DINERO

Los centennials frente a una bomba de tiempo: Sin empleo

Siete de cada diez jóvenes, entre los 18 y 29 años, reportan tener dificultades para incorporarse al mercado laboral, de acuerdo con ManpowerGroup.

  • REDACCIÓN
  • 18/11/2021
  • 16:43 hrs
  • Escuchar
Los centennials frente a una bomba de tiempo: Sin empleo

La crisis económica derivada de la pandemia de la covid-19 ha golpeado más fuerte el mercado laboral para las nuevas generaciones, específicamente a los menores de 24 años, conocidos como 'Generación Z' o centennial.

De acuerdo con datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), durante el confinamiento en México más del 12 por ciento de dicha población ha perdido su empleo, alrededor de 390 mil puestos de trabajo.

"Los jóvenes han sido quienes han sufrido las mayores pérdidas de empleo en la región. De acuerdo con los datos del Observatorio Laboral COVID-19, los trabajadores pertenecientes a la generación Z, nacidos entre 1996 y 2010, son los más afectados", señaló.


A nivel mundial el empleo para las y los jóvenes cayó 8.7 por ciento en 2020, frente al descenso del 3.7 por ciento de los adultos, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicado en junio.

Aun cuando los mercados laborales continúan recuperándose en línea con la mejora mundial, los investigadores de la OIT señalaron que los datos del gobierno sobre desempleo ofrecen una imagen parcial del problema. Su informe destaca un indicador diferente, la proporción de jóvenes que no tienen empleo, ni estudian ni reciben formación, la denominada tasa de jóvenes ´ninis´ o NEET, que aún no ha vuelto a los niveles anteriores a la crisis en la mayoría de los países.

Niall O´Higgins, uno de los autores del informe, advierte sobre las consecuencias de quedar fuera del mercado laboral por largo tiempo. "Es evidente que hay un grave peligro de que los jóvenes que estén sin trabajo por un periodo prolongado puedan afectar sus perspectivas de ingresos individuales como la productividad de la sociedad y el potencial de ingresos a largo plazo". Los efectos dañinos van más allá de la economía. En países con poblaciones relativamente jóvenes, tener un gran número de jóvenes desempleados puede contribuir a la criminalidad y la inestabilidad política.

El desafío será crear suficientes puestos de trabajo para todos los que se incorporen a la fuerza laboral. Incluso antes de la pandemia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó que el mundo necesitaría crear 600 millones de puestos de trabajo durante los próximos 15 años para satisfacer las necesidades de empleo de los jóvenes.

Los gobiernos tendrán que ser creativos, dice el economista ganador del Premio Nobel Paul Romer, tal vez incluso deban diseñar ambiciosos programas de empleo dirigidos específicamente a los jóvenes.

Las crisis y los jóvenes

La generación X (nacidos entre 1970 y 1980) y los Millennials (nacidos entre 1981 y 1993) han tenido dificultades para encontrar empleos de calidad al momento de integrarse al mercado laboral. El desempleo juvenil latinoamericano de ambas generaciones ha estado asociado al mal funcionamiento de los mercados laborales y de la seguridad social. Previo a la pandemia, un joven latinoamericano se caracterizaba por encontrar una ocupación el sector informal -sin cobertura de seguridad social-, para después encontrar un trabajo formal y concluir la vida laboral como autoempleados.

¿Por qué es distinta esta crisis, que parece que afectará más a la nueva generación de trabajadores?

Por un lado, las crisis anteriores tuvieron elementos estructurales específicos para cada país. Se debieron a desbalances -fiscales, monetarios o crediticios- en algunos países, los cuales se corrigieron eventualmente, lo que permitió regresar a la senda de la recuperación. En esta ocasión, sin embargo, la pandemia ha generado una crisis generalizada, ha paralizado la actividad económica global de manera súbita y muy probablemente cambiará el funcionamiento de varios sectores económicos. Esto significa que varios de esos sectores dejarán de emplear a las personas permanentemente, por lo que muchos trabajadores deberán encontrar una nueva ocupación en otros sectores.

La pandemia ha generado una crisis generalizada, ha paralizado la actividad económica global de manera súbita y muy probablemente cambiará el funcionamiento de varios sectores económicos.

Otra diferencia de esta crisis con respecto a otras pasadas es la transición demográfica que está viviendo la región. Actualmente la generación Z representa alrededor del 17% de la población total de América Latina y el Caribe. Este valor se reducirá y en los próximos 20 años se espera que represente menos del 15%. Es decir, esta generación tendrá mayores presiones que las generaciones anteriores para financiar el costo fiscal de la atención a los adultos mayores.

Esta generación tendrá mayores presiones que las generaciones anteriores para financiar el costo fiscal de la atención a los adultos mayores.















cj















cj