DINERO

Las 6 competencias de alta demanda para este 2021

Es momento de que las empresas replanteen sus estrategias, enfoques y modelos de negocio, pero ¿Qué habilidades son las más oportunas para desarrollar?

  • REDACCIÓN
  • 20/01/2021
  • 15:44 hrs
  • Escuchar
Las 6 competencias de alta demanda para este 2021
Factor Capital Humano considera 6 competencias que cada vez demandan más las organizaciones. (Pixabay)

Debido a los avances tecnológicos y a la pandemia por coronavirus, la transformación de las organizaciones se ha acelerado por lo que es crucial que líderes y colaboradores se deben de preparar para generar valor en los nuevos entornos organizacionales, fortaleciendo habilidades y competencias clave.

En este contexto, es momento de que las empresas replanteen sus estrategias, enfoques y modelos de negocio, pero ¿Qué habilidades son las más oportunas para desarrollar? Factor Capital Humano considera 6 competencias que cada vez demandan más las organizaciones:

1.- PENSAMIENTO DIGITAL

Las habilidades digitales se han vuelto aún más prioritarias. Actualmente, es esencial tener la capacidad de adoptar herramientas digitales para aplicarlas en actividades que anteriormente realizábamos de manera mecánica o presencial.

Sin embargo, en los próximos años esto no será suficiente para el mercado laboral. Para tener una ventaja competitiva, en los próximos años será necesario desarrollar un pensamiento digital; es decir, habilidades como resolución de problemas, conceptualización de múltiples ideas al mismo tiempo, análisis, síntesis, codificación y decodificación de datos, entre otras.

2.- AGILIDAD

La habilidad de responder de manera rápida, eficiente y asertiva es indispensable para enfrentar la incertidumbre que suele caracterizar a los escenarios que se encuentran en continua evolución. 

Ser ágil requiere saber lidiar con situaciones complejas y mantener un pensamiento innovador, incluso frente a los desafíos.

3.- INTELIGENCIA SOCIAL Y EMOCIONAL

Esta competencia siempre ha sido clave para construir culturas organizacionales de confianza; sin embargo, ha adquirido mayor importancia conforme los equipos de trabajo se han vuelto cada vez más colaborativos, diversos y flexibles.

La empatía es fundamental para promover este tipo de esquemas laborales. Por eso, en líderes formales e informales está siendo altamente valorada la capacidad de adecuar su forma de interactuar a la personalidad y situaciones individuales de cada uno de sus colaboradores y colegas para conectar con ellos de manera más cercana.

La cocreación, la generación de relaciones armónicas y la conciliación son comportamientos relacionados con inteligencia social y emocional que las organizaciones buscarán desarrollar en su talento humano durante los siguientes años.

4.- COLABORACIÓN VIRTUAL

Diversas organizaciones están adoptando el trabajo remoto de manera permanente. Si bien, esto conlleva beneficios para empleados y empleadores, también implica retos como mantener la productividad, el bienestar, el compromiso y la motivación de nuestros equipos a distancia.

Para lograrlo, es necesario reforzar la comunicación verbal con nuestros compañeros, líderes y círculos de apoyo, así como gestionar nuestros tiempos, destinando espacios a la interacción grupal en ambientes de soporte formales e informales.

5.- FORMACIÓN MULTIDISCIPLINARIA

En un contexto tan complejo como el actual, se requiere abordar las situaciones desde diferentes perspectivas.

Durante varios años las organizaciones han fomentado los equipos multidisciplinarios, pero hoy también buscan que una misma persona cuente con la capacidad y la disposición de adquirir conocimientos de disciplinas distintas a su formación inicial. Este tipo de perfiles destacan por su curiosidad constante y su apertura para aprender continuamente.

6.- ENFOQUE TRANSCULTURAL

A medida que las culturas organizacionales se vuelven más digitales, globales e incluyentes, debemos aprender a desempeñarnos, colaborar y crear conexiones en diferentes entornos culturales.

Esta competencia es relevante, aunque trabajemos en nuestro país de origen, ya que cada vez es más frecuente que interactuemos con personas de distintas nacionalidades. El enfoque transcultural va más allá de tener habilidades lingüísticas, el enfoque se basa en la habilidad de adaptarnos y ser receptivos.