DINERO

¿Qué debo cuidar de mi auto si lo quiero vender?

Al salir de la agencia, un auto pierde alrededor del 27% de su valor y cada año, en promedio, pierde otro 10%

  • REDACCIÓN
  • 25/11/2020
  • 16:18 hrs
  • Escuchar
¿Qué debo cuidar de mi auto si lo quiero vender?
Pese al desgaste natural de un automóvil, el daño se puede minimizar, lo que se verá reflejado en el buen estado de la máquina. (Pixabay)

Darle un buen mantenimiento y cuidado a tu vehículo siempre será una ventaja en caso de que sea necesario venderlo, para que no se vea devaluado y pueda obtener una ganancia que valga la pena.

Al salir de la agencia, un auto pierde alrededor del 27% de su valor, pero en promedio, cada año pierde otro 10%, según el modelo y marca del que se trate, informó Kavak, plataforma de compra-venta de autos seminuevos.

Información de El Economista señala que pese al desgaste natural de un automóvil, el daño se puede minimizar, lo que se verá reflejado en el buen estado de la máquina y, con ello, su valor.

¿CÓMO CONSERVAR EL VALOR DE UN AUTO?

Revisar el estado del motor: pieza fundamental para el funcionamiento del vehículo, se recomienda revisar de manera general, al menos dos veces al año

Con el chequeo se corrobora la limpieza y los niveles de líquidos.

Líquidos del motor: Se recomienda llenar el tanque de combustible antes de que llegue al mínimo. Esperar hasta el último momento para llenar el tanque de gasolina representa importantes daños al vehículo.

Los niveles de aceite y refrigerante también deben revisarse periódicamente. En el caso del aceite, corroborar que siempre esté en la marca que corresponde. Ayuda cambiarlo cada determinado kilometraje o cada seis meses. Si se detecta que el nivel de aceite desciende considerablemente, lo mejor es acudir con un mecánico para descartar que se trate de una fuga. 

En el caso del refrigerante, este se debe cambiar cada año. Este producto ayuda a que el motor mantenga una temperatura adecuada.

Revisar los frenos: esta parte del vehículo también es importante para su buen funcionamiento, además de para garantizar la seguridad del conductor y pasajeros.

Es una de esas partes cuyo desgaste es progresivo, por lo que lo ideal es limpiarlos, revisarlos o cambiarlos cada cierto tiempo.

Al momento de notar algún cambio, ya sea en el color de la superficie del disco, grietas o surcos, manchas de óxido o rayas, lo mejor es cambiar los frenos.

Documentación: se debe contar con la constancia de verificación, comprobante de no adeudos o infracciones así como la baja del vehículo.

(djh)