DINERO

Orinar en botellas y defecar en bolsas, el infierno de trabajar en Amazon

La presión que reciben los repartidores de Amazon para cumplir sus cuotas y no perder su trabajo los obliga a hacer sus necesidades de forma improvisada

  • REDACCIÓN
  • 05/04/2021
  • 12:03 hrs
  • Escuchar
Orinar en botellas y defecar en bolsas, el infierno de trabajar en Amazon
(Foto EFE)

Mientras Jeff Bezos, dueño de Amazon, es el segundo hombre más rico del mundo -según Forbes- con una fortuna que se acerca a los 200 mil millones de dólares, sus empleados trabajan en pésimas condiciones laborales.

Documentos y testimonios dados a conocer por The Intercept reflejan el infierno que pasan los trabajadores dentro de la empresa transnacional.

Entre las condiciones laborales a las que se enfrentan los empleados de Amazon, la que más ha causado polémica es la relacionada a sus necesidades básicas, pues para no perder tiempo y cumplir sus cuotas se han visto obligados a orinar en botellas y defecar en bolsas

Un empleado de Amazon en Pittsburgh, Pensilvania, en Estados Unidos, entrevistado por The Intercept, proporcionó un correo electrónico donde un gerente del área de logística de Amazon reprendió a los empleados por hacer del baño en botellas y bolsas

"Esta noche, un asociado descubrió heces humanas en una bolsa de Amazon que un conductor devolvió a la estación. Esta es la tercera ocasión en los últimos 2 meses en que las bolsas se devuelven a la estación con caca adentro", se lee en el correo.

Y sigue: "Entendemos que los conductores asociados pueden tener emergencias mientras están en la carretera, especialmente durante la pandemia, y han tenido dificultades para encontrar baños mientras realizaban las entregas [...] Hemos notado un repunte recientemente de todo tipo de basura insalubre que se deja dentro de las bolsas: máscaras usadas, guantes, botellas de orina", 

"Estos comportamientos son inaceptables y resultarán en infracciones en el futuro. [...] Sé que puede parecer obvio o algo que no debería ser necesario comentar, pero sea explícito cuando comunique el mensaje de que NO PUEDEN hacer caca o dejar botellas de orina dentro de las bolsas", concluye el correo.

Hacer del baño en bolsas y botellas no es una cuestión de gusto, sino que los trabajadores se ven obligados por la enorme presión dentro de Amazon

Halie Marie Brown, una joven de California que trabajó como repartidora para un contratista de entregas de Amazon dijo a The Intercept que la práctica "ocurre porque estamos literalmente implícitamente obligados a hacerlo, de lo contrario, terminaremos perdiendo nuestros trabajos por demasiados 'paquetes no entregados' ".

La práctica es tan común que los gerentes piden a sus empleados revisar la camioneta que utilizan para no encontrar botellas con orina o bolsas con heces fecales que haya dejando el trabajador del turno anterior. 

Un correo electrónico que Brown recibió de su gerente en agosto pasado tiene una sección titulada "Botella de orina" y dice: "Por la mañana, debe revisar su camioneta minuciosamente en busca de basura y botella de orina. Si encuentras botellas de orina, informa a tu supervisor, al personal de apoyo o a mí".

"Nos dan 30 minutos de descansos pagados, pero no terminas tu trabajo si lo tomas, sin importar lo rápido que sea", dijo un empleado de entrega de Amazon con sede en Massachusetts, a The Intercept.

La pandemia de covid-19 ha aumentado esta práctica, pues con el confinamiento incrementaron los paquetes pedidos a Amazon.

Empleados de Amazon dijeron que su desempeño es monitoreado muy de cerca por el vasto arsenal de vigilancia de la empresa.

El empleado de Amazon en Houston, Texas, dijo: "Todos los días de mi turno, tengo que usar el baño en una botella para terminar mi ruta a tiempo. Esto es tan común que a menudo encuentras botellas de otros conductores debajo de los asientos de las camionetas".

Lo peor -señala The Intercept- altos mandos de Amazon sabían de estas prácticas por parte de sus trabajadores y no hicieron nada para disminuir la presión laboral, principal motivo de hacer del baño en artefactos y lugares improvisados

Un documento de Amazon fechado en enero pasado y marcado como "Confidencial" señala que varios empleados han "orinado y defecado en público" durante su jornada laboral.

Cuando se le preguntó si la administración redujo las cuotas a la luz de la práctica, Brown dijo: "En absoluto. De hecho, en el transcurso del tiempo que estuve allí, nuestros recuentos de paquetes y paradas aumentaron sustancialmente".

AMAZON ACEPTA CULPAS

Amazon admitió que sus conductores deben orinar en botellas debido al tráfico o a problemas para encontrar baños durante los recorridos de entrega.

La empresa se disculpó con un congresista estadounidense que denunció la situación y al que la empresa negó con un tuit.

"Esto fue un autogol, no estamos contentos y le debemos una disculpa al congresista (Mark) Pocan", señaló Amazon en un comunicado aparecido en su blog.

"Sabemos que los conductores pueden tener problemas para encontrar baños debido al tráfico o, a veces, a las rutas rurales, y este ha sido especialmente el caso durante el covid-19, cuando se han cerrado muchos baños públicos".

La empresa se defendió diciendo que es "un problema de larga data que afecta a toda la industria y no es específico de Amazon".

Amazon se retractó del mensaje que publicó en Twitter el pasado 24 de marzo en respuesta a Pocan, quien es representante demócrata por Wisconsin.

"Pagar a los trabajadores 15 dólares por hora no lo convierte en un 'lugar de trabajo progresista' cuando se destruye un sindicato y se hace que los trabajadores orinen en botellas de agua", afirmó Pocan en un tuit.

"Realmente no crees lo de orinar en botellas, ¿verdad?", ripostó Amazon en otro tuit. "Si eso fuera cierto nadie trabajaría para nosotros. La verdad es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y tienen excelentes salarios y atención médica desde el primer día".

En su disculpa publicada en su blog, Amazon puntualizó que su tuit "fue incorrecto".

"No contempló nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centró erróneamente sólo en nuestros centros de cumplimiento. Un centro logístico típico de Amazon tiene docenas de baños y los empleados pueden alejarse de su estación de trabajo en cualquier momento", explicó la nota.

En todo caso, Amazon indicó que les gustaría resolver el problema, aunque admitió que todavía no sabe cómo, pero prometió que buscará soluciones.

"Continuaremos hablando cuando se presente información falsa, pero también trabajaremos arduamente para ser siempre precisos", concluyó el comunicado.

Mientras publicó dicho comunicado, Amazon ha emprendido una batalla para evitar que se consolide el primer sindicato dentro de la empresa en Estados Unidos, donde agrupa a alrededor de 800 mil trabajadores.

 

Con información de The Intercept y EFE

rgg