DINERO

Los 5 errores que te impiden ahorrar y así enfrentar una contingencia

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), sólo una cuarta parte de la población mexicana tiene el hábito de ahorrar

  • REDACCIÓN
  • 13/05/2020
  • 20:05 hrs
  • Escuchar
Los 5 errores que te impiden ahorrar y así enfrentar una contingencia
Para poder ahorrar necesitas tener unas finanzas sanas y dejar atrás malos hábitos, pues es probable que la clave no esté en los gastos, sino en las malas costumbres que obstaculizan nuestras metas. (Foto: Pixabay)

Más de 80 millones de personas no tienen el hábito del ahorro formal o no cuentan con ahorros suficientes para enfrentar una contingencia como la que estamos atravesando a nivel mundial por el coronavirus.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, sólo una cuarta parte de la población mexicana, es decir, 33.9 millones, tiene la posibilidad de afrontar con sus ahorros una urgencia económica equiparable al sueldo que percibe en un mes.

Dicho esto, entonces, ¿qué se necesita para comenzar a ahorrar y crear un fondo para emergencias? Primero, tener unas finanzas sanas y dejar atrás malos hábitos, pues es probable que la clave no esté en los gastos, sino en las malas costumbres que obstaculizan nuestras metas.

Por eso te damos a conocer 5 errores que te impiden ahorrar:

1- Sigues sin llevar un presupuesto

Si no sabes cuánto gastas, entonces, ¿cómo vas a poder ahorrar?

El presupuesto es la principal herramienta para llevar el control de nuestro dinero, no sólo nos ayuda a saber cuánto tenemos cada mes para gastar, también nos permite conocer si podemos destinar algún porcentaje al ahorro.

Por eso es importante que conozcas todos tus ingresos y tus gastos mensuales, haz una resta simple entre lo que ganas y lo que gastas; el resultado será tu capacidad de ahorro. Lo recomendable es que posteriormente lo inviertas para hacerlo crecer.

2- Hay un gran desequilibrio entre tus ingresos y tus deudas

Cualquier deuda supone un problema, pero si no ganamos lo suficiente como para liquidarla en un plazo de entre tres y seis meses, la situación se complica.

En caso de solicitar un crédito, es importante que antes de hacerlo analices tu situación financiera, toma en cuenta los desembolsos que deberás realizar mes con mes. Pese a todo, no dejes a un lado el ahorro, recuerda que se trata de un hábito que necesita de constancia y disciplina.

3- Cuando tienes un dinero extra, optas por salir de compras

Si después de comprar algo experimentamos un sentimiento de culpa, tenemos un problema, pero aún es peor que no nos parezca grave gastar dinero en cosas que realmente no necesitamos. Las tarjetas de crédito se convierten en este punto en un arma de doble filo para los compradores impulsivos que todos llevamos dentro. 

Si este es tu caso tienes un problema. Aunque no parezca algo grave, gastar dinero en cosas que realmente no necesitas es una fuga en tus finanzas que bien podría ser destinada al ahorro.

Decídete a dejar este mal hábito atrás, recuerda que el dinero destinado a gastos innecesarios puede ser el ideal para alcanzar tu objetivo de ahorro.

4- Dinero al pago de vivienda

Ya sea para pagar una renta o una hipoteca, lo ideal es destinar a ese pago mensual menos del 30% de tus ingresos. Si estás pagando mucho más, tienes un problema. Cuando elegimos un hogar, debemos pensar no sólo en lo que podemos pagar ahora, sino en cuánto podremos pagar en un futuro, especialmente si nuestra situación empeora.

Si todavía no has comprado tu casa, pero eventualmente es uno de tus sueños, es importante contar con el enganche ya que eso te permitirá amortiguar el monto total del crédito. A mayor enganche menor dinero en préstamo y por consiguiente menores intereses.

Para referencia, si deseas un buen crédito necesitas ahorrar al menos 20% del valor de la propiedad para el enganche y otros gastos de escrituración. Ahora que si ya cuentas con una vivienda y estás pagando mucho más del 30% de tus ingresos, tienes un gran inconveniente.

Ten presente que cuando eliges un hogar, debes pensar en muchas cosas y entre las principales está el costo; haz calculo si puedes solventarlo en caso de que no puedas cubrirlo, opta por otras opciones, como rentar con amigos o familiares.

5. Las tarjetas de crédito (TDC)

Éstas juegan un papel muy importante y llegan a ser incluso un arma de doble filo, sobre todo si eres un comprador compulsivo.

Toma en cuenta que las tasas de interés de las TDC suelen ser de las más caras en comparación con otros tipos de créditos (personales, automotrices, hipotecarios, etc.).

El atraso en algún pago puede llevarte a una deuda interminable. Realizar compras como la despensa, salidas a comer, gastos de diversión, entre otras, suele no ser muy recomendable pagarlas con tu tarjeta de crédito, ya que tardaras más tiempo en pagarlas que lo que hayas disfrutado de las mismas. Además, cada pago mensual puede ser una gran oportunidad para acumular en tu fondo de ahorro.

(María José Pardo)