DINERO

La curva invertida: ¿crisis que se avecina?

En los últimos 40 años, cada vez que los rendimientos de bonos del Tesoro a corto plazo pagan más que los de 10 años, una crisis se está gestando

  • REDACCIÓN
  • 02/09/2019
  • 14:52 hrs
  • Escuchar
La curva invertida: ¿crisis que se avecina?
La curva invertida, ¿presagio de una crisis?

Ya habrás tenido noticia de que hay una curva invertida en el mercado de bonos de Estados Unidos, y esto regularmente augura que una recesión está por venir. En los últimos 40 años han ocurrido recesiones después de este fenómeno.

Pero antes respondamos algunas preguntas:

¿Qué es una recesión?

Probablemente ya conozcas la definición más popular: una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) durante dos trimestres consecutivos. Bajo este supuesto, México evitó (por muy poco) una recesión, pues la PIB tuvo un crecimiento de 0.0% en el segundo trimestre del año, de acuerdo con el dato actualizado del Inegi.

Sin embargo, en Estados Unidos la definición de recesión es más amplia. De acuerdo con el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), es: “una disminución significativa de la actividad económica que se extiende por toda la economía, que dura más de unos pocos meses, normalmente visible en el PIB real, el ingreso real, el empleo, la producción industrial y las ventas mayoristas y minoristas".

El NBER, apoyado de un comité de especialistas, determina oficialmente cuándo empieza una recesión económica en Estados Unidos y cuándo se supera. El criterio de dos trimestres seguidos de contracción no aplica en este caso.

¿Qué es una curva invertida?

Este fenómeno se da en el mercado de bonos gubernamentales de Estados Unidos. Estos bonos no dan muchos intereses si se comparan con otros instrumentos, como las acciones, pero son considerados seguros porque, al ser Estados Unidos el emisor del dólar (la divisa de reserva mundial) y por el tamaño de su economía y solidez de instituciones, la probabilidad de impago del gobierno es mínima.

Por ello, muchos inversionistas, sobre todo grandes, invierten su dinero en los bonos del tesoro estadounidense en diferentes plazos (un mes, tres meses, un año, tres, diez y hasta 30 años) como una forma de diversificación de sus carteras, porque saben que obtendrán su dinero de vuelta en el plazo pactado y con un interés, aunque sea mínimo.

Los intereses que pagan los bonos dependen del plazo y la demanda de los mismos. En la teoría, un bono a tres meses paga menos que uno de diez años. Y es precisamente donde ocurre la anomalía o la “curva invertida”. El pasado 29 de agosto, el rendimiento de los bonos a tres meses era de 1.99%, mientras que el de 10 años era de 1.52%. Es decir, pagaba más un bono a corto plazo que uno de largo.

La gráfica a continuación, cortesía de la Reserva Federal de San Luis, representa el diferencial de los rendimientos de los bonos de diez años contra los de tres meses. A partir de marzo de 2019 se empieza a ver que la diferencia entre ambos es negativa, es decir, la curva invertida y, a partir de entonces se ha profundizado.

¿Y por qué ocurre esto?

Es una cuestión de oferta y demanda. Los inversionistas están comprando bonos a mayor plazo (como los de diez años) y, al aumentar la demanda, los intereses son menores. Pero la demanda supera tanto la oferta que los rendimientos son menores que comprar deuda a corto plazo. Esto significa que las expectativas sobre la economía son malas y, por ello, todos corren a proteger sus inversiones en instrumentos con un horizonte de tiempo más amplio.

Esto empezó, decíamos, a partir de marzo, y desde julio todas las curvas de rendimiento están invertidas, es decir, pagan menos que las actuales tasas de interés fijadas por la Reserva Federal de Estados Unidos.

 “Dicha señal siempre ha sido el precursor de dos eventos: El primero es una disminución en las tasas de la Fed”, dijo Philippe Waechter, Chief Economist at Ostrum Asset Management, en un comentario publicado a principios de julio.

Y, efectivamente, la Fed bajó sus tasas de interés el 31 de julio pasado, por primera vez en 11 años.

 “El segundo punto es que esta configuración en las tasas de interés siempre es señal de una recesión a futuro. En pocas palabras, no solo los inversionistas tienen malas expectativas para el futuro. La recesión en Estados Unidos sin duda tendrá lugar en 2020”, agregó el especialista.

¿En verdad ocurre una recesión después de las curvas invertidas?

Sí. Al menos en los últimos 40 años, después de que aparece la curva invertida llegó una recesión. En mayo de 1989 se invirtió la curva y en julio de 1990 comenzó la recesión. En julio del año 2000 ocurrió lo mismo y la contracción de la economía vino en marzo de 2001. En febrero de 2006 se invirtió de nuevo la curva y en diciembre de 2007 volvió el ciclo recesivo.

En la siguiente gráfica se puede apreciar mejor: Los puntos por debajo del cero son las curvas invertidas y las áreas grises son las recesiones.

El artículo original en Entrepeneur

JGM