DINERO

"La maternidad y el coronavirus me obligaron a emprender"

El emprendimiento y la maternidad también son compatibles cuando de salir adelante se trata

  • CLAUDIA JUÁREZ
  • 06/05/2021
  • 20:53 hrs
  • Escuchar
La maternidad y el coronavirus me obligaron a emprender

Joss estudió gastronomía en el claustro de Sor Juana, pero desde el inicio se dio cuenta que lo que le gustaba era la pastelería.

Terminó sus estudios y comenzó a trabajar en una pastelería de renombre con varias sucursales, pero cualquier mujer "tenía sueños y uno era viajar".

Ella cuenta que encontró una beca por la que había que concursar con 200 personas, pero bien valía la pena, "era ir medio año a Mónaco a estudiar francés, y después de varios filtros y exámenes sólo 15 fuimos los elegidos".

Al llegar allá trabajó en un hotel en el área de pastelería, "fue una experiencia increíble" y, a eso hay que sumarle que entre los 15 becados conoció a un chico del que se hizo amiga en México y novia en Mónaco".

"El tiempo pasó muy rápido, a nuestro regreso él consiguió trabajo en un afamado restaurante en Polanco y yo en un hotel en la misma zona. Pero el ímpetu de crecer más y más me llevó a trabajar en un hotel de lujo en reforma, de esos muy elegantes, pero al mismo tiempo crecía mi deseo de ser mamá", dice.

Sin embargo, "el trabajo era muy matado, las jornadas muy pesadas y pues estando embarazada era muy complicado, porque además no te pagan horas extras y tampoco hay muy buenas condiciones y tuve una complicación médica, pielonefritis, que es una infección que afecta los riñones. Ya no era compatible el trabajo y la maternidad en ese momento".

En 2020 la pandemia por el coronavirus sorprendió a Joss y el mundo entero. "Estábamos únicamente con el ingreso de mi esposo y obviamente cerraron los restaurantes, no había propinas y no era lo mismo, y pensamos que había que hacer algo para generar más ingresos".

Toffeecdmx nació el 1 de mayo del 2020. Empezamos a vender pasteles y utilizamos nuestro Facebook personal para avisar a amigos y familiares de nuestro negocio. "La pandemia y la maternidad me obligó a emprender. Al principio da miedo y mucha inseguridad porque piensas que nadie te va a comprar, pero tampoco tienes mucha opción".

Un año después, "tenemos muchos clientes, aun no tengo mucho tiempo para masificar el negocio porque todo requiere atención y debo alternarlo con el cuidado de mi bebé, pero el apoyo de mi familia ha sido fundamental. Para profesionalizar el negocio necesitamos tiempo y dinero, pero con paciencia sé que lo vamos a lograr".


La responsabilidad tanto de la familia como de los hijos, es algo con lo que tienen que lidiar las madres, porque incluso se topan con la negación a la hora de querer incorporarse al trabajo.

De acuerdo con datos del INEGI, 73% del total de mujeres trabajadoras en México, son madres.

Cifras de la Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo (ENUT) revelan que las mujeres mexicanas trabajan 37.9 horas cada semana para el mercado con un pago y adicionalmente destinan 39.7 horas a las labores en casa sin recibir un ingreso por ese trabajo.