar de ello, la comercialización de vehículos ligeros fue menos mala a lo estimado por AMDA al iniciar el mes. La expectativa entonces fue de 7 mil 832 unidades”, reconoció la asociación.

Añadió que “las perspectivas se mantienen negativas ante la suspensión de actividades que se mantiene durante el mes de mayo y el deterioro de la economía nacional que trae consigo la pandemia de coronavirus covid-19?.