DINERO

¿Es un dolor de cabeza obtener tus facturas? Con este servicio olvídate de eso

En los primeros cuatro meses de 2020 estará en funcionamiento la factura instantánea al pagar con tarjeta bancaria, así lo informó el SAT y ABM

  • REDACCIÓN
  • 20/11/2019
  • 13:16 hrs
  • Escuchar
¿Es un dolor de cabeza obtener tus facturas? Con este servicio olvídate de eso
La idea es que los contribuyentes se olviden de tener que hacer correcciones a las facturas. (Especial)

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Asociación de Bancos de México (ABM) informaron que en los primeros cuatro meses de 2020 estará en funcionamiento la factura instantánea, con el objetivo de hacerle la vida más fácil a los contribuyentes.

La factura instantánea se imprimirá al momento de realizar una compra, gracias a que el chip de la tarjeta bancaria tendrá la información necesaria, esencialmente el RFC.

El chip del plástico incluirá la información fiscal del contribuyente (RFC) para que cuando la TPV, que estará conectada al SAT, se encarga de decodificar la información para que llegue al sistema tributario y se entregue el ticket que entrega la terminal al cliente con un código QR que condense la información de la factura.

Así lo informó la jefa del SAT, Margarita Ríos-Farjat, durante la presentación del proyecto en donde indicó que la implementación será paulatina, en algunos establecimientos como farmacias, gasolineras, papelerías y restaurantes, y será progresiva, en la medida que se vaya observado el comportamiento y las necesidades de los usuarios.

Añadió que en principio, habrá un catálogo de servicios y conceptos, y la idea es que los contribuyentes se olviden de tener que hacer correcciones a las facturas; no obstante, habrá un proceso de prueba para ir mejorando el sistema.

Por su parte, Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), explicó que el servicio estará disponible tanto para tarjetas tanto de débito como de crédito, así como mencionó que el RFC se incluirá en el chip de las tarjetas sin tener que cambiarlas, mientras que la inclusión será responsabilidad de cada banco con sus proveedores de servicios, por lo que tomará tiempo, ya que las terminales deben tener un proceso de reprogramación para poder conectarse con el sistema tributario.