DINERO

La pandemia la obligó a iniciar el negocio de sus sueños

La chef Alelí Guadalupe, empezó un proyecto de cupcakes, hace menos de un mes cuando logró regresar a México tras haberse quedado varada en Tailandia

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 20/07/2020
  • 21:36 hrs
  • Escuchar
La pandemia la obligó a iniciar el negocio de sus sueños
El pasado 23 de junio, Alelí logró salir de Tailandia luego de varios esfuerzos, porque no fue sencillo para ella encontrar un vuelo por la pandemia a nivel mundial. (Especial)

“Es un negocio que empezó una parte por la cuarentena y otra porque es una forma de devolverle o más que nada ayudar un poco económicamente a mi mamá, que es la que se encarga de mi familia”, enfatizó la chef Alelí Guadalupe Fernández Vicencio, quien empezó este proyecto hace menos de un mes cuando logró regresar a México tras haberse quedado varada en Tailandia.

El pasado 23 de junio, Alelí logró salir de Tailandia luego de varios esfuerzos, porque no fue sencillo para ella encontrar un vuelo. El primero se lo cancelaron de último momento y para el segundo su mamá movió cielo, mar y tierra para conseguir los casi 70 mil pesos que costaba el boleto.

Por eso al volver a Mérida, Yucatán, Alelí puso en marcha Vicencios Bakery, el proyecto que siempre había soñado y la pandemia de covid-19 no ha sido un impedimento, porque, aunque lleva prácticamente dos semanas trabajando, ha tenido alrededor de 20 pedidos por semana.

En este tiempo el nuevo negocio de esta joven se volvió viral luego de que la cantante Elán le diera retuit a su historia para apoyarla. "La verdad es que ha ido muy bien, la primera semana que se abrió, hubo mucha gente, conocidos de mi familia, amigos, que me echaron la mano. La semana pasada, cuando Elán hizo la publicación fue impresionante, la ayuda de todos fue muy grande”, destacó.

Los cupcakes son su especialidad, pero no se limita e incluso aprovechó sus conocimientos adquiridos en Tailandia para hacer otros postres que le han pedido los clientes, como un hombre que le pidió un postre de coco típico de Indonesia para recordar su luna de miel allá.

Aunque Alelí dudó en combinar los sabores asiáticos con los mexicanos, expresó contenta que sus productos han tenido buena aceptación, como los choux de té verde. Además, para continuar aumentando sus clientes durante la pandemia, planea cada semana incluir uno o dos postres nuevos, el de este lunes son los brownies de nutella con queso de bola.

“Salir de Tailandia fue un problema”

Actualmente, Alelí se encuentra en casa con su mamá que la apoya en su negocio y con su hermano, quien a sus 12 años le ayuda a promocionar sus productos en las redes sociales. Sin embargo, estuvo casi tres meses varada en Tailandia por la pandemia de coronavirus.

“Sí fue un problema, no solamente conmigo. Hubo varios que tuvieron ese problema para regresar a México. Yo creo que nadie se esperaba lo que pasó”, expresó. Ella estuvo un año en Tailandia, a donde fue como practicante para terminar su carrera, pero la situación se complicó porque su contrato terminaba en julio y no podía renovar su visa.

Primero compró un vuelo, pero dos días antes le cancelaron. Fue entonces cuando su familia y ella buscaron otras alternativas. Fue el 23 de junio cuando por fin pudo subir al avión que la trajo a México, aunque expresó que tenía temor porque le hicieron la prueba de diagnóstico de covid-19 para poder abordar y si hubiera salido positiva no habría podido volver.

La verdad es que el vuelo sí fue tardado, pero ya cuando llegué a México fue como uy, la tranquilidad que necesitaba, porque en Tailandia yo vivía sola y los departamentos son muy pequeños, entonces sí está fuerte el estar encerrada tanto tiempo

"Fuera de lo que pasó con lo de la pandemia y todo el problema para regresar, yo estoy encantada con el país y con la gente, es muy cálida, sí es un problema comunicarse, pero en la comida hay algunas cosas que son muy parecidas a México”, dijo Alelí.

Ahora que logró superar ese momento y está iniciando un proyecto, la chef indicó que el reto es diversificar para mantenerse en el gusto de la gente ahora y después de la pandemia. En un futuro le gustaría expandir su negocio y poder vender sus postres en otros estados de la República, porque, aunque le han hecho pedidos de Nuevo León y otras partes del país, enviarlos es complicado por la pandemia.

(María José Pardo)