DINERO

¿Rápidos y baratos? Así te afectan los créditos milagro

Evita contratar créditos en los que tengas que dar anticipos, tampoco proporciones dinero antes del otorgamiento de un crédito, de acuerdo con la Condusef

  • REDACCIÓN
  • 13/07/2021
  • 19:30 hrs
  • Escuchar
¿Rápidos y baratos? Así te afectan los créditos milagro

Se trata de una práctica abusiva realizada por supuestas empresas o compañías que lo único que buscan es abusar de tu confianza y robar tu dinero.

Cuando una persona planea comprar una casa o departamento, quieren echar a andar un negocio, también buscan seguridad y condiciones que se adecúen a sus necesidades financieras y posibilidades económicas, pero lamentablemente, cuando se sienten presionados, pueden caer en el engaño.

¿Cómo se identifican éste tipo de créditos?

En el caso de las "empresas" que te ofrecen créditos hipotecarios, existen cuatro características básicas que definen a los créditos milagro:

-Plazos mayores a 20 años: A pesar de que el plazo óptimo para in crédito hipotecario es de 15 años porque así más rápido se amortiza a capital, te ofrecen opciones de 20 años o más, donde los primeros 8 años que pagues tu hipoteca no lograrás amortizar nada de capital. Además, la diferencia en el pago mensual entre un pago de 15 y 20 años, podría ser hasta de mil pesos.

-No le dan importancia a tu Buró de Crédito: Esto podría ser funcional para aquellos que tienen problemas con él, pero a cambio de esto te dan comisiones demasiado altas. Supuestamente te prestan el 50% del valor del inmueble que quieras comprar, pero te cobran una tasa de interés de entre el 14 y el 18%.

-Supuestas tasas de interés accesibles: Continua el gancho de no revisar el estatus de tu Buró de Crédito, pero te cobran una comisión por administración de entre el 7 y el 9%, con lo que al final, la comisión se eleva al doble

-Créditos muy rápidos: A cambio de las instituciones serias que pueden tomarse días en la aprobación, con los créditos milagro, ésta se da en tan solo unas horas, por lo que es imposible que analicen a fondo tu capacidad de pago, razón por la cual, aunque obtengas el crédito hipotecario para comprar tu casa, es posible que no consigas las mejores condiciones.


Pero además, cada vez más personas son un blanco fácil para las falsas empresas financieras que ofrecen un “préstamo” de dinero fácil.

A estos se les conoce como créditos milagro, los cuales no son otra cosa más que un gancho con el que las organizaciones dedicadas a las estafas logran quedarse con el dinero de sus víctimas.

¿Cómo operan los estafadores?

Con base en engaños, quienes ofrecen estos créditos milagro prometen prestarte una gran suma de dinero en un periodo muy corto y con requisitos mínimos.

Incluso, estos créditos milagro se ofrecen bajo la promesa de que no se revisará el historial crediticio en el buró de crédito.

Cuando logran traer a una persona que requiere el dinero de manera urgente, los estafadores piden a cambio una suma moderada de dinero, como fianza, en caso de que el “beneficiado” no pueda pagar por completo el préstamo y los intereses autorizados por la empresa informal.

Una vez “aprobado” el crédito milagro, algunas de estas organizaciones dedicadas a los fraudes desaparecen; otras tantas hacen mal uso de los datos personales de sus víctimas, mientras que el resto se excusan en cláusulas del contrato, que son engañosas, para no devolver el dinero de la fianza.

Ponte alerta

Es fundamental que antes de aceptar cualquier tipo de crédito, verifiques que la empresa financiera esté dada de alta, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

-Este tipo de empresas utilizan información, como razón social, direcciones, teléfonos y logotipos de las entidades financieras debidamente registradas y supervisadas, para hacerse pasar por ellas. Dicha información es utilizada en documentos, contratos, publicidad, redes sociales, páginas de Internet apócrifas o anuncios en periódicos.

-Ofertan créditos inmediatos y con pocos requisitos, pero solicitan anticipos de dinero en efectivo o mediante depósito a una cuenta bancaria con la finalidad de apartar el crédito, gestionarlo, adelantar mensualidades, pagar gastos por apertura o como fianza en garantía, generalmente por el equivalente al 10% del monto total del crédito solicitado.

-Solicitan a sus víctimas enviar su información personal vía WhatsApp o por Facebook a través de Messenger, poniendo en riesgo los datos personales del público.

Cuando las víctimas realizan los depósitos a la cuenta bancaria o, en algunos casos, por medio de alguna tienda de conveniencia para obtener el supuesto crédito, buscan contactar a la entidad falsa y, al no tener respuesta, recurren a la Condusef para verificar su existencia, y es cuando descubren que han sido víctimas del fraude o suplantación de una entidad financiera.

 

 

 

 

 

cj