DINERO

¿Qué hizo la tiburona Patricia Armendáriz para hacer crecer su fortuna?

Patricia Armendáriz es una de las empresarias más importantes del país y actualmente es legisladora en San Lázaro por el partido Morena

  • REDACCIÓN
  • 18/10/2021
  • 13:11 hrs
  • Escuchar
¿Qué hizo la tiburona Patricia Armendáriz para hacer crecer su fortuna?
Patricia Armendáriz estuvo a lo largo de cuatro temporadas en Shark Tank. (Instagram)

Patricia Armendáriz anunció en el pasado mes de enero que dejaría uno de los programas más populares, Shark Tank, lo que causó conmoción, pues era una de las “tiburonas” más emblemáticas de la producción del canal Sony.

Armendáriz estuvo a lo largo de cuatro temporadas en Shark Tank, por lo que a través de un video en sus redes sociales agradeció la oportunidad que tuvo al participar como empresaria inversionista y la amistad que surgió con el resto del elenco.

Patricia Armendáriz es una de las empresarias más importantes del país y actualmente es legisladora en San Lázaro por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), pero...

¿CÓMO HIZO CRECER SU FORTUNA?

Nació el 14 de julio de 1955 en Comitán, Chiapas.

Para estudiar la preparatoria, Armendáriz tuvo que mudarse de Comitán a San Cristóbal de las Casas, también en Chiapas, mientras que la licenciatura la estudió en la Ciudad de México. Patricia tiene una licenciatura de Actuario Matemático, que estudió en la máxima casa de estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). También cuenta con una maestría en Desarrollo Económico, que estudió en CambridgeInglaterra. Posteriormente estudió un doctorado en Economía del Empleo, en la Universidad de Columbia.

Tras terminar su doctorado, conoció a Pedro Aspe, quien, en ese entonces, en 1990, fungía como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Aspe le preguntó que hacia donde se dirigía, a lo que ella respondió que al Banco Mundial. Aspe le dijo que en México había buenas oportunidades. Aunque ella no quería dedicarse al sector financiero, sino enfocarse a combatir la pobreza o desarrollar programas de empleo en México, ese encuentro con Aspe cambió su camino.

En 1991 se convirtió en negociador de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en servicios financieros. Posteriormente, fue la primera vicepresidente de la Comisión Nacional Bancaria (CNB), en donde aprendió a supervisar con el método CAMEL, un sistema de análisis y calificación de riesgo bancario que utilizaba la Reserva Federal de Estados Unidos.

Uno de los momentos difíciles en la carrera de Armendáriz, fue como vicepresidenta de la CNB, pues Patricia vivió la crisis bancaria que se suscitó en 1994 y le tocó la intervención de Bancos de México.

Otro de los momentos más difíciles en la carrera de la empresaria, fue cuando, en 1999 el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, la alertó para irse del país y así lo recordó Patricia Armendáriz en entrevista con El Economista: “Me dijo ‘te van a acusar del Fobaproa (Fondo Bancario de Protección al Ahorro), porque tú fuiste quien intervino bancos, la que cerraste bancos, vete de México’”. 

Por esto, en ese mismo año se fue de México y se convirtió en directora asociado del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).

En una entrevista, la empresaria también recordó que ahí negoció con grandes banqueros, como el Tratado de Basilea. Posteriormente, en 2001 regresó a México como directora de Banorte, en donde estuvo casi cuatro años, para después, en 2009, convertirse en consejera independiente.

En 2006 montó su primera empresa, Credipyme, que representó su primer fracaso. En 2013 abandonó el proyecto y comenzó con Financiera Sustentable, que es una entidad especializada en la colocación de crédito para la adquisición de vehículos de transporte público que funcionan con gas. 

De acuerdo con Armendáriz Guerra, durante los meses de contingencia el comportamiento crediticio ha sido dinámico porque la población que atiende, que se encuentra en la base de la pirámide, ha resentido poco el efecto covid-19.

MJP