DINERO

Por esto es relevante entender las finanzas personales

Representa la diferencia entre vivir ahogado en deudas o tener un bolsillo san con buenas perspectivas a futuro

  • REDACCIÓN
  • 27/01/2020
  • 15:24 hrs
  • Escuchar
Por esto es relevante entender las finanzas personales

Un término que está cada vez más presente en nuestra vida es el de finanzas personales, el cual es un asunto que no se debe tomar a la ligera y su importancia no es para menos.  Conocer de finanzas personales puede ser la diferencia entre vivir un presente ahogado en deudas con un presupuesto apretado y tener un bolsillo sano con buenas perspectivas a futuro.

Al igual que se planean actividades comunes -como un cumpleaños o una cita- la planeación de las finanzas personales nos puede ayudar a saber lo que necesitamos hacer para lograr nuestros objetivos.

Hablar de finanzas personales es referirse a la administración de los recursos de una persona o de toda una familia. En el análisis de estas se toma en cuenta todo lo que tiene que ver con el dinero de una persona: desde la cantidad de dinero que gana y gasta, hasta lo que debe y las herramientas que tiene para mejorar sus finanzas o lograr sus metas financieras.

El motivo de ser de las finanzas personales es ayudar a las personas y familias a tener su bolsillo sano y a que logren sus objetivos -como salir de viaje, comprar una casa o un auto, aumentar su ahorro para el retiro, etcétera- sin comprometer su presente y su futuro financiero.

Para concretar los objetivos es importante saber algunos conceptos básicos, como los ingresos fijos, que es todo lo que se recibe de dinero, los gastos fijos -como el pago de la renta, la despensa, la luz, el teléfono-, los activos, por ejemplo, una casa, y los pasivos, las deudas que se tienen con un banco.

Otros aspectos que se deben conocer son las herramientas financieras con las que se dispone para lograr algunos objetivos, entre los que se encuentran los bancarios -como cuentas de ahorro e inversión en pagarés-, activos para invertir como los fondos mutuos, bonos o acciones, los seguros y las Afores.

Para iniciar a planificar tus finanzas personales se requiere de un proceso que parte de la evaluación. Para saber si tus finanzas son sanas, solo basta con sumar todos tus ingresos y gastos, si los ingresos son mayores vas por buen camino.

Una vez que se conoce el estado en el que se encuentra tu bolsillo puedes establecer objetivos, estos dependen de cada persona y pueden pensarse para diferentes etapas de la vida. Por ejemplo: las vacaciones de Semana Santa de 2020, el ahorro para la universidad de tu hijo que usarás en 15 años, o el ahorro para tu retiro en 30 años.

Al tener en cuenta esos elementos puedes planificar cuánto dinero destinar a cada uno de los objetivos y qué instrumentos financieros te pueden funcionar mejor para lograrlos sin que eso signifique golpear tu bolsillo.

Un último paso, pero no menos importante, es apegarse al plan financiero hecho. Si bien, durante la vida siempre hay imprevistos que en más de una ocasión podrían ser un obstáculo para lograr tus objetivos, el tener un fondo de ahorro te puede ayudar a plantarles cara.

(José Guaderrama)