DINERO

Industria de alimentos de EU escala queja contra gobierno de México

Representantes de este sector de Estados Unidos advierten a sus autoridades sobre una "deteriorada relación comercial" con México

  • DIEGO JOAQUÍN HERNÁNDEZ
  • 23/03/2021
  • 17:28 hrs
  • Escuchar
Industria de alimentos de EU escala queja contra gobierno de México
El 31 de diciembre de 2020, el gobierno mexicano emitió un decreto presidencial que declara la intención de eliminar gradualmente el uso de glifosato. (Archivo)

La industria alimentaria de Estados Unidos ha advertido al gobierno de Joe Biden sobre una "deteriorada relación comercial" con México -uno de los socios agrícolas y alimentarios más importantes del país de las barras y las estrellas-, al resaltar una tendencia en la que prevalecen los estatutos del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) sobre los impuestos con el T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá).

"Exhortamos respetuosamente su atención a esta importante pero rápidamente deteriorada relación comercial", se lee en una carta enviada por asociaciones alimentarias estadounidenses al secretario de Agricultura de ese país, Thomas Vilsack, y a su representante comercial, Katherine Tai.

Resaltan que representan al sector agroalimentario responsable de aproximadamente una quinta parte de la actividad económica del país, mismo que genera más de 23 millones de empleos de manera directa, es decir, cerca del 15% de los puestos de trabajo en EU.

En la misiva enviada los funcionarios federales de EU, los productores explicitan cinco preocupaciones que tienen en torno al comercio alimentario con nuestro país.

PROHIBICIÓN DE GLIFOSATO

El 31 de diciembre de 2020, el gobierno mexicano emitió un decreto presidencial que declara la intención de eliminar gradualmente el uso de glifosato y el uso de maíz genéticamente modificado para consumo humano, luego de meses atrás haber puesto en práctica el "principio precautorio" para detener la entrada al país de este plaguicida, al considerar que existe un "riesgo alto" de que su uso pueda generar un daño al medio ambiente. 

No obstante, desde mediados de ese año, este tema se ubica como una de las primeras controversias entre ambos países en el marco legal del T-MEC.

El anteproyecto de México promovido en con el decreto contempla cinco artículos y dos transitorios, en el que se establecen las acciones que la Semarnat, la Sader, así como las Secretarías de Economía y de Salud y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) deben llevar a cabo sobre el uso de este herbicida.

Las dependencias deben coordinar la realización de estudios técnicos que determinen la seguridad del glifosato como ingrediente activo de los plaguicidas utilizados en México, con el fin de desarrollar la tecnología necesaria para sustituirlo.

Cabe señalar que la comunidad internacional aún no llega a un acuerdo sobre el uso del glifosato, pese a que 24 países, incluido Estados Unidos, también han adoptado políticas similares para restringir el uso de glifosato o lo tienen bajo consideración. 

El decreto, argumentan las asociaciones estadounidenses, "crea un riesgo e incertidumbre" para el comercio transfronterizo de maíz y productos derivados. 

"Como el mayor importador de maíz y productos de maíz de Estados Unidos, el Decreto representa un cambio dramático en las relaciones comerciales entre Estados Unidos y México y tiene la potencial para impactar negativamente una parte significativa de las exportaciones agrícolas" del país ubicado más al norte, advierten.


OBSTÁCULOS A PRODUCTOS LÁCTEOS

"El mercado de exportación número uno de la industria láctea de EU se vuelve cada vez más volátil con múltiples desarrollos normativos y de políticas que crean cambios repetidos en las condiciones comerciales y la perspectiva de barreras comerciales adicionales", se expresa en la misiva enviada a Vilsack y Tai.

La problemática empeoró, afirman, luego de que a finales del 2020 México publicara un procedimiento obligatorio de evaluación de la conformidad (CAP) para el estándar de identidad (SOI) del queso (NOM-223-SCFI / SAGARPA-2018), la cual se creó para garantizar la calidad del producto y la integridad de ese tipo de productos, pero "no está centrado en la seguridad alimentaria". 

"México, sin embargo, se ha acercado a este SOI y su cumplimiento como si el reglamento se refiriera a riesgos para la salud humana o animal".


