DINERO

Lo que puedes hacer para reducir gastos ante el SAT

Existen medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de recibir una multa o sanción por parte de la autoridad fiscal

  • REDACCIÓN
  • 20/10/2021
  • 16:50 hrs
  • Escuchar
Lo que puedes hacer para reducir gastos ante el SAT

Los Contribuyentes que sean Personas Físicas con actividad empresarial, profesional, arrendamiento o asalariados, pueden considerar las deducciones personales para el cálculo del Impuesto Sobre la Renta en la declaración anual.

Las 3 deducciones personales más comunes son:

-Pagos de colegiaturas

-Intereses reales por créditos hipotecarios

-Honorarios médicos

Las siguientes deducciones son algunas de las que el SAT permite agregar a la declaración anual y con ello pagar menos de ISR e incluso las personas físicas puedan obtener saldo a su favor.

1.Gastos médicos puedo deducir

2.Honorarios médicos.

3.Dentista, tratamientos y consultas.

4.Servicios de psicología y nutrición.

5.Gastos médicos por incapacidad o discapacidad.

6.Gastos hospitalarios.

7.Medicinas incluidas en facturas de hospitales (que se incluyan en comprobantes de hospitales, no comprobantes de farmacias).

8.Análisis clínicos, estudios de laboratorio.

9.Compra o alquiler de aparatos para rehabilitación.

10.Honorarios a enfermeras.

11.Aparatos de rehabilitación, prótesis y lentes ópticos graduados (hasta por un monto de $2,500) siempre que se describan las características de dichos lentes en el comprobante o se cuente con el diagnóstico de un oftalmólogo u optometrista.

Características generales:

La factura es proporcionada por personas con título profesional legalmente expedido y registrado por las autoridades educativas competentes.

Puedes deducir los pagos realizados para ti y en su caso, tu cónyuge, concubino(a), ascendientes o descendientes en línea recta siempre que dichas personas no perciban ingresos que excedan el valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) anual equivalente a $29,402.88 pesos.

En caso de incapacidad o discapacidad deberás contar con el certificado o la constancia de incapacidad expedida por las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud.

El medio de pago es exclusivamente por: Cheque, transferencia electrónica, tarjeta de débito, crédito y servicios.

El monto total de las deducciones personales (excepto gastos médicos por incapacidad y discapacidad, donativos, aportaciones voluntarias y aportaciones complementarias de retiro, depósitos en cuentas especiales para el ahorro y colegiaturas) no puede exceder de cinco Unidades de Medida y Actualización (UMA) anuales equivalentes a $147,014.40 o del 15% del total de tus ingresos, lo que resulte menor.

Recomendaciones

Siempre que realices este tipo de gasto, revisa tu factura y cerciórate que:

-El campo «Uso del CFDI» sea por “Honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios” o “Gastos médicos por incapacidad o discapacidad”, según corresponda.

-La clave corresponda al medio de pago: (02) Cheque nominativo, (03) Transferencia electrónica de fondos, (04) Tarjeta de crédito, (28) Tarjeta de débito, (29) Tarjeta de servicios.

Para que sea considerado en tu declaración anual debes evitar deducir:

-Medicinas compradas en farmacias.

-El 100% de tu factura cuando incluya otros conceptos no deducibles como copago, coaseguro, membresías de descuento, en hospitales: florería y cafetería, etc.

-Gastos cuando no exista el comprobante fiscal correspondiente emitido en el ejercicio que aplique.

-Gastos médicos de tus mascotas.

-Cuando recibas tu factura cerciórate que la clave de producto y servicio que te consideraron corresponda a las claves relacionadas con este tipo de deducción personal.

A nivel empresa

Las empresas tienen que destinar aproximadamente 30% de su utilidad anual al pago de impuestos y 10% a los empleados, con lo que resta únicamente un 60% de la utilidad anual para reinvertir en el negocio y generar capital de trabajo adicional o mantener el ya existente.

Los efectos financieros de esa tercera parte designada al pago de obligaciones requieren que las compañías aumenten su eficacia, lo que podría lograrse al incorporar mejores prácticas para invertir los recursos en las áreas medulares del negocio.

Todo cambio de este tipo implica un impacto en las contribuciones que pagará la organización, por lo tanto, quien desarrolle la estrategia debe estar siempre en contacto con expertos en materia tributaria, para ajustar los aspectos relevantes de la misma a la planeación y objetivos fiscales de la compañía.

Por lo tanto, para reducir costos es necesario analizar antes las fortalezas de la organización y no hacer recortes que puedan provocar el debilitamiento involuntario del negocio.

De acuerdo con Baxin Baez Consultores, existen medidas que los contribuyentes pueden tomar para reducir el riesgo de recibir una multa o sanción por parte del SAT

1. Revisa tu determinación de impuestos y detecta si hay errores

2.Haz un expediente de tus proveedores para demostrar el servicio que se prestó

3.Asegúrate de recibir los complementos de pago de tus facturas

4.Elabora facturas por venta al público en general









cj