En adición, se ha observado "una rotación continua en los cambios de aplicación de la ley de aduanas para problemas menores de cumplimiento o interpretación del papeleo"; las propuestas de política repetidas entre las que se encuentran las destinadas a reducir las importaciones de lácteos; y las crecientes restricciones sobre el uso de nombres comunes de queso en este mercado clave. 

"Colectivamente, ellos (México) están creando un mercado profundamente turbulento para las exportaciones de productos lácteos", asegura la industria de EU.

REQUISITO DE CERTIFICACIÓN DE EXPORTACIÓN ORGÁNICA

El 16 de diciembre de 2020, México, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) informó que comenzaría a exigir la certifiación de todas las exportaciones orgánicas provenientes de EU, de acuerdo con los estándares orgánicos de la Ley de Producto Orgánico. Requisito que no ha sido notificado a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para permitir comentarios de las partes interesadas y nunca se notificó formalmente al gobierno estadounidense. 

Previamente, los productos orgánicos certificados por el Departamento de Agricultura de EU podrían exportarse a México y venderse como orgánicos sin certificación adicional, la cual tendría vigencia a partir del 26 de junio de 2021, lo que se reflejaría en interrupciones del comercio a medida que la certificación puede tardar un año o más para que las empresas orgánicas puedan operar bajo el nuevo estándar. 

"Estas barreras técnicas al comercio no notificadas aumentarán los costos de exportación a México que incluyen importantes gastos de personal, papeleo y nuevos costos de certificación e inspección mientras que los exportadores mexicanos continúan disfrutando de acceso a los mercados estadounidenses", se lee.


México es el segundo más grande mercado mundial para las exportaciones orgánicas de Estados Unidos, al importar más de 117 millones de dólares de productos orgánicos en 2020.

"Senasica no ha brindado claridad sobre qué productos se requerirán específicamente para la certificación, si la póliza incluye todos los orgánicos o solo un grupo selecto", se detalla en la carta

DESVALORIZACIÓN DE PRODUCTOS DERIVADOS DEL MAÍZ

Durante el año pasado, argumentan las asociasiones de EU, en violación de sus obligaciones comerciales, México ha emprendido una campaña patrocinada por el estado de menosprecio de los edulcorantes de maíz provenientes de EU.

"Hay motivos para creer que estas acciones fueron coordinadas con la industria azucarera mexicana con publicidad para desacreditar los edulcorantes de maíz estadounidenses", pues se alega que estarían subsidiados en violación de las obligaciones comerciales, y se vierten en México, por lo que serían responsables de los malos resultados de salud.

Otro de los argumentos de México es que el azúcar es "natural" mientras que los edulcorantes de maíz son un impostor químico. 

"Estos ataques han incluido representaciones en una publicación patrocinada por el gobierno federal que muestran jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (JMAF) como un ´veneno´, utilizando una imagen de calavera y tibias cruzadas. 

Además, de que en nuestro país se ha emprendió una campaña de "maíz nativo" con el objetivo declarado de eliminar el maíz estadounidense importado.

FRENO A LA BIOTECNOLOGÍA

Más allá del decreto presidencial mexicano, se advierte, el Gobierno de México ha creado incertidumbre significativa para la biotecnología agrícola, al cesar la revisión y aprobación de cualquier aplicación de biotecnología desde mayo de 2018. 

"Como resultado, México se ha convertido en una barrera significativa al lanzamiento de nuevos productos biotecnológicos en América del Norte, lo que podría restringir acceso de los agricultores a nuevas tecnologías que ayudarán a abordar problemas críticos como sostenibilidad y cambio climático".


Disposiciones del T-MEC no establecidas en el TLCAN, publicó La Silla Rota en junio del 2020, dan cobertura a cultivos de todos los métodos de biotecnología, incluidos el ADN recombinante y la edición de genes.

A partir del nuevo tratado, se establecería un Grupo de Trabajo para la Cooperación en Biotecnología Agrícola cuyo fin es el de facilitar el intercambio de información sobre el comercio asociado con productos de biotecnología agrícola.

Además, describe procedimientos para mejorar la transparencia en la aprobación y comercialización de estos productos, así como los protocolos para su envío, con una presencia de bajo nivel de productos no aprobados.

"Instamos respetuosamente a explorar una variedad de otros medios para mejorar la competitividad", exponen los productores a las autoridades estadounidenses.

(djh)